POPULISMO Y REPUBLICANISMO

Con el objetivo de impulsar la reflexión Hausnartzen. ¿Qué República? Seguimos con la publicación de diversos textos . Estas invitado e invitada a participar, envíanos tu texto: crepublicano@gmail.com 

Os traemos este artículo de nuestro compañero Amado Mugika.

Populismo es una palabra que en los últimos años se escucha mucho en Europa. Utilizada
para definir regímenes latinoamericanos como el de Juan Domingo Perón, en Argentina; Getulio Vargas, en Brasil; Velasco Ibarra, en Ecuador; Chávez-Maduro, en Venezuela etc., se utiliza ahora para definir las políticas de derecha de Marine Le Pen, en Francia; Viktor Orban, en Hungría ; UKIP , en Gran Bretaña; D. Trump, en EE.UU. etc. y las políticas de izquierda como la de Syriza, en Grecia; Movimiento 5 Estrellas , en Italia, etc. ,en países plenamente democráticos y estados con sólidas instituciones democráticas.

Estamos, pues, ante un fenómeno muy ubicuo que hace muy difícil encontrar el denominador común a realidades, aparentemente, tan diferentes en el espacio, en el tiempo y en el espectro político.

Ciertamente, no responden a un pensamiento común, pues como dice Ernesto Laclau, uno de sus teóricos más conocidos, el populismo no es una ideología sino una estrategia política para alcanzar el poder y consolidarse en él. De la misma opinión es Fernando Vallespín, que en su obra “Populismos” (1) escribe que el populismo “no es una ideología política propiamente dicha, ni siquiera mínima, pues detrás no hay una articulada vertebración de ideas”.

Su estrategia común consiste en dividir a la sociedad en dos partes antagónicas y homogéneas bajo la dirección de un líder carismático con el objetivo de alcanzar el poder y monopolizarlo. La idea central de todos los populismos, sean de derechas o de izquierdas, es la de que hay que construir “el pueblo” frente a su enemigo, pues según Laclau ,“no hay populismo sin construcción discursiva del enemigo”.

Para esta ideología no se trata de encuadrar a todo el pueblo, ni a la clase obrera, ni a las masas asalariadas etc., pues en la estrategia populista no existe la clasificación política clásica de derecha/izquierda, porque la izquierda puede detentar el poder que se quiere conquistar, por lo que utilizan la división arriba/abajo , pues así pueden lograr, con programas poco definidos y cambiantes, mayorías transversales amplias : no importa la coherencia ,son partidos atrapa-lo-todo ,y de lo que se trata es de lograr el poder. En el peronismo, por ejemplo, coexistían la extrema derecha de la Triple A y la extrema izquierda de Montoneros.

El concepto populista de pueblo es ambiguo y nunca se plantea con claridad, pues se define en negativo: el pueblo populista es el que no está en el campo de la élite gobernante. Por eso este movimiento se presenta siempre como antielitista, contraria la clase dirigente, a la que define maniqueamente como el compendio de todos los males, y a ellos como defensores del pueblo, al que presenta como la síntesis de todo lo bueno, pues según el líder populista venezolano Nicolás Maduro , “nuestra democracia es distinta a todas, porque todas las demás…son democracias formadas por y para las élites“. Como si ellos no conformasen una nueva élite…

La otra característica común de todos los populismos es su voluntad hegemonista, pues quieren acabar con el pluralismo tanto en el campo de los de “abajo” como en el de los de “arriba”: el monopolio de la voz del líder.

El líder carismático es una figura central en la política populista, pues encarna al pueblo y él  es el encargado de definir al enemigo y, por tanto, por exclusión, al pueblo. Para los populismos de izquierda el enemigo será la elite extractiva , la oligarquía financiera, la casta dirigente, etc., mientras que para el de derecha, el enemigo puede ser la emigración que atrae el capitalismo para hundir los salarios y el Estado de Bienestar, los pertenecientes a otra etnia o religión, etc.

En una sociedad democrática, con cohesión y prosperidad económica, estos discursos de ruptura dicotómica de la sociedad no tienen éxito, pues, normalmente, los dirigentes políticos y económicos realizan con eficacia su papel y la democracia legitima su actuación. Pero si aparecen crisis económicas intensas que producen un paro alarmante, si la desigualdad provocada es insoportable , si la corrupción corroe las instituciones , partidos y sindicatos y se pone en duda la legitimidad de la representación política, entonces aparece una oportunidad para el populismo, un “momento populista”. Coyuntura que según el último informe anual de Human Righs Watch está declinando desde 2017, “porque el azote de la Gran Recesión, el uniformismo identitario de la globalización y el neoliberalismo deshumanizado eran su caldo de cultivo .Agotado ese momento, ha perdido buena parte de su “momentum”. Pero alerta, sigue ahí, coleando”.

El populismo es una política oportunista que ataca a la democracia cuando está débil, cuando ésta ha cometido errores o no ha cumplido bien su papel de integrar a toda la sociedad, por eso su denuncia contra una situación difícil encuentra muchos apoyos en diversos sectores que se sienten representados en ese discurso, pero el líder populista se limita a la denuncia de una determinada situación y no clarifica con la misma contundencia su alternativa porque así se generaría discrepancias entre las diversas propuestas de sus seguidores para corregir la crisis, por lo que en ese aspecto mantiene una calculada ambigüedad.
Cuando el populismo llega al poder la división de la sociedad se polariza más porque el líder y su grupo buscan la hegemonía de su proyecto. Según sea la fortaleza de las instituciones y de la economía de los países en los que se implanta, el populismo puede respetar los procedimientos democráticos y perder el gobierno en las siguientes elecciones, pero si el país tiene un estado débil puede producirse una “ruptura populista”, en la que el nuevo régimen impone una constitución a su medida en la que concede amplios poderes al ejecutivo y coloniza con sus partidarios todos los resortes del estado. Un ejemplo paradigmático de este segundo tipo de países es Venezuela, en el que al perder el régimen en las últimas elecciones legislativas la mayoría en la Asamblea Nacional, el gobierno creó una fantasmagórica Asamblea Constituyente con sus partidarios para anular la vida parlamentaria democrática y retener el poder.

Estuve en Venezuela en dos periodos. Si para algo me sirvió es para entender que no quiero para mi país una división tan grande como la que hay: nadie puede gobernar con un nivel mínimo de acierto” (2), es el testimonio esclarecedor de Juan Torres, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, y autor con Vicenc Navarro del programa económico de Podemos. Es la “casa dividida” de la que habló un gran republicano como Abraham Lincoln : “Una casa dividida contra sí misma no puede sostenerse”

Los procesos de “ruptura populista” son siempre parecidos: cambios constitucionales para permitir continuas reelecciones presidenciales y eternizarse en el poder, ataque a la independencia del poder judicial y nombramiento de jueces y fiscales “amigos”, ahogamiento de la prensa y los medios de comunicación no partidarios, control del ejército y de la policía, etc. y , por otro lado, la organización y subvención de sus masas partidarias.

La polarización que provoca el populismo viene acompañada por una retórica reivindicando una democracia auténtica que supere la democracia liberal, pero lo que en realidad buscan, y consiguen en los casos de “ruptura populista”, es acabar con la división de poderes , los mecanismos de control y la prensa libre. No poseen ninguna teoría política de democracia alternativa, no pretenden profundizar y ampliar la democracia liberal existente apoyando la autonomía de las organizaciones de la sociedad civil como propugna el republicanismo, porque como dice Fernando Vallespín (3), el populismo es “una forma de construcción política donde la retórica prima sobre los contenidos doctrinales”. Crea organizaciones populares, generalmente encuadrando las capas más bajas de la sociedad a las que subvenciona generosamente, pero que son correas de transmisión de las órdenes que emanan del grupo dirigente afín al líder, careciendo de verdadera democracia interna e independencia para elaborar propuestas propias.

El resultado es una sociedad profundamente dividida que se empobrece cívica y económicamente como Venezuela, donde el PIB se ha reducido un 35% en los últimos 5 años; donde la inflación, según el FMI, fue de 2.300 % en 2017 , y donde ese organismo calcula que habrá una hiperinflación del 13.000% y un paro del 33% para 2.018 ; donde existe un grave desabastecimiento de alimentos y medicinas y donde la criminalidad ha alcanzado una de las tasas más altas del mundo (70 asesinatos por 100.000 habitantes :la segunda mayor del mundo); donde el salario mínimo mensual es de 3 dólares (que sólo alcanza para 2 kilos de pollo); donde el año pasado más del 64 % de la población perdió una media de 11 kilos de peso; un país de donde han emigrado más de 1.300.000 personas en los últimos 2 años; donde el 87% de las familias subsisten bajo el umbral de la pobreza; donde el Estado chavista no paga las pensiones a los pensionistas que han huido al extranjero (en Euskadi sobreviven gracias a la RGI); donde en 2.017 hubo un millón de casos de malaria y donde la Federación Médica Venezolana ha declarado a su Presidente , Nicolás Maduro , “culpable de un holocausto en su propio país” (4). Y todo esto en un Estado que tiene las mayores reservas petrolíferas del mundo.

UNA VISION DESDE EL REPUBLICANISMO

Los populismos, tanto los de derechas como los de izquierdas, chocan con la tradición republicana en muchos puntos, pero, quizás, el punto fundamental de divergencia, del que derivarán, directa o indirectamente las demás, sea la división radical de la sociedad que buscan todos los populismos, mientras que el republicanismo persigue la defensa del interés general de toda el pueblo, considerando como tal a todos los habitantes de un país, y busca la construcción de una sociedad libre, participativa, justa y unida.

El republicanismo parte de la constatación de la diversidad de la sociedad: de las diferentes clases sociales y de sus contradicciones, de las opuestas identidades nacionales, de la pluralidad de ideologías políticas, religiosas o sociales, etc. El republicanismo reconoce y admite todas esas diferencias y defiende su existencia en un estado libre como una manifestación de la diversidad humana, pues es una corriente de pensamiento que defiende el  pluralismo y aborrece la hegemonía de una clase sobre otras, de una ideología sobre otras y de que se imponga una identidad nacional, religiosa o de algún otro tipo sobre otras, etc.

Las ideologías y partidos que defienden un interés parcial y quieren imponerlo al conjunto de la sociedad son partidos e ideologías totalitarias, pues siendo una parte pretenden ser la totalidad del pueblo; y defienden un interés parcial para, rompiendo la unidad de una comunidad, obtener el apoyo de unas masas con las que obtener la totalidad del poder.

A diferencia de los populismos, el republicanismo no busca un poder total ni su permanencia indefinida en él, sino que busca el control democrático del poder por una ciudadanía activa, su ejercicio tasado por las leyes y las instituciones, su rotación y limitación en el tiempo.

Detrás de la búsqueda de la división y polarización de la comunidad política, de la construcción de un “nosotros” y un “ellos” , de los de “arriba” y de los de “abajo”, de “los de aquí” y” los de fuera”, de las diversas formas de dicotomizar la comunidad y de buscar su enfrentamiento radical se encuentra el interés particular de un líder y su grupo con el fin de crear una masa partidaria con la que alcanzar el poder, que es su objetivo esencial y no el de terminar con las injusticias que denuncian, pues éstas permanecen agravadas cuando pierden el poder, tal como nos muestra las experiencias históricas del peronismo, varguismo, aprismo, chavismo-madurismo,etc.

Frente a la división de la comunidad propugnada por los populismos, el republicanismo ha defendido siempre la unidad de la ciudadanía en libertad y la resolución de problemas por medio de las luchas reivindicativas, de las leyes ,de las elecciones, de las consultas y de las instituciones, respetando siempre el Estado de derecho , buscando profundizar y ampliar la democracia con la rotación en el poder y los mandatos cortos para evitar la aparición de los liderazgos carismáticos, defendiendo la participación de una ciudadanía activa y crítica.

El otro punto fundamental de divergencia con los populismos es la radical oposición del republicanismo al poder personal, al cesarismo de sus líderes, pues lo considera fuente de arbitrariedad y un fenómeno adverso a la libertad como no-dominación republicana. Donde hay un caudillo populista no hay ciudadanos, hay comparsas; aunque muchos de sus partidarios no se enterarán de su triste papel hasta el momento en que discrepen con el líder carismático y caigan fulminados por su dedo omnipotente.

Para comprender cómo funciona el poder personal de los líderes populistas son interesantes las declaraciones (5) de James Comey, ex Director del FBI, sobre el parecido de los métodos de Donald Trump con los capos mafiosos al pedirle insistentemente lealtad personal: “La impresión que daba era la de un capo intentando integrar a unos recién llegados a la familia…su estilo de liderazgo es similar. En la mafia, el mandamiento principal es la lealtad. La mayoría de los líderes éticamente responsables tiene puntos de referencia externos para orientarse a la hora de tomar decisiones : filosofía, religión, lógica, tradición, historia…Para los capos todo giraba en torno a ellos. “Qué puedes hacer por mí, cómo vas a serme útil”. Me recuerda la cultura de liderazgo de Trump”. Nos muestra cómo el narcisismo es la principal  motivación de los líderes populistas y la creación de clientelas políticas fieles a sus personas su  método.

El 23de Abril, al recibir el Premio Cervantes de literatura en la Universidad de Alcalá de  Henares, Sergio Ramírez, antiguo vicepresidente del Gobierno sandinista que derribo al dictador Somoza, dijo estas palabras :”Permítanme dedicar este premio a la memoria de los nicaraguenses que en los últimos días han sido asesinados en las calles por reclamar justicia (más de 50 muertos en las manifestaciones contra el Gobierno populista) y a los miles de jóvenes que siguen luchando, sin más armas que sus ideales, para que Nicaragua vuelva a ser República”. Sí, porque en Nicaragua se lucha contra un régimen populista que se ha convertido en una monarquía populista, donde los esposos Daniel Ortega y Rosario Murillo, en lugar de titularse presidente y vicepresidenta, deberían proclamarse rey y reina de Nicaragua pues llevan cuatro mandatos seguidos en el poder y han cambiado la constitución para seguir indefinidamente en él; y como en toda monarquía que se precie han colocado a sus nueve vástagos-príncipes al mando de todos los resortes del Estado, por lo que no es aventurado pensar que les sucederán en el trono; por eso, como dice Sergio Ramírez , hay que reclamar la Republica.

Pero esto no es nada raro en los sistemas populistas: Juan Domingo Perón elevó a la vicepresidencia de Argentina a su esposa Eva Duarte y posteriormente a su segunda mujer, María Estela Martínez de Perón, que pasó de vicepresidenta a presidenta a la muerte de su marido. Como no tenían hijos y hubo un golpe de estado, quedó vacante el trono. Otras veces, el líder cesarista nombra a su heredero, como en el caso Chávez-Maduro. Un ejemplo más claro de este despotismo y amor al poder eterno es el caso de Evo Morales, que está al frente del Gobierno desde 2005, y al que en 2016 se le ocurrió celebrar un referéndum para que el pueblo avalase su reelección indefinida pero perdió la consulta. No se amilanó y acudió al Tribunal Constitucional Plurinacional, que controla con su clientela política, y logró que declarasen que no importaba la voluntad del pueblo boliviano y que puede seguir indefinidamente en el poder.

En el populismo rige el principio monárquico del poder personal indefinido y eterno, mientras el principio republicano exige un poder definido, limitado, controlado por las instituciones, breve en el tiempo y la ausencia de cesarismo.

Pero lo peor es que los regímenes populistas, sobre todo los latinoamericanos, están ocupando el espacio político de la izquierda e impidiendo con su política hegemónica la aparición de verdaderas opciones de izquierda transformadora y democrática que luchen por un desarrollo sostenible para sus pueblos.

Amado Mújica Uriarte

NOTAS :

(1) Fernando Vallespín . “Populismos”. Alianza Editorial. Madrid 2017. Pag.265

(2) Entrevista en “El País” de 15 Febrero 2017

(3) Fernando Vallespín. “Populismos”. Alianza Editorial. Madrid 2017.Pag.233

(4) XL Semanal (El Correo) de 11 Febrero 2018

(5) XL Semanal (El Correo) de 13 Mayo 2018
 

Anuncios
Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

GALDAKAOKO ERREPUBLIKAZALEAK

LOS REPUBLICANOS Y LAS REPUBLICANAS DE  GALDAKAO  (1931-1937)

Aunque la industrialización comenzaba a atisbar algún cambio,  en Galdakano la izquierda era todavía muy débil, alrededor de un 15% de los votantes. Como en  el resto del  agro vizcaino Galdacano era un pueblo de derechas, un 55% nacionalista y un 30% monárquico).

Cambios que ya se habían producido en los pueblos del entorno más cercano del Bajo Nervión, como Basauri, Miraballes o Arrigorriaga y que era notorio en los reslultados electorales. En Miraballes y Basauri el alcalde era republicano, en Arrigorriaga aeneuvista.

La intención de esta sección es publicar los datos de las personas y con vuestras aportaciones de lectores ir añadiendo/corrigiendo los datos, bien como comentario o bien escribiendo al correo: crepublicano@gmail.com

Nortzuk ziren Errepublika garaiko errepublikazaleak?, zein izan zen haien bilakaera? Zuen laguntzarekin hauen istorioak eta historia berreskuratu gura geunke txoko honetan. crepublicano@gmail.com 

Seguir leyendo

Publicado en Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

IL EST CINQ HEURES

“Nosotros nos comprometemos a hacer todo lo que podamos, pero no estamos seguros de lograrlo. Cuando se trata de una marea como esta, hay que darle tiempo para que se repliegue. Y quizás sea ahora cuando tal vez ustedes se arrepentirán de haber aprovechado los años de depresión y desempleo para excluir sistemáticamente de las fábricas a todos los militantes sindicalistas. Ellos ya no están allí para ejercer sobre sus camaradas la autoridad que sería necesaria para cumplir nuestras órdenes”.

Leon Blum. “Memorias (La historia juzgará)”. 1956.

Este párrafo que León Blum, destacado miembro de la Internacional Socialista y jefe de gobierno del Frente Popular Francés en 1938, pone en boca de los representantes de la C.G.T durante las negociaciones que mantuvieron los sindicatos con la patronal a raíz de la ola revolucionaria de 1936, vuelve a estar de furiosa actualidad este mes de mayo en un escenario que, a pesar de todos los intentos por minimizar su alcance, vuelve a preocupar en gran medida a la burguesía más burguesa del planeta: la francesa.

No es casualidad que, exactamente 50 años después del último gran susto sufrido por la clase dirigente francesa, los sólidos cimientos de “La République” vuelvan a sufrir inquietantes micro-temblores patentizados en las huelgas de la S.N.C.F., Air France, las universidades y “lycées”, “La Poste”, eléctricas, sanidad, funcionariado, etc… Y la coincidencia no se debe en absoluto a que todos esos sectores se hayan puesto de acuerdo, al unísono, para “celebrar con tracas” el cincuentenario del 68, sino más bien gracias a la política de desprecio y de soberbia de Macron, que tiende a reproducir un craso error cometido hace 82 años, y también hace 50 por los mismos personajes (otrora con chistera, ora con trajes de Chez Smuggler): Eliminar el peso del movimiento sindical hasta prácticamente hacerlo desaparecer, provocando con ello la ingobernabilidad de las masas y la ausencia de una mínima interlocución que capacite para llegar a acuerdos en momentos límite.

Hace pocas semanas, “le petit Emmanuel” (como le llaman algunos de los que han sufragado su meteórica carrera hacia el estrellato) se jactaba públicamente de la práctica desaparición “de facto” de los sindicatos en su “Nueva Francia”, a la vez que se desinteresaba absolutamente del escenario huelguista que se oteaba en el horizonte y prefería volar unos miles de kilómetros para celebrar la pascua a la americana, intentando competir en impertinencia y en mal gusto con el oscuro personaje (y señora) que hoy ocupa la Casa Blanca.

Es inexplicable que el “preparadísimo” Macron haya desoído a aquellos que anunciaban que pasar por encima de los sindicatos tiene potencialmente un altísimo riesgo para el capitalismo, cuando personajes de su mismo lado de la barricada como es Raymond Soubie, consejero social del ex presidente Sarkozy, se molestase en avisarle de que: “En asuntos sociales, los momentos más difíciles raramente son los que se prevén. Si un conflicto profundo estalla mañana y el Estado tiene como únicos interlocutores a sindicatos debilitados, sin control sobre los acontecimientos ni las masas, significaría para él (Estado) la situación más peligrosa”. Y algo muy parecido a esto es precisamente lo que ha pasado hace pocos días durante las muchas manifestaciones del 1 de mayo que han recorrido las principales ciudades de Francia.

En este mes de mayo que comienza, el problema principal para la élite política de nuestro vecino del norte no es, a pesar de lo que quieran vendernos los medios de comunicación, ni las capuchas y los pasamontañas de los bipolares del Black Block, ni los contenedores en llamas, ni los McDonald arrasados, ni las lunas de los bancos hechas trizas, ni tan siquiera el que la receta más casera del viejo cóctel Molotov vuelva a estar en el Top 10. Lo que empieza a quitar el sueño a los patrones del CAC 40 (principal índice de la Bolsa francesa) y a su gobierno favorito, lo que más está preocupando a todos ellos es el salto hacia el radicalismo que ha supuesto el desmesurado crecimiento del autodenominado “Cortège de Tête” y que, al contrario de lo que pasaba hace 3 o 4 años, ya no puede hablarse de él como de un fenómeno marginal.

Según cifras de la propia Prefectura de Policía, mientras que este 1º de mayo en París unas 20.000 personas desfilaban mansos y cabizbajos tras los carteles de la C.G.T., F.O., Solidaires, la F.S.U. y varios partidos de izquierda, el Cortège de Tête (Collectif, du côté de celles et ceux qui s’organisent. Luttes, manifs, blocages, barricades, occupations, ZAD et soulèvements – vers la Commune. [Sic.]) * reunió casi 15.000 almas, que se hicieron oír de forma rotunda al ubicarse delante de la cabecera sindical habitual. Ha sido su capacidad de suplantar, al margen de los “cauces establecidos”, el protagonismo de partidos y sindicatos lo que realmente ha preocupado al sistema, y no las ocasionales hogueras autistas de las bandas nihilistas. Ya no se puede echar mano de las consabidas “minorías extremistas de todo signo” para justificar las revueltas porque no hay que buscar ahí el origen de este mayo caliente. Muy al contrario, es en el propio seno del poder donde se encuentra la yesca que ha encendido la mecha del desorden: En el carácter cada vez más bonapartista del “macronismo”, que ha bloqueado por todos los medios a la oposición política y sindical, sumiéndola en la impotencia, y debilitando así su capacidad para enmarcar la protesta, a costa de alimentar la radicalidad con una inconsciencia que raya lo suicida.

La arrogancia absolutista e intolerante de las élites liberales, de la que Macron es su síntesis más pulida y agresiva, parece que está deteriorando de forma notoria la idea de “Egalité” de la sociedad francesa, y en especial la de su ciudadanía más joven, que desesperanzada y harta de ser olvidada sistemáticamente por el poder y por las instituciones, reafirma día a día un voraz sentimiento anticapitalista, en ocasiones tintado por equívocos colores. Un sentimiento favorecido tanto por las cada vez más adversas expectativas de futuro, como por la penosa constatación de la impotencia estratégica de las organizaciones sindicales y políticas reformistas, en las que la lucha, en definitiva, se limita a un vacuo radicalismo verbal como programa de máximos.

Es en ese escenario en el que los que se van sumando al Cortège de Tête tienen cada vez una mayor sensación de que debe de ser ahí, adelantando a los sindicatos paralíticos y aupándose por encima de los viejos “popes”, donde en realidad se construirá la historia. Pero a diferencia del Black-Block y de otros “individualistas” de la revolución, parece que muchos militantes del Cortège de Tête cada vez tienen más claro que las armas a esgrimir ya no son los bates de béisbol ni las botellas de gasolina, ni el desprecio hacia una clase obrera capaz de votar a Le Pen con tal de abandonar su orfandad, sino la capacidad de construir una organización sólida y efectiva, codo a codo con ferroviarios, funcionarios, maestros, migrantes o metalúrgicos, que pueda representar una verdadera alternativa anticapitalista a una sociedad enferma, indefectiblemente abocada al desastre ecológico, social y cultural.

PD. Sería recomendable que “Riverita”, como cariñosamente se refieren a él algunas vacas sagradas del Ibex 35, tomase nota del ejemplo francés en este par de años que, presuntamente, faltan para unas nuevas elecciones generales, antes de tan arrogantemente hacer simbólicos cachitos con su viejo carnet sindical, por mucho asquito que le dé eso de contaminar su elegante billetera con tan vulgares y descoloridos retazos del pasado, porque: “Cuando las barbas de tu vecino…”

* Cortège de Tête: Collectivo, a favor de las y los que se organizan. Luchas, manifestaciones, bloqueos, barricadas, ocupaciones, ZAD y revueltas – hacia la Comuna. [Sic.] Cabecera del perfil en Twitter de “Cortège de Tète”.

 

IL EST CINCQ HEURES

Les 403 (*) sont renversées
La grève sauvage est générale
Les Ford finissent de brûler
Les enragés ouvrent le bal
Il est cinq heures
Paris s’éveille
Paris s’éveille

Les blousons noirs (**) sont à l’affût
Lance-pierres contre lacrymogènes
Les flics tombent morts au coin des rues
Nos petites-filles deviennent des reines
Il est cinq heures
Paris s’éveille
Paris s’éveille

La tour Eiffel a chaud aux pieds
L’arc de triomphe est renversé
La place Vendôme n’est que fumée
Le Panthéon s’est dissipé
Il est cinq heures
Paris s’éveille
Paris s’éveille

Les maquisards sont dans les gares
À Notre-Dame on tranche le lard
Paris retrouve ses fêtards
Ses flambeurs et ses communards
Il est cinq heures
Paris s’éveille
Paris s’éveille

Toutes les centrales (***) sont investies
Les bureaucrates exterminés
Les flics sont sans merci
Pendus à la tripaille des curés
Il est cinq heures
Paris s’éveille
Paris s’éveille

Le vieux monde va disparaître
Après Paris, le monde entier
Les ouvriers, sans dieu, sans maître
Autogestionnent la cité
Il est cinq heures
Il est cinq heures
Le nouveau monde s’éveille
Il est cinq heures
Et nous n’aurons jamais sommeil

Música: Jacques Dutronc. Letra de la adaptación: Jacqueline Danno

(*) Referencia al Peugeot modelo 403. El equivalente al Seat 600 en España. El símbolo por excelencia del crecimiento de la clase media en Francia durante las décadas del 50 y del 60.
(**) Blouson noir: Pandillero, miembro de una banda de jóvenes delincuentes. Llamados así por las cazadoras de cuero negro que solían vestir.
(***) La Central: Nombre genérico para cualquier sede de partido político o de sindicato.

SON LAS CINCO

Los 403 están patas arriba
La huelga salvaje es general
Los Ford acaban de quemarse
Los radicales abren el baile
Son las cinco
Paris despierta
Paris despierta

Les pandilleros están al acecho
Tirachinas contra lacrimógenas
Los polis caen muertos en las esquinas
Nuestras nietas se convierten en reinas
Son las cinco
Paris despierta
Paris despierta

La Torre Eiffel tiene los pies calientes
El Arco del triunfo está en ruinas
La plaza Vendôme no es más que una humareda
El Panteón se ha esfumado
Son las cinco
Paris despierta
Paris despierta

La guerrilla está en las estaciones de tren
En Notre-Dame “se corta el bacalao”
Paris recupera a sus vividores
A sus derrochadores y a sus comuneros
Son las cinco
Paris despierta
Paris despierta

Todas las sedes están ocupadas
Los burócratas exterminados
Los “maderos” ahorcados sin piedad
Con las tripas de los curas
Son las cinco
Paris despierta
Paris despierta

El viejo mundo va a desaparecer
Después de Paris, el mundo entero
Los obreros, sin dios, sin amo
Autogestionan la ciudad
Son las cinco
Son las cinco
El nuevo mundo despierta
Son las cinco
Y nunca más nos dormiremos.

Traducción libre: Liova37

Camarades, touts a la manif!!!! París. Mayo 1968

Publicado en Musikaz blai | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Maiatza 2018 Mayo: Brigadistas chinos.

Buen día para los trabajadores y las trabajadoras.  No te olvides de cantar….

Del CALENDARIO 2018 de la ASOCIACION DE AMIGOS DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES (AABI) dedicado a la solidaridad internacional

Este año se cumplen los 80 años de la despedida de las Brigadas Internacionales. Una ocasión para recordar a  aquellos miles de voluntarios que  lucharon  defendiendo la libertad y la República. En el de este año  dedican el calendario a los colectivos nacionales más pequeños.  El 24 de septiembre de 1938 el Gobierno decidió la retirada del frente de los internacionales.

Al iniciarse la Guerra Civil, residentes chinos en Francia, entre los que había estudiantes y obreros, se unieron a los voluntarios franceses y lucharon en la XII y la XIV BI. Por otro lado, a finales de 1937 ya habían llegado a España unos 50 voluntarios chino-americanos, principalmente de Nueva York y de California, que combatieron en el Battalón Lincoln.

Un voluntario chino procedente de Holanda, el médico Dr. Bi Dao-Wen (Bik Tio Oen) vino a España en Septiembre de 1937 y se incorporó a las Brigadas dentro del Servicio Médico. Otros voluntarios chinos, especialmente médicos y estudiantes de medicina, sirvieron en las unidades sanitarias de las Brigadas. Entre ellos destaca Liu Wa Fon (Liu Hwa-Fong) , natural de Shan-Tung que estaba estudiando en Paris y sirvió en el Hospital de Benicasim.

El chino Xie Wei Jin estaba cursando estudios de arquitectura en Suiza cuando vino a España con el pseudónimo de Lin Chi-Shi. Sirvió, como comisario político, en una batería de artillería antitanque de la XI Brigada. Participó en las Batallas de Brunete y Quinto en la que resultó gravemente herido el 24 de Agosto de 1937, siendo transferido al Hospital de Murcia. A principios de 1939 estuvo internado en los campos franceses de Argelés y de Gurs hasta 1940 en que fue liberado.

La Guerra Civil española tuvo un gran eco en China, donde se estaba librando una cruenta lucha contra la invasión japonesa. Se organizaron multitud de actos de solidaridad con la República Española, pero sólo vino de China un voluntario: el cocinero de un barco chino, que al hacer escala en Asturias se presentó voluntario a las Brigadas Internacionales en las que luchó.

Se desconoce el número total de brigadistas chinos. La cifra oscila entre los 70 y los 100 voluntarios.

 

Publicado en Egutegia | Etiquetado , , | Deja un comentario

ITSASONTZI ERREPUBLIKAZALEA 2018 BARCO REPUBLICANO

Maiatzaren 20a Domeka 20  de Mayo,

XIII. ITSASONTZI ERREPUBLIKAZALEA 2018ean aurten. maiatzaren 20an  izango da, 11,30etan Bilboko Baroja plazan. Euskal Herriko Errepublikazale Taldeak  antolatzen du.

Travesía en barco por la ría. El Colectivo Republicano de Euskal Herria organiza el XIII Barco republicano por la Ría de Bilbao. Será el domingo  20 de mayo, a las 11,30 en la plaza Pio Baroja.

Bilboko errekatik  XII. ITSASONTZI ERREPUBLIKAZALEA jadanik hemen da. Dohainik da, baina izena eman behar da, aurten hasieratik  beteta egon arren.  Aurten  emakume antifaszistak  omendu nahi ditugu.

Ostean, Amaieran eta Amayan BAZKARIA egongo da.

En el Colectivo Republicano de Euskal Herria ya estamos ultimando los preparativos de este año 2017, la 13ª edición del barco republicano. Será el domingo 20 de mayo. Este año pretende ser un homenaje a las mujeres antifascistas.

Después habrá un banquete republicanoen el Restaurante Amaya.

Una breve historia gráfica anterior: Badator itsasontzia ?… baietz… Seguir leyendo

Publicado en Bertako berriak. Informaciones de aquí. | 1 Comentario

SAN PEDRO

Una oscuridad extraña inunda el aire esta noche,

escena inusual que la luna traiciona.

Figuras extrañas, sombras que antes tuvieron

vida, acostumbradas a moverse a media luz,

hablan cansados, caminan errabundos, disfrutan

con cosas triviales, que antes carecían de sentido.

Pálido recuerdo, esta turba escuálida

y  mugrosa, de un temible poder ya perdido.

 

Acostumbrada la vista, miran lejos, más lejos,

reconocen mejor las primeras apariencias.

Estos locos, esta sucia masa de desecho, son mentiras

qué estúpidos carceleros dominan sin sentido.

Son gigantes encadenados y echados al cielo

para colmatar un viejo infierno vacío.

 

Clive Branson

En Poesía angloamericana de la Guerra Civil española. Trad. de Ángel Crespo

Clive Manson, pintor y poeta inglés, llegó a España a finales de 1937; fue capturado a finales de marzo de 1938, durante la ofensiva franquista sobre Aragón. Estuvo ocho meses en el campo de concentración de San Pedro de Cardeña, donde escribió varios poemas, hasta que fue repatriado a finales de ese año. En San Pedro describe la atmósfera fantasmagórica del campo de prisioneros y la desesperanza que les embarga. La octava va despegando una serie de imágenes armoniosas en las que se establece un fuerte contraste entre luz y sombras, al que se une la expresión de decaimiento psíquico provocado por la derrota y la cárcel.

 

 

Publicado en Bertsotan/ en verso | Deja un comentario

LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD

 Con el objetivo de impulsar la reflexión Hausnartzen. ¿Qué República? Seguimos con la publicación de diversos textos . Estas invitado e invitada a participar, envíanos tu texto: crepublicano@gmail.com 

Os traemos este artículo de Amado Mújica Uriarte.

El ideal republicano es lograr una sociedad sin dominados ni dominadores: ese es el sentido profundo de su concepción de la libertad y por ello quiere posibilitar que esté al alcance de todos los ciudadanos por lo que quiere asegurar un mínimo material a todos las personas.

Seguir leyendo

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Etiquetado , , , , | Deja un comentario