Abrir la ventana

Con el objetivo de impulsar la reflexión Hausnartzen. ¿Qué República? Seguimos con la publicación de diversos textos . Estas invitado e invitada a participar, envíanos tu texto: crepublicano@gmail.com  Os traemos este artículo de Paco Arenas publicado en España por la Republica.

Abrir la ventana y ver entrar la primavera, contemplar el cielo azul, sin negras nubes, y a pesar de todo ver la lluvia de la libertad caer. Comprobar como los pensamientos oxidados del pasado cobran un brillo distinto en las miradas de los niños. Palpar el latido de una tierra preñada de esperanza, con el temblor en los labios pronunciando el dulce nombre de la libertad.

Dicen algunos profetas de la izquierda que la República ahora no toca, distorsionan la realidad, incapaces de ver podredumbre de un Régimen que lleva la corrupción en su esencia primigenia.

La desesperación se palpa en el ambiente, la sangre que chorrea a borbotones invisible para ciudadanos que un día se olvidaron de serlo, que renunciaron a todo, al frío ajeno, al techo expropiado por mentes criminales.

Dicen esos profetas de las izquierdas, siervos tan miserables como los amos a quienes sirven y critican, que ahora no toca, que no abras las ventanas de par en par, que no dejes entrar la esperanza, porque las viejas ideas, los viejos sueños, son humo de unas llamas apagadas imposible de avivar con la madera mojada.

No les creas, fíjate en sus traseros anclados, más que sentados a las viejas sillas de sus amos, ni siete elefantes les arrancarían de sus asientos, que no te engañen. Las flores del otoño están marchitas; pero, cada primavera, florecen otras con nuevo aroma.

Seguramente crees que este viejo campesino ha perdido la cabeza, contaminado por el hedor pestilente y negro del asfalto, que sus dedos van más ligeros que sus pensamientos y, sus gafas de vista cansada están cubiertas por los mosquitos que se estrellan contra sus cristales buscando una salida imposible.

Tal vez, sí, tal vez este viejo campesino vea todavía ascuas donde solo quedan cenizas apagadas, y juegue a ser profeta de una República tan soñada como imposible, para eso están los poetas, para soñar imposibles; pero te equivocas, este viejo soñador, no es un poeta, es un luchador y quiere y sabe, que es posible alcanzar los más bellos sueños sin renunciar a los más profundos ideales de justicia y libertad. Porque como dijo Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para avanzar.”

Pues avancemos, derribemos muros de corrupción, palacios de vergüenza, démosle la dignidad a las instituciones, ahora putrefactas, caminemos hacía la utopía, porque tenemos derecho al delirio; pero también, a luchar por nuestros derechos, por nuestros sueños. A traer la primavera a este país maltratado, por patriotismo; asimismo, por la imperiosa necesidad de ser felices.

Anuncios
Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario

Batallón 3 de Ingenieros García Hernández

Tenía  el número 3 de Ingenieros del Ejército de Euzkadi. Su nombre es en honor del alavés García Hernández  la sublevación de Jaca, junto con Fermín Galán.  Se comenzó a formar el a finales de 1936 y enero cuando se comprendió la importancia de fortificar, para ello se hacía llamamiento a  alistarse a obreros del ramo de la construcción y aquellos que con conocimientos técnicos (contratistas, albañiles, carpinteros, peones de construcción) entre 27 y 45 años.

 Su cuartel estaba en las escuelas de Zorroza. Mandado por Jesús Frade Prieto (vicesecretario de IR de Bizkaia) y el intendente era José Marcos.  El 31 de marzo de 1937 el Comandante; Manuel García y el Intendente seguía siendo. José Marcos.

Un resumen de la historia del Batallón García Hernández, que iremos completando con vuestra ayuda:crepublicano@gmail.com.   De este batallón tenemos una evidente falta de datos. Cualquier ayuda vendrá bien para completar su historia. Seguir leyendo

Publicado en Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 | Etiquetado , , | 2 comentarios

PARA AMAR EN TIEMPOS DE GUERRA

“Ha habido guerra de clases durante los últimos 20 años, y mi clase ha ganado.  Somos los únicos que hemos conseguido reducir drásticamente nuestras tasas impositivas”. Estas palabras fueron pronunciadas en septiembre de 2011 por Warren Buffett, la por entonces tercera persona más rica del mundo, durante una entrevista para la cadena de noticias norteamericana, CNN.

Una sabia afirmación basada en la certeza de que aquellos que conformaban una élite mundial y que compartían objetivos económicos y paraísos fiscales, exclusivos clubes y pingües dividendos -clase, en definitiva- jamás se verían afectados por el desarrollo de la partida porque su riqueza siempre les permitiría comprar alianzas y voluntades, policías, ejércitos, sindicatos y gobiernos. Prebendas que a día de hoy siguen dispuestos a defender incluso, si llega el caso, aterrorizando a la gente con la posibilidad de selectivas hecatombes nucleares provocadas por los dedos nerviosos de psicópatas empoderados, mientras cínicamente dan a entender que ellos y los suyos, refugiados en  confortables búnkeres, serán privilegiados testigos de un desastre que aprovecharan para continuar acumulando riqueza cuando llegue el momento de reconstruir lo destrozado o de, si se les fue un poco la mano, sacar los buldóceres para arrumbar las ruinas y ganarse un sobresueldo con la chatarra.

Mr. Buffett no mentía. ¿Para qué iba a hacerlo si no lo necesitaba? Él nunca se había visto obligado a afirmar -como sí lo estuvieron aquellos regímenes lacayos a los que posiblemente apoyó con desinteresadas aportaciones pecuniarias- que ya no existía la lucha de clases; que el mundo se había vuelto posmoderno y que la dialéctica izquierda-derecha estaba obsoleta; las conquistas sociales eran cosa del pasado y la pobreza un molesto problema que tan solo se daba en latitudes al sur del Ecuador. Mr. Buffett no mentía, insisto, simplemente recalcaba lo que para él era una obviedad y que en aquel otoño de 2011 se podía resumir en: “Aunque os esforcéis por resistir, aunque sacrifiquéis a los mejores de los vuestros, aunque intentéis repartir más equitativamente la miserable cuota de supuesto bienestar que tan generosamente os concedemos, no pretendáis ganar esta lucha, porque la victoria es y será solo nuestra”.

Seis años después de aquella entrevista que en su día escandalizó a los social-liberales más pacatos y a una progresía enferma de buenismo, y que fue jaleada por los que tras casi cuatro años de crisis veían día a día aumentar obscenamente sus fortunas, el tablero ya no es el que era. Infinitos movimientos “a la desesperada” confirman que el Poder no ha sabido afianzar aquella victoria que con tanta soberbia dio por alcanzada: En Europa, América o Asia los problemas se han precipitado hasta el punto de tener que, como ya se hizo en los años 70, volver a provocar golpes de estado (en principio, y si no lo requiere el guion, incruentos, porque la sangre es muy difícil de limpiar…), forzar salvajes campañas de descrédito mediático hacia gobernantes díscolos, desestabilizar cuando sea conveniente el equilibrio militar, financiero o demográfico, y fabricar ejércitos de terroristas que a la mínima de cambio se escapan de todo control y atentan incluso contra quien los engendró. Y todo esto en medio de un escenario migratorio que afecta al planeta entero y que provoca el éxodo continuo de millones de almas inocentes, sea a causa de conflictos religiosos prefabricados, sea por crisis económicas ficticias o por los cada vez más frecuentes desastres medioambientales gestionados con el criterio de la siempre desmedida codicia capitalista.

Y ha sido precisamente la innata soberbia que caracteriza al Capital lo que le ha impedido reconocer la existencia de una incipiente respuesta global, aún tímida y para algunos excesivamente cauta, que aparece poco a poco allí donde menos se la espera: En una Europa Insumisa, en una Centroamérica Morena, en un poblado Mapuche, entre las obreras de una embotelladora de refrescos, o con los valientes trabajadores de un emporio de comida basura que por primera vez desafían con la huelga al poderoso. Un movimiento que intenta nacer en medio del caos y que solo puede aliarse con los más desfavorecidos, con los engañados y los excluidos; que no cree en ningún dogma mientras surge orgullosa y radicalmente “chucho”, sin raza ni pedigrí. Impregnado de creencias dispares, marcado por la tolerancia y el respeto, por el incuestionable derecho a compartir y a disfrutar de bienes que nunca debieron de tener amo. Un movimiento al que, en última instancia, solo le mueve el amor. El amor al género humano en toda su maravillosa y mestiza variedad. El amor al sentido común que no necesita de relatos ni explicaciones. El amor a lo sincero, lo simple, lo cierto, lo natural. El amor que transformado en honesto voluntarismo o en generoso sacrificio lleva marcando la diferencia entre lo justo y lo injusto, entre lo vivo y lo muerto desde el principio de la humanidad. Un amor que hay que preservar, defender y mimar, incluso cuando el tiempo que vivimos es un tiempo de guerra.

 

PARA AMAR EN TIEMPOS DE GUERRA

Es despertar y romper
El bozal y las cadenas
Es conjugar y sentir
El verbo amar sin fronteras
Es conseguir que la luna
Nos de su pan y su beso
Cuando libremos la tierra
Del que encarcela los sueños…

Es escribir en el libro del pueblo
con sangre y fuego
Los nombres de los anónimos
Forjadores de esta siembra
Es hablar de la esperanza
Y del amor que nos cuesta
Hacer crecer en el vientre
De la historia nuestra huella…

Es la razón, el lenguaje
Del hombre y su libertad
Que aunque tenga que matar
El amor
El amor es su objetivo…

Que el corazón animal
Que llevo de hombre imperfecto
Como un pájaro ha enrumbado amor
Su anidar hacia tu pecho

Por eso he de concluir
Sin que mi guitarra duerma
Que ningún golpe es mortal
Si no se teme a la muerte
Que el desvelo por estar
En guardia y en la trinchera
Es oficio del que ama
Aún en tiempo de guerra

Por eso he de concluir
Sin que mi guitarra duerma
Que ningún golpe es mortal
Si no se teme a la muerte
Que el anhelo por estar
En guardia y en la trinchera
Es oficio del que ama
Aún en tiempo de guerra

Aún en tiempo de guerra.

Aún
Aún compañeros
Aún en tiempo de guerra.

Letra y música: Luis Enrique Mejía Godoy. 1979

El pan nuestro de cada día.

Publicado en Musikaz blai | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Iraila 2017 Septiembre: MARIETTA BIBI

El CALENDARIO 2017 de la ASOCIACION DE AMIGOS DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES (AABI) dedicado a las  MUJERES EN EL SERVICIO SANITARIO DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES.  Apoyaron la defensa de la República frente al golpe y la agresión del fascismo en Europa, un ejemplo de generosidad, sacrificio y solidaridad y merecen un homenaje y recuerdo para que su memoria siga viva junto a quienes lucharon a su lado.

Nació en Carrara (Toscana) en 1895. Compartió el ideario anarquista, fue procesada por un Tribunal fascista y, tras un año de confinamiento, emigró a Francia. En marzo de 1936 marchó a España.

Al estallar la guerra trabajó como enfermera en el 4° Batallón de la 81 BM (“Columna Benedicto”) del Ejército republicano en Teruel. En diciembre de 1936 escribió una carta al lider anarquista Camillo Berneri: “He leído con mucho placer el primer ejemplar del periódico Guerra di Classe … Me congratulo por tu trabajo … Yo estoy bien y feliz por vivir la vida de estos valientes hombres … Aquí estamos preparándonos para un formidable ataque y espero poderte escribir pronto desde Teruel”.

Bajo el nombre de María del Carmen Rodríguez hizo de correo entre España y Francia y permaneció en la Península incluso después del final de la guerra. En 1945 pidió su repatriación.

De nuevo en Italia, retomó los contactos con el movimiento anarquista y participó en 1953 en el V Congreso Nacional de la Federación Anarquista Italiana. Entre 1951 y 1962 participó en la experiencia pedagógica de la Colonia María Luisa Berneri. Murió en 1993.

Publicado en Egutegia | Deja un comentario

Konzentrazioa Donostian irailak 3

Coincidiendo con la Bandera de la Concha realizarán una concentración por la República en la playa de la Concha. Domingo 3 de Septiembre. A las 11 en la primera rampa con tu bandera republicana o tu ikurriña. Difunde.

Publicado en Bertako berriak. Informaciones de aquí. | Deja un comentario

BAJAS

¿Quién iba a pensar que la guerra de España

brillaría como una estrella nueva,

al modo de nuestras rimas y poemas?

Que Hilliard derramara su sangre de púgil

por la nieve y el barro de Albacete

y sonriera a la camarada muerte. ¡Salud!

 

Que Charlie Donnelly, pequeño, frágil,

lleno de juventud, palideciera

y  no de miedo;

de qué miserable manera

su vigoroso valor fue abatido,

aquel ritmo, aquel temple de acero,

aquella paz poética, para bendecir

ideas discordantes de hombres diversos…

Ojos azules que quemaban la suciedad y la mentira

apagados por la muerte.

 

Contengo mi aliento;

tantos versos salen de mi tronco

que no puedo extraer su  savia.

 

Quiero ser justo

en este áspero infierno de odios:

la verdad de mi verso

no es otra cosa

que ruido de artillería ligera

y  de fogueo;

puesto que los muchachos de Dublín han luchado

y  se han fundido en aquel suelo extranjero,

donde la guerra arde

como el nacimiento de una estrella.

 

Blanaid Salked.  En Poesía Anglo …  Traducción de Aníbal Nuñez

Blanaid Salkeld (1880–1959), a published poet, actress, writer of verse plays, reviewer, and publisher, is fascinating both as an active participant in literary and artistic circles of early and mid-twentieth century Ireland and as a poet in her own right. In terms not just of style but also of politics, Salkeld is considered neither postcolonial nor properly modernist. Salkeld’s class and access to international influences would appear to disqualify her from subalternity, given the relatively privileged metropolitan circles in which she moved. And yet her metropolis, Dublin, while incubating much powerful creativity, was not a centre for the radical avant-garde experimentalism that had characterized high modernism. Her family had been part of the colonial machinery in India yet she had close working and personal friendships with Dorothy Macardle and other republicans. In this essay, I consider how the transnational poetics elaborated by Jahan Ramazani can re-situate Salkeld’s seemingly anomalous work, moving it from the margins of Irish literature, to the centre of a ‘cross-hemispheric and transhistorical common terrain’, postulated by Ramanzani. I go on to argue that reading Salkeld’s work across modernist and postcolonial discourses enlarges the possibilities for exploring her poetry’s concern with issues of gender and genesis.

 

 

Publicado en Bertsotan/ en verso | Deja un comentario

La república como objetivo

Con el fin de fomentar la reflexión Hausnartzen. ¿Qué República? Seguimos con la publicación de diversos textos . Estas invitado e invitada a participar, envíanos tu texto: crepublicano@gmail.com. Os traemos este artículo de   en el diario.es

El debate sobre la forma que debe adoptar el Estado en España no está cerrado. Nunca lo ha estado. En esta semana de pasión y de pasiones se han dado cita el aniversario de la proclamación de la II República Española y las órdenes cautelares de jueces para hacer retirar la tricolor de plazas y espacios públicos. ¡España, mañana, será republicana!  era el clamor. Y hoy, el mañana se convierte en un horizonte inalcanzable porque nunca se admite el debate abierto, porque se intenta estigmatizar de forma increíble una realidad común en las democracias occidentales y porque una espiral de silencio recorre la opinión pública cuando de este tema se trata.

En primer lugar conviene analizar la represión ideológica que se ejerce sobre aquellos que defienden políticamente el republicanismo. Lo han hecho varios ayuntamientos. Un juez de lo contencioso-administrativo en Cádiz ha obligado al alcalde a quitar la tricolor que se había izado en una plaza con motivo de una exposición sobre la Memoria Histórica. Alegan los del PP -siempre ellos- que colocar esa bandera “vulnera el principio de objetividad y neutralidad de las Administraciones”. ¡Escuchen, esto lo vulnera y no poner las banderas rojas y gualdas de los cuarteles a media asta o presidir las procesiones como ha hecho Cospedal! Eso no. Es la tricolor la que les molesta. Olvida este juez de primera instancia que ya el Tribunal Superior de Justicia de Madrid resolvió sobre esta cuestión (STSJM 16.861/2003) afirmando claramente que “la bandera republicana como manifestación de ideología respeta el orden jurídico existente” y que ordenar retirarla de un lugar donde ha sido puesta por quien defiende ese sistema de organización política vulnera los derechos fundamentales reconocidos en los artículos 16 y 20 de la Constitución Española.

Es, pues, un derecho fundamental reconocido por la Constitución expresar el deseo de que la forma del estado sea una república. Yo voy más allá e incido en que no existen argumentos racionales ni es intelectualmente sostenible que la monarquía sea una forma adecuada de atribuir la jefatura de un estado democrático. Me perdonarán pero no conozco ni a un solo español que crea que un coito productivo de una persona apellidada de una manera determinada sea un método racional para nombrar jefe del Estado. Antaño les contaban aquello del dedo divino, pero hoy no cuela. Todas las defensas que conozco de la monarquía española son pragmáticas: va bien y es barata. Lo cual no deja de ser un brindis al sol, puesto que no sabemos cuánto de bien iría o lo barata que resultaría una presidencia de la República Española similar a la italiana, francesa, portuguesa, griega.. ¡ah, vaya, que todos los países latinos viven bajo la forma de república y tan campantes!

Supongo que los que así se comportan creen que tal defensa es un poco endeble -incluso hoy lo de “no soy monárquico, sino juancarlista”, cojea-  porque hay fuerzas muy poderosas que se concitan para convertir un debate perfectamente lícito y políticamente relevante y conveniente en un tabú. Tengo que confesar que en todos mis años como periodista de opinión sólo en dos ocasiones he sido advertida sobre la necesidad de “ser cuidadosa” y en ambas el tema sujeto a debate era la monarquía, si bien en la figura de su anterior representante.

Lo mío, si quieren, ni siquiera es algo personal. Felipe de Borbón me parece una persona íntegra. Ni siquiera discuto que tenga cualidades con las que podría ser un excelente candidato a revalidarse como presidente de la República tras unas elecciones. Es esa la clave: tras unas elecciones. Ya lo hizo Simeón de Bulgaria, rey exiliado con seis años y posteriormente primer ministro electo de su país. Lo mío es una cuestión de racionalidad y de comunión con los ideales republicanos de Libertad (de expresión, de culto, de sindicación y de todo aquello que no perjudique a los otros), de Igualdad (ante la ley, de voto, por sexo, de oportunidades…) y de Fraternidad (solidaridad, ayuda mutua, familiar…) a los que muchos franceses añaden también el de Laicidad que también comparto.

Y no crean que no entiendo la batalla de los conservadores y de muchos poderes fácticos para evitar que este debate se produzca de forma efectiva. El dinero y el poder quieren pocos movimientos una vez visto que lo que hay les conviene.

No obstante, hay que recordar que en una república algunos de los escándalos que hemos vivido se gestionarían de otra manera. Eso a pesar de que hay que reconocerle a Felipe VI la perspicacia y la habilidad suficientes para comprender que hay actitudes y comportamientos que ya no van a ser fácilmente digeribles por la sociedad española. Su llegada al trono supuso incluso el atemperamiento de las tensiones y presiones que se ejercieron sobre el sistema judicial desde un Palacio de la Zarzuela que no dudó, en una decisión incomprensible, en criticar oficialmente el comportamiento de los jueces.

Que cada 14 de abril se desplieguen banderas tricolores es el menor de los males que puede esperarse en el seno de una sociedad que no es monárquica militante ni mucho menos. Y es que, si lo piensan, no encontrarán muchas posibles defensas de un sistema arcaico, anacrónico y que tanto dolor ha causado en este país. Excepto aquello de que nos es útil como si no fuéramos ya un pueblo capaz de dotarnos de una república útil y, evidentemente, federal.

Compañeros: ¡Salud y República!

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario