ITINERARIO POR LA RÍA DEL MOVIMIENTO OBRERO

Este Mayo no va a zarpar el BARCO REPUBLICANO, de nuevo lo retrasamos por la pandemia.  Son tiempos dificiles. Nuestra intención en el 2020,  este 2021 y esperemos que el 2022 sea posible, era dedicar el recorrido a la organización obrera en los márgenes de la Ría, con ello íbamos, a contar y contaremos con una compañera de las Comisiones Obreras, que ya había realizado este itinerario con la Fundación Unanue CCOO Euskadi. Reproducimos en esta entrada el recorrido elaborador por ellos, Lo podéis leer, soñar… y sabed que tarde o temprano lo haremos.

Lo que sin duda, hasta por escrito, percibiréis la desindustrialización. La desaparición de los márgenes de la ría de aquel motor económico Vizcaíno, el País Vasco funcionaba al ritmo que marcaba la ría.  Con la desindustrialización primero dejó de acudir la inmigración, y al poco las mismas zonas expulsaron población. El paro se adueñó de la industria y parados y prejubilados de los espacios público. Durante los últimos 20 años y hoy en día los muncipios con  más paro de Euskadi son   Sestaoi, Santurtzi, Basauri, Portugalete, Bilbao y Barakaldo, es decir  las margnes de la ría.

Partimos…

Pio Baroja

Comenzamos este recorrido desde el espacio que la villa le  concedió a Pío Baroja, quien dedicaba a la Ría estas palabras:

 “….la Ría de Bilbao. No creo que haya en la Península Ibérica nada que dé una impresión de fuerza, de trabajo y de energía como esos quince kilómetros de vía fluvial.”  (Pío Baroja, 1920).

Este trayecto nos va a llevar a descubrir el motor económico y social de Bizkaia. Aunque nos centraremos fundamentalmente en el siglo XX, es necesario decir que la importancia de la ría viene de longo. A finales de siglo XIX el papel que jugaba era principalmente comerciante, pero la masiva explotación de las minas trajo consigo un proceso de industrialización de la zona. 

A finales del siglo XIX se comenzaron a asentar las que serían las industrias motoras de la economía vizcaína y que veremos en funcionamientos o sus esqueletos o la sombra de lo que fueron. Este hecho provoco el cambio radical no solo de la economía sino de las formas de hacer, de vivir y la propia fisonomía de la Ria.  Bienvenidas/as a la Ria.

La Ria

La Ría del Nervión Ibaizabal constituyo el motor del desarrollo económico del País Vasco contemporáneo. El cambio se produjo de un modo rapidísimo, convirtiéndose en uno de los lugares más industrializados de toda Europa.  Para facilitar la navegabilidad se realizaron numerosas reformas entre las que cabe destacar el muelle de hierro en Portugalete a manos de Evaristo Churruca.  El número de habitantes en la zona creció rapidísimo y la Ria se convirtió en una barrera entre dos mundos. La margen izquierda se instalo la clase trabajadora, mientras que la margen derecha fue la zona elegida por la burguesía.  

Gugenhein

El paisaje industrial de la Ria se ha diluido y ahora se ha abierto a la cultura o a espacios residenciales aquellos lugares que un día ocuparon las grandes industrias. A pesar del cambio se mantiene la mirada hacia la Ria como eje motor de la zona.  Los puentes se han multiplicado, el Zubizuri, la pasarela Arrupe, el puente de Deusto ya no abre sus hojas salvo en momentos puntuales, convirtiéndose en murallas para los buques que un día llegaban hasta la zona del ayuntamiento.

La campa de los ingleses, Abandoibarra, donde ahora esta barado el Gugenhein, ha sido espectador de los cambios de la Ria. Desde tomar su nombre por albergar un cementerio de británico a principios del siglo XX, además de lugar donde los/as bilbaínas conocieron  el fútbol gracias a aquellos marineros británicos. A ser un espacio ocupado en pleno desarrollismo industrial por chabolas de aquellas personas que venían a trabajar  como lo fuerón también, Otxarkoaga o Artxanda. Las condiciones de vida de estas personas eran tan infrahumanas que el propio caudillo tomo medidas creando los barrios de Otxarkoaga o San Inazio. En este punto la diferencia entre las dos margen se ve de un modo claro mientras la margen izquierda ocupada por aquellas/os recién llegados/as, en la derecha se estaban formando los hijos/hijas de la burguesía vizcaína y del resto del estado principalmente en economía y leyes.

Euskalduna

Tras pasar el puente de Deusto, nos encontramos el palacio Euskalduna, hoy espacio dedicado a las artes, pero que no hace mucho fue lugar de lucha sindical. No en balde fue una de las empresas donde primero se comenzó a reorganizar el movimiento sindical en la época franquista. En las navidades de 1953 los trabajadores tras no recibir las primas correspondientes, salieron a la huelga. Como medido de interlocución con la empresa, eligieron a una comisión.  Esta se convirtió en la voz de los compañeros y una vez finalizado el conflicto se desmanteló, obteniendo el objetivo por el que lucharón. Un año después se instalo la que se convertiría en el símbolo de Euskalduna, La Carola, que nos recuerda que Euskalduna fue uno de los astilleros más importantes del S.XX. Ella fue testigo de las luchas que se vivieron  con el cierre del astillero, autenticas batallas campales entre los trabajadores y la policía que marcaron  los comienzos de los ochenta.

Artiach

Nos encontramos ante el primer edificio en todo el estado que se construyo con el fin de albergar una fábrica de galletas en la década de años veinte. En los años 70 trabajaban en la empresa entorno a 800 personas, la mayoría mujeres.  La legislación franquista trató en todo momento de apartar a las mujeres del mundo del trabajo, recluyéndolas en el hogar. Fomentando la imagen de la mujer como “ángel del hogar”, idea que se impulsada desde la educación o la Sección femenina.  En el caso de ser trabajadoras su periodo de actividad principal era hasta contraer matrimonio, incluso en muchas empresas había el concepto de la dote, bonificación económica que se entregaba a las mujeres al contraer matrimonio. El trabajo de las mujeres se consideraba como un suplemento o un apoyo al salario principal del hombre, en muchos casos entrarían dentro del empleo sumergido.

Aunque se podría pensar que por las características de la plantilla, Artiach, fuera una empresa con poca agitación sindical esto dista mucho de la realidad. Las galleteras fueron un colectivo de trabajadoras muy activo en la defensa de sus derechos laborales y en la defensa de los derechos de las mujeres en un periodo  donde las libertades de las mismas estaban muy limitados.

Tren

Desde este punto y cuando nos encaminamos a salir de Bilbao podemos observar la línea del tren de Bilbao-Santurtzi. El origen de esta línea se retrotrae a 1888 y su finalidad en un primer momento fue él del traslado de mercancías.  Sin embargo, con los años se incorporo el traslado de pasajeros, hecho que provoco el fin del tranvía que realizaba un trayecto similar.

Esta  línea, su diseño y sus paradas nos dice mucho de la vida de la margen izquierda. El tren traslada a miles de trabajadores desde las diferentes poblaciones a las empresas, no es casual que alguna de las paradas de este de directamente a las puertas de las factorías. Más allá de su función de trasporte, el tren se convertiría en un espacio socialización y reivindicación en la época franquista. El reparto de pasquines informativos sobre multitud de temas, encuentros clandestinos y la importancia en los conflictos de la interrupción del mismo, puso al tren en un primer plano dentro de la lucha antifranquista.

Erandio

Al avanzar por la Ria, nos encontramos ante nosotros a Erandio, localidad  que hasta  1983 no volvería ser localidad independiente de  Bilbao.   Las industrias químicas se habían instalado en ambas márgenes de la ria tanto en Barakaldo como en el propio Erandio. Por parte de la ciudadanía se comenzaban a oír voces cada vez más organizadas de protesta sobre las mismas y sus consecuencias en la salud de los vecinos/as. El 3 de septiembre de 1969 será recordado por los vecino/as de Altzaga y Astrabudua por la llegada de una nube tóxica. Esto  provoco múltiples movilizaciones que llegaron al corte de la carretera y a la intervención de las fuerzas de seguridad en varias ocasiones. Los hechos más graves se produjeron el  28 de octubre de 1969  cuando Antón Fernández, vecino de Erandio, fue alcanzado por una bala de la policía mientras miraba desde su balcón las protestas.  La mañana siguiente se llenaron las calles de trabajadores en el marco de una huelga, donde Josu Murueta resulto herido muerte.

Estas no fueron las únicas muertes trágicas que vivió Erandio. El 25 de abril de 1967 se produjo uno de los accidentes laborales más graves del periodo. En la empresa Frimotor tras el hundimiento de su techumbre y el posterior desplume de los cuatro pisos de la factoría, fallecieron 16 trabajadores y múltiples resultaron heridos. Uno de los heridos tras ocho horas sepultado narraba el hecho del siguiente modo:

“No quiero recordarlo fue horrible estaba sentado en mi mesa, en la tercer planta, en la sección de costos,…,  estaba precisamente trabajando en las fichas  de control de materiales  de cada máquina. No llegue a incorporarme. Después, no se como, sin perder, ningún  momento el conocimiento, me encontré debajo de la mesa y junto al archivador  donde había estado trabajando poco antes.”

Así lo cantaba Imnaol: https://www.youtube.com/watch?v=0NnZiax_Zjc

Barakaldo

Ante nosotros/as se encuentra Barakaldo, una localidad que en los últimos años ha cambiado mucho y en algunos lugares es irreconocible con aquel Baracaldo del que vamos a hablar. Esta anteiglesia desde finales del siglo XIX sufre un boom demográfico, pero en el desarrollismo este aumento de población va aún más rápido.  Las calles de Baracaldo se comienzan a llenar de gentes procedentes del resto del estado, principalmente castellano-leones, gallegos, extrémeños y andaluces.  Estas migraciones son de carácter familiar. En este proceso esta la figura del mediador, quien es la “avanzadilla” en el viaje y que hace enlace entre sus familiares y vecinos y el destino. No es raro que localidades enteras se establezcan en zonas concretas de la localidad.  Por lo que no es sorprendente de estos recién llegados comiencen a crear centros regionales como medio de inserción social. No es causal que Barakaldo sea la localidad con más centros regionales de la provincia.  Servían a los recién llegados de un punto relación con su tierra natal y con vecinos/as de la misma, además de un lugar donde poder enseñar no solo a sus descendientes sino también los restos, sus usos, lengua, costumbres y tradiciones. Además, estos no solo fueron centro de reuniones de la comunidad sino que hicieron labores asistenciales.

Esta masiva llegada de personas con múltiples acentos, provocó en algunos casos  una respuesta negativa por parte de algunas personas oriundas e incluso por parte de algunas personas que habían venido en la primeras migraciones, estas utilizaron  de un modo peyorativos términos como maketos o coreano. Pero es cierto que en entornos como el caso de Baracaldo la “rara avis” era el autóctono y no el emigrado y que la integración fue la tónica general. En esta integración fueron claves no solo los centros regionales, sino los espacios de socialización, empresas, asociaciones de vecinos/as, .., incluso los bares. La cuadrilla de txikiteo, algo muy propio se convertiría en un espacio donde los acentos se mezclaban y se generaban relaciones y espacios de dialogo, donde incluso se hablaba de política y se difundían protestas contra el régimen. Este carácter multicultural ha quedado en el ADN de los/as barakaldeses/as hasta actualidad.

Altos Hornos de Vizcaya

Donde hoy se alza un nuevo barrio “El plan Urban” se encontraba una de las plantas de AHV que tenía en Baracaldo.  Altos Hornos de Vizcaya desde su fundación se convirtió en el buque insignia de la siderurgia de todo el estado.  Era lo que se conoce como una gran empresa, que imprimió incluso en sus trabajadores un sentimiento de pertenencia a la misma, de Gran familia.  Por ello no fue baladí que el primer convenio a nivel estatal fuera el suyo, en 1961. Se desplaza a la firma la jerarquía del régimen y con ella toda la maquinaria propagandística del mismo.

En muchas ocasiones los trabajadores de AHV fueron criticados por el resto del tejido industrial, por inmovilista, calificados en ocasiones de gallinas. Sin embargo, sus trabajadores jugaron un importante papel en el movimiento obrero, ejemplo de ello fue la expulsión de José Unanue en una de las primeras huelgas al régimen en 1956.  Además fue eje movilizador de otros conflictos como el de 1969.

LA NAVAL

Ante nosotros nos encontramos la Naval recientemente ha cesado su funcionamiento, aunque no con la carga de trabajo de otras épocas. Aun podemos disfrutar de las botaduras de grandes navíos. La Naval fue durante la época franquista referente de combatividad, grandes líderes sindicales formaron parte de su plantilla. Pero no solo eso, la unión y la combatividad del conjunto de la plantilla fue ejemplar. Las asambleas de trabajadores/as  siempre abarrotadas. Estas fueron claves para la reconstrucción del movimiento obrero tras la ilegalización del sindicalismo de clase por parte de Franco. En ellas se discutían, se intercambiaban opiniones, informaciones y se trazaban estrategias a seguir. La explanada y el interior de la fabrican eran espacios ideales para ello. No hacían falta escenarios la persona que hablaba para que el resto le oiría se subía a un bidón y a modo de tablado abordaba la problemática del momento. La empresa constituyó en aquellos momentos un espacio clave para la lucha antifranquista, no solo en las asambleas se hablaba, en espacios más reducidos como la hora del bocadillo eran idóneos para el intercambio de perspectivas. De este modo se gestaron las grandes huelgas del franquismo ejemplo de ello la huelga del 62. Huelga por la firma de un convenio digno, cuyo motor fue la Naval. Tras la aprobación de la Ley de convenios colectivos del 58 y tras la firma del anterior comentado Convenio de Altos Hornos, el resto de grandes empresas comienzan a negociar sus condiciones laborales, lo que llevara a algunas a conflictos enmarcados en la primavera del 62 por la falta de acuerdo en las mesas de negociación. El final de esta huelga llevo consigo el despido de muchos trabajadores, y la creación de la primera Comision Obrera Provincial de Vizcaya (1963), para luchar por su readmisión.

Sestao

Como comentábamos en el caso de Barakaldo miles de personas llegan a Bizkaia atraidos/as por sloganes como ¡En Vizcaya hay trabajo para todos!. Al divisar Sestao vemos que por su caótico urbanismo como también fue uno de los lugares que más población recepciono en ese periodo. Sestao pasara de ser una localidad únicamente rural a constituirse en una cuidad-fábrica. Muchas fueron las personas que desde el campo llegaron a Vizcaya en busca de una situación mejor, pero se encontraron con un problema que nadie les aviso y fue la falta de viviendas. Los planes de urbanísticos y sociales fueron claramente insuficientes.  El Plan de Urgencia Social de Vizcaya nace con el cometido de paliar esta situación. El ministro Arrese habla del mismo en 1959 en estos términos:

“Hemos iniciados esta vertiente de los planes de urgencia social, encaminados  a lograr que de una vez para siempre el hombre se sienta  señor de su hogar. Por ello hemos declarado  una guerra al suburbio, el chabolismo y al realquilo, donde la vida no puse tener mañas que gestos huraños, y por eso también  la primera etapa de este Plan de Urgencia Social de Vizcaya”

 Muchas de las empresas como Babcock o AHV construyeron grupos de viviendas para sus trabajadores, el Instituto Nacional de la Vivienda   o la Obra Sindical del hogar también.  Sin embargo todas estas medidas fueron insuficientes y los nuevos trabajadores recurrieron a otras estrategias para  poder  sobrervivir como fueron  el patronaje, el vecinismo o viviendas compartidas  o incluso el chabolismo.

A partir de mediados de los sesenta los vecinos de los barrios comienzan a  unirse entorno a las llamadas asociaciones de Familia, que darían origen a las asociaciones de vecinos.  Se demanda unas dotaciones y insfrastucturas sociales, escuelas, ambulatorios, agua corriente, urbanización de las callles,…La necesidad de estos servicios llevara a los vecinos/as no solo de Sestao sino de muchos pueblos de Bizkaia a la calle, estas reivindicaciones se unirán con otras a partir de los  setenta como fueron las medioambientales.

La Ria como margen de separación- gasolinos

 Llegamos al final de nuestro recorrido donde se comienza a ver ya el mar Cantábrico al fondo. Pero antes nos encontramos con un monstruo de la ingeniería industrial, El puente de Bizkaia, o como es popularmente conocido el puente de Portugalete.  Señalarlo no por su espectacularidad sino por el papel que jugo él como los botes/gasolineras en la circulación de gente entre ambas márgenes. Antes hablamos en Artiach sobre el  trabajo femenino en el franquismo, es fundamental hablar de la economía sumergida donde las mujeres participaron como cuidadoras, en la limpieza de hogares, escaleras,….. En este punto es un deber apuntar como las mujeres de la margen izquierda llenaban sobre todo los botes todos los días para trabajar en las casas nobles de la margen derecha. Estos trabajos además de ser un aporte económico para las familias en muchos casos, fueron claves para la colocación de sus familiares en las grandes empresas industriales, convirtiéndose en mediadoras. El papel de estas mujeres, la dureza del trabajo y la falta de reconocimiento del mismo como tal, hace más importante ponerlo en valor.

En muchas ocasiones se habla de la diferencia a nivel de identitario entre las dos márgenes, carácter que a través de las décadas se ha ido consolidando. No es un espíritu que queda diluido con los años y los cambios sino que todos los elementos que a través de la visita hemos analizado y otros muchos, han hecho diferente a la gente de cada margen. Es fundamental que para conocer la Ria hay que conocer a sus gentes y como a pesar de no dejar de ser eso una Ria, ha sido y sigue siendo una muga entre dos realidades, dos formas de hacer las cosas y sobre todo de vivirlas. Esperamos con este recorrido a ver abierto una nueva perspectiva de este entorno.

Más pronto que tarde lo surcaremos con el barco.

Publicado en Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

EL NECIO

El Necio. Silvio Rodriguez. 1992

El día 28 de este mes de mayo se cumplen 150 años de la masacre que puso punto y final a la que quizás fue la gesta revolucionaria más espontanea, emocionante y radical de la historia contemporánea. El 28 de mayo de 1871, comenzó la represión de la llamada Comuna de París con el fusilamiento sistemático de más de 20.000 civiles en una zona de la tapia del cementerio parisino de Père-Lachaise, hoy conocida como “El Muro de los Comuneros”. Además de los asesinados, millares de personas -se estima que 40.000, aproximadamente- fueron arrestadas desde finales de mayo de aquel año y hasta bien mediado 1874. En aquella primavera de sangre, el sistema, tal y como hoy lo concebimos, enseñó al pueblo sus afilados colmillos por primera vez. Desde entonces, jamás ha dejado de hacerlo cuando se ha sentido amenazado por cualquier avance significativo de las conquistas sociales. Nunca el “Establishment” ha ocultado su decidida beligerancia hacia todo lo que pueda oler a un cambio sustancial que afecte al reparto social de la riqueza. Incluso cuando se ha visto obligado a ceder en determinadas conquistas, como fue el caso del llamado “Estado del Bienestar”, lo ha hecho por exigencias del guion. Porque no tenía otra salida; porque era un mal menor.

La decidida reacción contra las revoluciones de México, Rusia, Alemania o la IIª República española; el indisimulado intervencionismo para boicotear las gestas antiimperialistas de Cuba, el Congo, Argelia o Vietnam; el Plan Cóndor, la Red Gladio, los pactos con las mafias y los cárteles, o las inversiones de miles de billones destinados a pagar ejércitos, chivatos, paramilitares y agencias de seguridad han engrasado durante más de un siglo la maquinaria con la que el capitalismo ha hecho frente a cualquier atisbo de pérdida de su hegemonía como única e insustituible doctrina económica global.        

Pero, como asevera Don Hilarión en una conocida zarzuela, “hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”. Y es que, actualmente, eso de los golpes de estado a la vieja usanza, las matanzas de manifestantes o las torturas policiales, se han quedado obsoletas por estos pagos (“salvo algunas cosas”, que decía el otro) y solo suelen darse en latitudes distantes como Birmania o Colombia. Aquí, por el momento, preferimos el olor a cloaca que el olor a pólvora. Quizás porque es mucho más disimulable si su uso se alterna con un buen ambientador mediático. Y de esos la banca, la patronal, la judicatura y los medios de comunicación españoles conocen las mejores marcas.

En este país que nos ha tocado vivir, no solo son pintorescos y paradójicos sus paisajes y sus gentes, también sus obsesiones, sus vicios y sus ansias. Aquí no basta con vencer al enemigo, hay que denostarlo, ridiculizarlo, deshumanizarlo, destacar cualquier defecto que pueda tener y borrar de la memoria colectiva sus posibles virtudes. Porque no somos ni ecuánimes ni civilizados, aquí no estamos acostumbrados a que la generosidad del vencedor permita el derecho de los vencidos a vivir su pena o su derrota, aunque sea ninguneados, ignorados, incluso vigilados, pero vivos en definitiva. Aquí no nos andamos con chiquitas ni con medias tintas, porque nuestro ancestral desprecio por la cultura y nuestra desmedida tendencia a la envidia nos lo impide. Aquí, cuando se gana, se gana: Se fusila a los maestros en las tapias de las escuelas; se llenan las fosas de intelectuales e ilustrados y legiones de analfabetos se ufanan en cavarlas; se persigue y se exilia a quienes empatizan con el sentido común y se premia con prebendas a los ignorantes; se ensalza a los delincuentes y se ahoga a los decentes en aceite de ricino… Y esto, durante décadas y décadas; durante más de 80 años de “terraceo” en destartaladas bodegas plagadas de moscones, bebiendo vino rancio y cuchicheando: “Le está bien empleado. A saber, lo que habrá hecho”.

Su España nunca perdona, su España demoniza y aniquila. Una tierra marcada a fuego por la amoralidad más abyecta. Sagrada patria elegida y ensalzada por tenderos que amañan las básculas para robar cuatro céntimos al indigente, por serviles chupatintas que medran en maratones de besamanos, por imbéciles que se creen clase media porque llevan a sus hijos a un colegio concertado, por irresponsables parias alienados que aspiran a ser youtuberos millonarios, con la misma fe irracional del yihadista que se inmola en la creencia de disfrutar de un paraíso de huríes vírgenes. Su España acosa a los héroes y adula a los verdugos.

Esta incansable persecución a todo el que destaca por su valía, este odio a muerte a la coherencia y a la erudición, este desprecio pueblerino hacia el raciocinio ha culminado este mes de mayo con un inaudito resultado electoral en la Comunidad de Madrid. Inaudito, no porque haya triunfado el voto a la derecha, algo a lo que estamos ya de sobra acostumbrados y que de cuando en cuando ocurre, sino por quiénes han hecho posible esa victoria y por la catadura moral e intelectual de, en este caso, las electas. Esta vez no ha sido un problema de abstención -tal y como sopla el viento hoy en día, un 76,25% de participación es todo un hito- sino porque de los 179 municipios que hay en los madriles, absolutamente en todos, excepto en 2, un partido de derechas ha sido la fuerza más votada. Ha dado igual que se tratase de una colonia de millonarios, una barriada de menestrales o un poblado marginal; no ha importado ni su renta per cápita, ni su índice de paro, ni la cantidad de desahucios sufridos en pandemia o la sempiterna carencia de las infraestructuras más básicas. En todos ellos ha ganado una derecha representada a pachas por una ultraliberal peligrosa de puro inútil, que es capaz en su estulticia de sintetizar todo su programa electoral en una sola frase: “Libertad es llevar una pulsera en la que pone libertad” (sic), y por una neo-fascista de origen cubano – “gusano”, para ser más exactos-, casada con un señorito de podrido abolengo y atávicamente antidemócrata, que ha ejercido durante años su profesión desde una criminal ilegalidad.

No ha influido en absoluto en el resultado el hecho de que entre sus oponentes hubiese un catedrático de metafísica, una médica especializada en anestesiología y un doctor en ciencias políticas con un expediente cum laude, o incluso que entre sus posibles aliados figurase un abogado del estado. Y no ha importado lo más mínimo porque ninguno de los 4 ha tenido en cuenta que, por lo visto, la máxima necesidad de los madrileños no se centraba en recuperar una sanidad pública agonizante, en defender una educación plural y eficiente o en implementar políticas fiscales que ayudasen a compensar las abismales diferencias que se dan en sus barrios y en sus pueblos, sino en llenar el territorio de terrazas, asegurar “cañitas” para todo el que pueda pagárselas y convertir la capital en destino predilecto del borracheo internacional y en paradigma de las fiestas ilegales. Porque donde esté la libertad de mamarse bien mamado, que se quite cualquier otra reivindicación social-comunista. (Desgraciadamente vivimos en un país que se precia de llamar a los toreros maestros y que hace chanza al tildar a los maestros de vagos y subvencionados).

Este desastre sin paliativos ha servido, además, para acabar definitivamente con la paciencia, y parece ser que también con la carrera pública, de una de las mentes más despiertas, generosas y decentes del excéntrico panorama político de este país. El ignominioso resultado electoral del día 4 ha obligado a Pablo Iglesias Turrión, secretario general de Unidas Podemos, a asumir la dolorosa decisión de, a pesar de haber ganado más de 80.000 votos respecto a las anteriores elecciones autonómicas y obtener 3 diputados más en la Asamblea, dejar todos sus cargos a disposición del partido, devolver su acta de diputado al estado y esfumarse lo antes posible del insalubre estercolero en el que los nacional-católicos, los ultraliberales y los populistas han convertido la política a base de amenazas, bulos, descalificaciones, insultos y provocaciones. Pablo Iglesias no se ha ido por sentirse derrotado, ni porque un excesivo celo autocrítico así se lo haya dictado. Simplemente ha llegado al límite de sus fuerzas y ya no le es posible seguir aguantando estoicamente los soeces ataques y las retorcidas amenazas que se vierten a diario contra él y contra los suyos, sin que, por lo visto, ninguna instancia pueda hacer absolutamente nada para remediarlo. Ha llegado el momento en el que ha sido inevitable sopesar el hecho de que quizás si él se va los demás podrán seguir adelante. Porque no parece que pueda existir ningún otro motivo racional para que se genere tanto odio gratuito, si no es el propio veneno que destila la más profunda incultura cuando se ve huérfana de argumentos racionales: Marqués de Galapagar, proetarra, rata chepuda, terrorista, chepas, macho alfa, coletas… Demasiados epítetos para alguien que a lo largo de 7 años solo ha cometido los imperdonables pecados de pretender desmontar los privilegios de los poderosos, procurar el bienestar de los más desfavorecidos y desenmascarar a los enemigos de la democracia.

El adiós de Pablo Iglesias no va a suponer solamente la ausencia de un buen líder de la izquierda, de un tenaz luchador social o de un potente estratega. Su desaparición puede marcar un peligrosísimo punto sin retorno que, indefectiblemente, nos lleva una vez más a recordar el tan manido poema de Martin Niemöller: “Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas, guardé silencio, ya que no era comunista” … Las fuerzas del mal se han crecido por el inesperado resultado de su pornográfica demagogia: Si sus caceroladas han sido capaces de acabar con el jefe, más fácil será acabar con la manada.

Hoy más que nunca es imprescindible responder a la indecente bajeza de la basura fascista con una actitud decidida de combate. No podemos permitirnos ni un solo paso atrás más, ni una flaqueza, ni media duda. Como ayer, cuando estando mi ánimo por los suelos me decía un compañero, sin duda el mejor de los amigos: “Hay millones de personas que no tienen ningún tipo de moral propio. Expresarán públicamente lo que consideren que se ha vuelto mínimamente aceptable a nivel político. Si es genocidio, será genocidio. Si eso es así, parece un suicidio la idea de que lo que hay que hacer es ir con mucho cuidado para no alimentar todavía más sus tendencias fascistas. Más bien es al revés. Hay que buscar a la gente que no es así, que es mucha, y organizarnos alrededor de un programa propio”.

“PORQUE FUERON, SOMOS; PORQUE SOMOS, SERÁN”. Se lo debemos a mucha, mucha gente. También a Pablo Iglesias.

EL NECIO

Para no hacer de mi ícono pedazos
Para salvarme entre únicos e impares
Para cederme lugar en su parnaso
Para darme un rinconcito en sus altares

Me vienen a convidar a arrepentirme
Me vienen a convidar a que no pierda
Me vienen a convidar a indefinirme
Me vienen a convidar a tanta mierda

Yo no sé lo que es el destino
Caminando fui lo que fui
Allá Dios que será divino
Yo me muero como viví
Yo me muero como viví
Yo me muero como viví

Yo quiero seguir jugando a lo perdido
Yo quiero ser a la zurda más que diestro
Yo quiero hacer un congreso del unido
Yo quiero rezar a fondo un “hijo nuestro”

Dirán que paso de moda la locura
Dirán que la gente es mala y no merece
Mas, yo partiré soñando travesuras
Acaso multiplicar panes y peces

Yo no sé lo que es el destino
Caminando fui lo que fui
Allá Dios, que será divino
Yo me muero como viví
Yo me muero como viví
Yo me muero como viví

Yo me muero como viví, como viví
Yo me muero como viví, como viví
Yo me muero como viví

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas
Cuando la revolución se venga abajo
Que machacarán mis manos y mi boca
Que me arrancarán los ojos y el badajo

Será que la necedad parió conmigo
La necedad de lo que hoy resulta necio
La necedad de asumir al enemigo
La necedad de vivir sin tener precio

Yo no sé lo que es el destino
Caminando fui lo que fui
Allá Dios que será divino
Yo me muero como viví
Yo me muero como viví
Yo me muero como viví

Yo me muero como viví

Letra y música: Silvio Rodríguez. 1992

Pablo Iglesias: Último mitin en Vallecas. Mayo 2021. (Foto de Dani Gago)
Publicado en Musikaz blai | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

PICASSO EN LA GUERRA CIVIL

Autor: Daniel Torres, publicado por Norma Editorial en mayo de 2018; 143 páginas.

Daniel Torres, 1958, Teresa de Cofrentes (Valencia) ilustrador y uno de los más prestigiosos dibujantes de la Nueva Escuela Valenciana,o como algunos la definen, de la línea clara. Empezó dibujando para la revista El Víbora, para pasar después a la revista Cairo, donde crea su personaje más famoso, Roco Vargas, escritor de ciencia ficción, galán y aventurero espacial que recorrerá las galaxias resolviendo los conflictos que amenazan a la humanidad.Es también el autor de Burbujas, La Casa crónica de una conquista y Picasso en la Guerra Civil. Estamos pues ante la obra de uno de los mejores autores de este país, un gran dibujante y un perfecto dominador del color en sus viñetas, y uno de los autores con mayor proyección internacional.


La historia comienza en 1953, con un Picasso que tiene 72 años de edad, vive en Villauris, una pequeña población ubicada en la Costa Azul, y ya es el artista más famoso del Siglo XX. Sin embargo no atraviesa su mejor momento,acaba de romper su relación con Françoise Gilot, la madre de Paloma y Claude; no es feliz, vive atormentado con la idea de envejecer, tiene miedo a como su figura transcenderá en la historia cuando haya desaparecido, tiene miedo a no ser querido, a ser rechazado; y sobre todo, le atormenta que España siga bajo la dictadura de Franco y él no haya podido combatir en la Guerra Civil, quiere “proyectarse en el pasado” y combatir contra Franco.El cómic nos describe un Picasso colérico, con ataques de ira. Vitalista y muy creativo. Pero también depresivo. En definitiva, un personaje contradictorio.

Picasso, que por edad no ha podido luchar en la 1ª Guerra Mundial, ni tampoco en la Guerra Civil, ya que cuando estalla tiene 55 años y vive en Francia, tiene la firme idea de que “todo lo que pueda ser imaginado es real” y decide encargar al dibujante Francisco Torres (padre de  Daniel Torres y al que el cómic también rinde homenaje)  que firma sus obras como Marcel para que elabore una “historieta” en la que aparezca su firme voluntad de luchar contra Franco en la Guerra Civil y ver con ello cumplido uno de sus mayores sueños.

En esa época Picasso es un joven dibujante, un cartelista muy activo del Sindicato de Dibujantes, pero que no valora muy bien su trabajo y que sueña con coger un fusil e ir al frente a luchar por la República. Cuando recibe la orden de alistarse y le envían a la Batalla del Ebro, se lleva una gran alegría; alegría que se vuelve en decepción cuando el Gobierno de la República, consciente de la importancia de su papel como dibujante, le envía con una imprenta portátil a seguir haciendo labores de propaganda para elevar la moral de los soldados. En el frente descubre que sus dibujos, que firma como Pegassus, son muy conocidos y valorados entre los soldados republicanos y que le hacen tomar conciencia del papel del arte en la guerra y en la lucha por los valores y las ideas.

Esta estructura de la historia que se cuenta, que puede parecer compleja por el uso de los tiempos y de los personajes la resuelve magistralmente Daniel Torres. Para ello pone a prueba su calidad como dibujante utilizando hasta 4 tipos diferentes de dibujos, creando con ello 3 tebeos dentro del cómicy un mini relato de dos páginas, que conviven magníficamente en esta historia.

El primer tebeo es el que refleja el contacto de Picasso con Francisco Torres, es el que dibuja Daniel Torres;en esta parte de la historia utiliza un bitono verde, con páginas de tres tiras de viñetas y con un dibujo muy en la línea clara. El segundo tebeo, de 68 páginas, el encargo que Picasso hace a Marcel (Francisco Torres) tiene un dibujo diferente, es en blanco y negro, con una estética más retro, con un color sepia y una estructura de cuatro tiras por página, y se supone que es el dibujo que haría su padre, Francisco Torres.

El tercer tebeo es el que dibuja el joven Picasso ficticio, que firma como Pegasso. Es un apartado dentro del segundo tebeo y son 8 páginas satíricas en las que las páginas también son en sepia y él emplea el color gris y una estructura de dos tiras por página y dos viñetas; en ellas Picasso se burla de Franco, de Hitler y de Mussolini, criticando los sueños de grandeza de ambos personajes. Por último, en las páginas 62 y 63, Daniel Torres incorpora lo que él mismo denomina advertencia de que “estas dos páginas son de carácter personal” en las que nos habla de los sueños de su padre con respecto a la repercusión que el cómic sobre Picasso va a tener en su vida y como le va a colmar de felicidad, de fama y de dinero. Una pequeña licencia humorística dibujada en un novedoso formato de viñetas y con un dibujo diferente a los anteriores.

Una obra excelente, con un formato poliédrico, en el que Daniel Torres demuestra porqué es uno de los autores más importantes del cómic español. Se da además la circunstancia de que él, dominador del color, como tiene demostrado en sus anteriores trabajos, para esta ocasión y para una mejor contextualización, renuncia deliberadamente a su empleo utilizando según la historia un  bitono verde, el gris o el blanco y negro sin que por ello la obra pierda calidad. ¡Un maestro!.

La obra contiene detalles muy sutiles y dignos de ser tenidos en cuenta, como por ejemplo cuando rinde homenaje a los cartelistas y al trabajo de la propaganda en la guerra, llegando a afirmar “¡La historieta es propaganda! y también al papel de los artistas antifascistas en la Guerra Civil y del arte como arma cuando afirma a través de Georges Braque que “¡El arte es un buen par de guantes de boxeo!”. También es justo mencionar el Picasso director del Museo del Prado, y la desazón que le produce ser el director de un Museo sin obras de arte, por el esfuerzo de salvar de los bombardeos franquistas el incalculable valor artístico de los fondos del Museo.

Por último, no podemos terminar esta pequeña crónica sin mencionar la portada de este excelente cómic. Una portada bellísima, claramente inspirada en la película Armas al hombro, de Charles Chaplin, sólo que esta vez en un sentido completamente contrario. La película es pacifista y en ella Charlot no quiere ir a la guerra. En el cómic Picasso en la Guerra Civil ocurre justo al contrario, Picasso es un artista comprometido y siente una gran frustración por no haber podido luchar contra Franco, y para poder darle la vuelta a esa situación hay que inventar una historia en la que el artista, con 25 años pueda alcanzar el sueño de enfrentarse al fascismo, aunque no combatiendo sino poniendo todo su ingenio y creatividad en hacer reír y elevar la moral del ejército republicano. En esta portada podemos ver a un Picasso soldado del ejército republicano, cargado con su fusil y equipamiento militar, pero llevando también su caballete y el instrumental necesario para seguir creando. ¡Una delicia que nos hará reír!.

Una historia muy potente y fabulosa, que os recomiendo que conozcáis.

Un saludo. Casimiro Castaño.

Publicado en Komikiak | Deja un comentario

Basauri 8-5-2021 Jornada Novela gráfica y República

Publicado en Komikiak | Deja un comentario

1874-2021 Bilbao: Maiatzak 2 de Mayo

2 de mayo de 1933
EL SITIO
El 2 de mayo de 1874 en la tercera guerra carlista, Bilbao fue sitiado por las tropas absolutistas y se levantó ese cerco un 2 de mayo. Este acontecimiento fue capital en la cultura política del republicanismo bilbaíno, ya que se marcaron los valores de la democracia y el laicismo
SETIOA 1874ko maitzaren 2gatik da, Bilbao karlistengatik setiatua zegoen eta egun horretan setioa altzarazi zen. Honek eragin handia izan zuen Bilbon, kultura errepublikazalea eta laizismoaren oinarriak agertaraziz.  
Los republicanos y la fiesta del 2 de mayo
LA FIESTA DEL DOS DE MAYO Se trata de la procesión cívica que liberales, republicanos y, más tarde, socialistas, realizaban cada 2 de mayo en memoria de los “héroes de la libertad, aquellos que defendieron Bilbao del sitio al que se vio sometido por parte de los carlistas. La procesión cívica partía del Ayuntamiento y, por la calle Sendeja, alcanzaba Bidebarrieta para desde esta calle girar para llegar a la plaza y subirlasescaleras de Mallona.
La procesión cívica, una costumbre en la Villa durante toda la Restauración y la II República ha pasado desapercibida para los bilbaínos durante los últimos 40 años tras haber sido prohibida durante los 40 años anteriores. En este caso, el olvido al que querían someter los franquistas el espíritu y los símbolos liberales de Bilbao, ha surtido su efecto gracias a la escasa colaboración de las instituciones democráticas. La agerrida sociedad El Sitio mantiene la costumbre desde la plaza Unamuno.  
MAIATZAREN 2KO JAIA  

Maillonako Eskaileratik, hiritar prozesio bat pasatzen zen, Udaletxean hasten zena, Maiatzak 2an, Sendeja kalea gurutzatu, Bidebarrieta, eta azkenik Mallonako eskailera luze hauek igoz, prozesio honetan, errepublikazaleak beti parte hartzen zuten, eta geroago sozialistak elkartu zitzaien.  

Hiritar prozesioa, Errestaurazioan  eta II. Errepublikan zehar urtero egin zen. Ostean, 40 urtez debekaturik egon ostean, ohitura berriz nasi da.  Frankismoan emandako debekua, Bilboko eragin liberalak ezabatzeko egin zen, eta halan izan zen, Bilboko erakunde demokratikoen laguntzaz edo eskuzabaltasuna oso urria izan zelako.   El Sitio elkarteak ohitura mantendu du.
LA ESTATUA

Mallona, estatua a los héroes de la libertad.   De la majestuosa figura femenina que simbolizaba la resistencia de Bilbao frente a los sitios carlistas, con coronas de laurel en sus manos, y un basamento sobre el que estaban colocados cuatro leones, apenas conservamos en la actualidad un pilar sobre el que se asentaba la figura femenina. Las tropas que entraron en Bilbao el 19 de junio de 1937, compuestas en su mayor parte por requetés carlistas, una de las primeras cosas que realizaron fue mutilar las manos de la figura para que no fueran visibles las coronas de laurel que simbolizaban la victoria de las ideas liberales frente a la reacción.
ESTATUA

Mallonako hilerrian  askatasunaren heroien estatua zegoen.   Estatua honek, emakumearen irudiak Bilboko erresistentzia irudikatzen zuen karlisten aurka, erramu koro bi eta lau lehoiekin batera, gaur egun ikusi baino gehiago, imaginatu behar duguna.   Izan ere, tropa frankistak 1937ko ekainaren 19an Bilbon sartzean, karlistek osatutako tropak ziren nagusiki eta berehala Mallonara joan eta irudiari eskuak moztu zitzaizken, erramu koroak ikus ez zaitezan, erreakzioaen kontra ideia liberalen garaipena erakusten zutelako.
Del monumento dedicado a los “Héroes de la libertad” en Mallona

Así escribía T. Mendive en el boletín dEL SITIO de 1918:

Periodista de EL Liberal titulaba «Linterna Mágica» su sección. En 1931 era miembro de la junta ejecutiva de la Asociación al Servicio de la Republica.

DOS DE MAYO TODO EL AÑO

No solo debemos ser liberales del dos de mayo.No debemos consumir en un solo día todos nuestros entusiasmos democráticos para caer el día tres, tan pronto como se apagan las luminarias y se retiran los gallardates, en la indiferencia y el olvido.

Hay que tener presente que los enemigos de Bilbao, la chusma reaccionaria y clerical, no tienen día fijo para molestar, zaherir y desacredutar a la Invicta villa; sino que con toda asiduidad, con toda normalidad dejan sentir los efectos de su peligrosa influencia. Esta tenacidad del enemigo nos obliga a los liberales, a los democratas a commemorar todos los días, sin dejar uno, la gloriosa fecha. Todos los días tenemos que hacer un poco de Dos de Mayo siquiera para neutralizar la acción de nuestros enemigos.

Aprendamos a administrar mejor nuestro tesoro de liberalismo. No lo derrochemos con una noche de bullicio. En Bilbao es preciso ser entusiastas todas las mañanas, así como todos los días la bárbara reacción bilbaína nos sorprende con una fechoría clerical. Mientras los democratas sestean para despertar al estampido de los chupinazos del Dos de Mayo, los reaccionarios trabajan sordidamente para afianzarse más y más en la posesión de la villa. Y hoy hemos llegado a un limite en que es imprescindible una junta de defensa más, la de todos los democratas de la villa. La sociedad EL SITIO, por de pronto debe dar carácter permanente a la que nombra todos los años para intervenir en la fiesta que ahora celebramos. Permanente es la obra que la clericalla local, ante ella hay que poner la misma continuidad de los entusiasmos liberales.

Hay que estar siempre preparados para contrarestar los actos de la turbamalta reacconaria que conquista las coporaciones y sus manifestaciones callejeras, disfrazadas del socorrido manto de falso catolicismo, debemos responder con otras sinceramente liberales. Esto nos obliga a vivir en continua lucha. Es, precisamente, lo conveniente a la familia democrática.

Hay que desmentir la leyenda de Bilbao clerical y bizcaitarra. Nunca lo ha sido. Antaño menos aún que en nuestro días. Para conseguir esto es necesario conmmemorar el Dos de Mayo como lo hacemos ahora y, luego ser liberales con color y con mucho grito, hasta con escándalo durante todo el año.

Publicado en Bertako berriak. Informaciones de aquí., Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 | Deja un comentario

Maiatza 2021 Mayo

Hospital Federica Montseny (Murcia), Convento de la Merced, actual Universidad

Del CALENDARIO 2021 de la ASOCIACION DE AMIGOS DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES (AABI) dedicado a la solidaridad internacional

Quizá el hospital más conocido de los cuatro que forman el complejo hospitalario de
Murcia, por ser el más grande y haberse instalado en el edificio de la Universidad, fue inaugurado el 1º de mayo de 1937. Se le puso el nombre de Federica Montseny, figura histórica del anarquismo español y primera mujer en ocupar un cargo ministerial en nuestra Historia, como homenaje a su labor como Ministra de Sanidad y su preocupación por los brigadistas internacionales.


Estuvo patrocinado por el Comité de Ayuda austro-alemán y dirigido por el Dr. Walter Blank, alemán, siendo el director de cirugía el Dr. Max Langer, austriaco. Contaba con 7 médicos, 12 enfermeras y 30 auxiliares. Disponía de 352 camas y dos quirófanos. También tenía un departamento de Rayos X con dos aparatos. Asimismo, disponía de un departamento psicoterapéutico y un masajista. El Dr. Ernst Cohn dirigía la sección de clínica dental y cirugía máxilo-facial. Además, en un taller de prótesis organizado por Langer con especialistas y un completo instrumental, se fabricaban prótesis articuladas. A él estuvieron vinculadas la doctora Susanne Heck, que decidió su ubicación y diseño y también lo dirigió por un tiempo; y la doctora croata Anka Poca, cuyo nombre real era Adela Bohunicka, que fue su directora adjunta.

Es mayo de Imanol Larzabal https://www.youtube.com/watch?v=atHUirEgBYg

Publicado en Egutegia | Deja un comentario

1931, una República democrática de trabajadores

En unos días volveremos a las calles para celebrar el primero de mayo, tomando las medidas imprescindibles para combatir también a la pandemia. Puede ser buen momento para aprender  la internacional en euskara INDAZU ALBIRISTEA: INTERNAZIONALA. También queremos aprovechar para recomendaros a los trabajadores y trabajadoras la República por medio de este interesante artículos.

GORA MAIATZAREN LEHENA!

Con el objetivo de impulsar la reflexión hausnartzen. ¿Qué República?  Os presentamos este interesante artículo publicado recientemente en Sin Permiso 1931, una República democrática de trabajadores y escrito  por Ramón Górriz junto con José Babiano

La Constitución española de 1931 proclamaba en su artículo 1º que «España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia». Dicho de otro modo, de manera inequívoca, el régimen del que ahora celebramos su noventa aniversario colocaba al trabajo en el frontispicio de su Constitución, formando parte de la definición de país. No quería decirse con ello, claro está, que se tratase de una republica de tipo socialista. Más bien indica que el trabajo formará parte sustancial de la ciudadanía, que está presente en su construcción. Se trataba de algo sin precedentes en el constitucionalismo español decimonónico y de una importancia capital.

Por esta razón uno de los pilares de la democracia republicana fue la construcción de la ciudadanía social a través del desarrollo de una legislación laboral inédita hasta esa fecha en la historia de España por su volumen y su naturaleza. Hasta tal punto es así, que el iuslaboralismo considera que fue precisamente en la Segunda Republica cuando en nuestro país surgió el Derecho del Trabajo. Hasta entonces, la legislación social había consistido en una serie de normas dispersas e insuficientes que rara vez se cumplían, debido a las resistencias patronales.

Desde la cartera de Trabajo, en pocos meses (1931-1932) se desarrolló un ambicioso proyecto reformista. Entre otras muchas iniciativas, se promulgaron leyes como la de Contrato de Trabajo,en la que se garantizaban los derechos individuales del trabajador y la trabajadora. Igualmente fue aprobada la Ley de Jurados Mixtos, una serie de órganos tripartitos en los que se determinaban las condiciones de trabajo en cada sector de actividad, presididos por la autoridad local, con la participación de la patronal y de los sindicatos. Podemos citar asimismo la Ley de Laboreo Forzoso que obligaba a los propietarios a labrar sus tierras según los usos y costumbres locales y, en consecuencia, a contratar mano de obra.

A su vez, la Ley de Términos Municipales, prohibía la contratación de trabajadores de otras localidades ajenas a aquellas en las que se hallaban las explotaciones agrarias demandantes de mano de obra, mientras no estuvieran ocupados todos los trabajadores locales. Esto implicaba la prohibición de recurrir a esquiroles cuando en un término municipal se convocaba una huelga. De manera que se produjo un ascenso de los salarios y se incrementó el poder contractual de los sindicatos. También se limitó la jornada laboral a 40 horas en el campo, lo que resultaba fundamental en un país por entonces mayoritariamente agrario. Al mismo tiempo se hizo realidad el seguro de desempleo, cuyas primeras medidas se había tomado después de la huelga general y la Semana Trágica de 1909 en Barcelona.

Los seguros sociales, de hecho, constituyeron otro capítulo fundamental de la obra legislativa republicana del llamado Primer Bienio. Así se promocionó un primer desarrollo del seguro de maternidad y se abordó la intensificación del seguro de retiro obrero obligatorio, extendiéndolo al servicio doméstico y al trabajo agrícola. Se pretendió, en fin, la unificación del sistema de seguros, que quedó abortada por la Guerra Civil.

Probablemente, de no haber sido por la victoria franquista, en España se hubiera construido un sistema de seguridad social propio de los estados de bienestar europeos de manera simultanea. Sin embargo, lo que se instauró fue un sistema de seguros fragmentario, que no cubría a toda la población y de baja intensidad protectora. Algo que tampoco remedió la Ley de Seguridad Social de 1963. De manera que lo que inicialmente eran seguros del trabajo se hubieran convertido en seguros universales, concebidos como derechos de ciudadanía. Para ello hubo que esperar al final de la dictadura y a la puesta en marcha del régimen democrático.

Por otra parte, debe añadirse que el propio Ministerio emprendió una reorganización, mediante la cual se crearon las delegaciones provinciales y se reforzó la Inspección de Trabajo.

Sorprende, nueve décadas después la actualidad de algunas de estas medidas. En efecto, si los jurados mixtos introdujeron un reequilibrio en las relaciones laborales, ese equilibrio a día de hoy no puede alcanzare sin derogar la Reforma Laboral. De candente actualidad resulta también la necesidad de reforzar la Inspección de Trabajo, para atajar, entre otras cuestiones, la contratación temporal que, de modo muy extendido, en España se halla de manera impune en fraude de ley. Ello contribuiría, sin duda, a una reducción importante de la precariedad laboral. Lo mismo puede decirse de dotar de derechos a las empleadas del hogar, incluyéndolas actualmente en el Régimen General de la Seguridad Social.

Pero más sorprende que la cuestión del trabajo, núcleo de la ciudadanía republicana de 1931, esté ausente en las conmemoraciones de estos últimos días. No busquen en reportajes televisivos ni en monográficos de prensa escrita. Ciertamente, el neoliberalismo ha expulsado al trabajo del discurso público, introduciendo términos como el emprendimiento o la responsabilidad exclusiva de los individuos en su trayectoria laboral. Sin embargo, el trabajo no puede dejar de ser un eje central en la vertebración de la ciudadanía. A no ser que se pretenda una versión blanda, despojada de derechos y de los vínculos que une a los ciudadanos y ciudadanas a la comunidad política.

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario

¿Porqué se proclamó la República?

Con el objetivo de impulsar la reflexión hausnartzen. ¿Qué República?  Os presentamos este interesante el discurso de nuestro compañero Joaquín Soler en un acto organizado por el Ayuntamiento de Barcelona.

El texto de la presentación en catalán :

El 14 de abril de 1931 es la conmemoración del 90 aniversario de la proclamación de la II República Española. ¿Por qué ha sucedido? ¿Como se ha llegado hasta aquí? Aquel día por la tarde, el conde de Romanones, hombre de confianza de Alfonso XIII, está pactando con el comité revolucionario el traspaso del poder y la salida del rey hacia el exilio. Josep Pla corresponsal del diario La Veu de Catalunya describe el momento:

“A les tres en punto de la tarde, los pocos curiosos que pasan por la Cibeles observan, con asombro, que una bandera sube por el mástil del palacio de Comunicaciones. Es una bandera republicana. La noticia corre como una exhalación y una tromba de gente sale de los cafés de la calle de Alcalá a ver la bandera. La gente queda un momento sorprendida. Nadie sabe que hacer. ¿Que pasa? Hasta a las cuatro la gente se mantiene perpleja y flotando. Recorre como un reguero de pólvora entre la gente, la noticia de que la bandera representa lo que simboliza: esto es que el poder ha pasado a las manos del gobierno provisional. La perplejidad se transforma en entusiasmo y la gente se traslada de la Cibeles a la Puerta del Sol”.

La proclamación de la República no fue fruto del azar, fue un trabajo constante de muchos. Durante sesenta años los republicanos en sus casales y ateneos han mantenido la actividad, celebrando: reuniones, charlas, fiestas y teatros, preservando la llama del republicanismo. Este cambio es un ciclo que se inicia con la aprobación de la Constitución de Cádiz en el 1812, los diferentes gobiernos liberales y la Primera República. El siglo XIX empieza y acaba con los españoles con las armas en las manos: la guerra de independencia, las tres guerras carlistas, la invasión de los cien mil hijos de San Luis y las diferentes guerras de ultramar. Termina con la crisis nacional por la perdida de los últimos territorios de ultramar: Cuba, Puerto Rico y Filipinas en 1898.

El republicanismo es un movimiento político y cultural que desde el siglo XVIII aspira a resolver la exclusión política y social del pueblo e integrarlo en un sistema de gobierno democrático, con la creación de ciudadanos iguales en derechos civiles y políticos.

El régimen monárquico está en crisis, se ha apoyado en la iglesia, el ejercito, las oligarquías y los partidos conservador y liberal de la Restauración de 1874. España és un país pobre, atrasado, con el 40 % de la población analfabeta. Era necesario hacer una regeneración social y moral.

Las guerras en el norte de áfrica de los años 20 han creado malestar social y revueltas populares. La investigación en sede parlamentaria del desastre de Anual termina con el golpe de estado del general Primo de Rivera en septiembre de 1923. Se suspende la Constitución de 1876, las Cortes y la libertad de prensa. Los republicanos aun no están organizados. El rey Alfonso XIII apoya al general y lo llama “mi Duce”. La dictadura durará hasta enero de 1930. España está en un proceso de cambio, la repatriación de los capitales en el 98 y la neutralidad en la Guerra mundial han favorecido la industria y el crecimiento de las ciudades. Se construyen nuevos ensanches y barriadas perimetrales en: Madrid, Valencia, Bilbao, Sevilla, Barcelona, Zaragoza y con ellos un proletariado organizado donde germinará el pensamiento republicano, anarquista y socialista.

Los partidos reformistas consideren que la monarquía no tiene solución. La caída de la dictadura será un momento de politización y de surgimiento del republicanismo. Se forman nuevos partidos, el viejo republicanismo de cafés y fragmentado cambia en un movimiento bien organizado, con partidos movilizados que tienen dirigentes conocidos y buenos oradores. La Alianza Republicana, organización que los reúne a todos, los convoca, junto a los catalanes y gallegos, para crear una amplia coalición republicana el 17 de agosto de 1930 en San Sebastián. Se pacta un programa y se constituye un comité revolucionario para preparar la insurrección contra la monarquía y traer la República. El Partido Socialista Obrero Español se unirá más tarde.

Intelectuales y escritores publican artículos y manifiestos a favor del advenimiento de la República. Se hacen discursos políticos, manifestaciones y grandes mítines republicanos. La prensa y las publicaciones defienden la democracia. Destacan la ilegalidad del rey al romper con la constitución como cómplice de la dictadura.

“La República y la libertad no hace felices a los hombres, lo que los hace es: simplemente hombres.” Manuel Azaña, 1930, Madrid

Los republicanos para cambiar el régimen proponen la insurrección militar y una huelga general en todo el país. Los capitanes Galán y García Hernández levantan la guarnición de Jaca el 12 de diciembre, fracasan y son fusilados inmediatamente. La causa republicana ya tiene a los primeros mártires. Son detenidos la mayoría de los miembros del comité revolucionario. Al principio de febrero de 1931 se levanta la censura de prensa, los diarios relatan los sucesos de diciembre y el sacrificio de los capitanes. La dictablanda del general Berenguer propone convocar elecciones generales pero todos los partidos las rehúsan. Es sustituido por el almirante Aznar que programa un proceso electoral completo: municipales, regionales y generales, para reconducir el régimen a la legalidad parlamentaria, empezando per hacer las elecciones municipales el 12 de abril de 1931. Los monárquicos están convencidos de que ganaran las elecciones, la ley electoral los favorece.

La coalición republicana agita las calles, se suceden manifestaciones y huelgas universitarias. Los republicanos plantean la campaña electoral como un plebiscitó: monarquía o república. Aquella noche los resultados llegan a Gobernación: las candidaturas republicanas ganan en 45 de las 52 capitales de provincia, evidencian una victoria para la opinión publica. Pero solo han ganado en las grandes poblaciones donde no existía la presión de los viejos caciques locales.

A pesar del triunfo al día siguiente el gobierno monárquico entra en crisis y se reúnen para deliberar. A la salida los periodistas pregunten si habrá cambios y crisis de gobierno, el almirante Aznar les responde: “¿Qué más crisis quieren ustedes que la de un país que se acuesta monárquico y amanece republicano?”

La coalición republicana que no había creído en la victoria, se encuentra por sorpresa con un fuerte respaldo popular que aprovechará para negociar el cambio de régimen. En las negociaciones el comité revolucionaria se transforma en Gobierno Provisional. El ejercito y la guardia civil no intervienen. Los comités republicanos locales se empiezan a movilizar en las ciudades. El 14 de abril, a las seis de la mañana, se coloca la bandera tricolor en el balcón de del Ayuntamiento de Éibar, los telegrafistas difunden rápidamente la noticia a todo el país.

En Barcelona las candidaturas republicanas han ganado las elecciones, al medio día Companys asume el control del Ayuntamiento hace izar la bandera republicana y sale al balcón de una plaza vacía. A las dos de la tarde Macià desde el mismo balcón proclama: “EL Estat Català, que con toda la cordialidad procuraremos integrarlo en la Federación de Repúblicas Ibéricas”, la plaza se ha llenado totalmente. Aun no se tienen noticies fiables de lo que está sucediendo en Madrid. Mas tarde todos juntos cruzan la plaza y toman posesión del palacio de la Diputación.

Diferentes grupos republicanos salen a las calles de las ciudades cantando y bailando con banderas tricolor, se escucha La Marsellesa y la Internacional, es un momento de alegría para la mayoría de la población. La monarquía borbónica después de dos cientos años había caído delante del republicanismo sin violencia, sino por un pueblo que tomó las calles festivamente.

La República fue una revolución política inclusiva y participativa, todos los grupos sociales, las mujeres, el proletario urbano y rural pudieron ejercer sus derechos, con diferentes opciones políticas desde el socialismo hasta el catolicismo conservador. Fue el primer régimen auténticamente democrático de nuestra historia. Una revolución sin tomar el palacio de Oriente, para superar el colapso institucional que era la monarquía de la Restauración. Aquel período era una democracia participativa de fuerte compromiso político (afiliados a sindicatos, partidos y federaciones) y acciones colectivas (intervienen en manifestaciones, mítines, vagues y protestas).

Todas las reformas iniciadas serán para modernizar el país y se hicieron con el respaldo de las leyes, con la Constitución de 1931 vigente (laicidad del estado, derecho a la educación y la cultura, derechos ciudadanos y laborales, reforma agraria, territorial, administrativa y militar). Pero aquellos cambios no fueron aceptados por las oligarquías agrarias, los conservadores monárquicos, una parte de los militares y la iglesia.

La República llega en un clima de crisis económica, la Gran Depresión de 1929, la revolución soviética y con la implantación del fascismo en Europa. Para la derecha las reformas eran consideradas revolucionarias y para la izquierda, los anarquistas, las consideraban de burgueses. Fueron numerosas y en muy poco tiempo. La consolidación de la República dependía de su ejecución y de su éxito inmediato. Un proceso de modernización interrumpido e inacabado, pero no fracasado. Una democratización en construcción con sus aciertos y fallos, pero que dio sus frutos, la democracia actual le debe un reconocimiento publico.

Las palabras del poeta Antonio Machado, que escribió mas tarde en el año 1937, evocando aquel momento:

“Era un hermoso día de sol. Con las primeras hojas de los chopos y las últimas flores de los almendros llegaba, al fin, la segunda y gloriosa República Española. ¿Venía del brazo de la primavera? La canción infantil que yo oí cantar, o soñé que se cantaba en aquellas horas, lo decía de este modo:

La primavera ha venido del brazo de un capitán.

Cantad, niñas, en coro: ¡Viva Fermín Galán!

La primavera ha venido y Don Alfonso se va.

Muchos duques lo acompañan hasta cerca de la mar.

Las cigüeñas de las torres quisieran verlo embarcar”. Salud y República a todos hasta a los que no quieren escucharme,

!Viva la República Española¡

Joaquín Soler arquitecto Vocal de Unidad Cívica por la Republica UCR

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario

CANCIÓN DEL ESPOSO SOLDADO

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

MIGUEL HERNÁNDEZ

Publicado en Bertsotan/ en verso | Deja un comentario

El sueño eficaz de la República

Manifiesto por un nuevo republicanismo

Con el objetivo de impulsar la reflexión hausnartzen. ¿Qué República?  Os presentamos este interesante e insporador manifiesto publicado en El Público del 14 de abril y firmado por Manuel Rivas, Xosé Manuel Pereiro, Víctor Sampedro y José Manuel Sande

La esperanza republicana y la memoria del 14 de Abril pertenece al más valioso patrimonio de los pueblos de España y de la humanidad. No es una efeméride del pasado, sino que se mantiene como memoria fértil y un referente de excitación creativa, una excepción luminosa y vanguardista en la “triste historia”, un referente irreductible, pese a la maquinaria pesada e incesante del olvido y la infame contramemoria.

Por eso hablar hoy de República no es hablar del pasado sino de un presente recordado y a la vez de ejercer el más humano de los derechos, el derecho a soñar. Y ejercerlo, además, de forma eficaz.  La memoria fértil republicana tiene que germinar en un nuevo republicanismo. Por más que se silencie, por más que se imponga el tabú monárquico, es cada vez mayor el clamor por la solución republicana para consolidar una democracia avanzada. En España, la monarquía es un lastre, una avería permanente. No es un puente hacia el futuro, sino un túnel que nos mantiene en una distopía reaccionaria, una escandalosa “corte de los milagros”, vinculada con el “circulo vicioso” de la corrupción y el secretismo.

Propugnar un nuevo republicanismo, siempre inspirado en la memoria del 14 de Abril, es una llamada ajena a cualquier propósito partidario. Se trata de impulsar de forma libre, pública, desacomplejada, la alternativa republicana como una democracia avanzada en todos los ámbitos, para superar este statu quo encabezado por una institución anacrónica, elitista, nada ejemplar y rodeada de impunidad. La monarquía española es un problema para la democracia y la democracia, para avanzar, tiene que liberar a la monarquía de si misma.

Para el nuevo republicanismo, la República significa bienestar. No como un deseo o concepto retórico. El bienestar tiene que tomar cuerpo en cada una de las áreas de la acción pública. Los presupuestos tendrán esa denominación, del Bienestar, y cada partida, cada gasto, estará destinado a reforzar los servicios públicos, satisfacer los derechos básicos y la calidad ambiental. El bienestar no puede estar al arbitrio de operaciones partidarias, ni de la presión de lobbies u oligarquías, ni ponerse en riesgo por experimentos que generen desigualdades. La República del Bienestar blinda a la ciudadanía frente a la política del daño.

Para el nuevo republicanismo, la República significa “decencia común”. La deseable transición hacia una democracia avanzada tiene que ir acompañada de una “corruptura”, una radical ruptura con la corrupción. Cada ámbito de la gestión pública tendrá que tener paredes de cristal, con reglamentos legales que garanticen la absoluta transparencia e impidan cualquier trato de favor o privilegio.  Los pueblos fracasan cuando no son capaces de salir del “círculo vicioso”, expulsivo, donde campan el privilegio y las desigualdades. Frente a esta tara, una sociedad de decencia común se basa en el “círculo virtuoso”, inclusivo, donde no dominan jerarquías de cuna y herencia.

Para el nuevo republicanismo, la República significa libertad solidaria y colaborativa. Lo ordinario y cotidiano reciben la máxima distinción, sin pompa ni boato, en el reconocimiento entre iguales. Este es el único protocolo de distinción republicano. No existen blindajes institucionales, mediáticos ni legales para los delitos personales ni para la corrupción pública. La cabeza del Estado no se debe a clientelas ni corifeos sino a la rendición de cuentas ante el bien común. Una república donde la libertad individual se ejerce y refuerza con las del resto de seres humanos. Donde la solidaridad con el refugiado y el expatriado es un efecto llamada a la Humanidad, una exigencia moral irrenunciable, y no puede ser tratada ni como delito ni estar al albur del oportunismo político. Donde el bienestar material, la educación, la sanidad y la cultura se traducen en vidas dignas, autónomas y soberanas.

Para el nuevo republicanismo, la República es diversidad y pluralidad. Una república de repúblicas, en Europa y en el horizonte de un mundo deseable. Porque la diversidad es manifestación de vida. Y la uniformidad, como el monocultivo en la naturaleza, empobrece y desertifica. Una república de iguales y de soberanías compartidas, donde la unidad significa defensa de lo común, de la ayuda mutua, de las libertades y de los derechos.

Para el nuevo republicanismo, la República significa ecología. No solo como una necesidad exigida por la emergencia climática, sino como la vértebra espinal de todo el proyecto común. Una acción de gobierno y un compromiso social histórico, entrelazado como internacional de la supervivencia, que ponga freno al proceso de destrucción del planeta para sustituir el despilfarro enloquecido por una abundancia del conocimiento, de economía honesta y las relaciones colaborativas.

Para el nuevo republicanismo, la República significa feminismo. La lucha por terminar con las desigualdades, con la guerra machista que sufre la mujer en forma de feminicidios, con la trata y esclavitud, con las heridas mentales que causan los micromachismos, todo ese movimiento de emancipación es un proceso que permite tejer una sociedad diferente, más justa y más libre, de naturaleza curativa para todas y todos. Lo que está cambiando el mundo en profundidad, lo que más molesta a los autoritarismos y a las maquinarias destructivas, es el encuentro fértil de la ecología y el feminismo, en la vanguardia de la resistencia de la gente más vulnerable.

Para el nuevo republicanismo, la República es pacifista y soberana. Hay que desmontar pacientemente la patria armada por la matria de Gaia. Una república donde la soberanía no se identifica con fronteras amuralladas para los seres humanos e inexistentes para el trajinar del capital. ¡Qué ironía que solo el capitalismo deshonesto pueda hablar de “paraísos” en la tierra! Hay que hablar de soberanía, sí, pero la soberanía real (con minúsculas, pero inconmensurable) es, ante todo, alimentaria, tecnológica, científica y humanista. Porque la paz se cifra en la defensa inalienable de los derechos humanos, dentro y fuera de las fronteras. Y se articula en los derechos sociales, el compromiso cívico y los cuidados mutuos.

La República es un sueño, sí. Pero un sueño eficaz. Cada día nace más republicano.

Manuel Rivas, Xosé Manuel Pereiro, Víctor Sampedro y José Manuel Sande

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario