Canción del jinete

En la luna negra
de los bandoleros,
cantan las espuelas.
Caballito negro,
¿Dónde llevas tu jinete muerto?
…Las duras espuelas
del bandido inmóvil
que perdió las riendas.
Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!
En la luna negra,
sangraba el costado
de Sierra Morena.
Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?
La noche espolea
sus negros ijares
clavándose estrellas.
Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!
En la luna negra,
¡un grito!, y el cuerno
largo de la hoguera.
Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

Se puede encontrar una descripción del tema seguida de una explicación de estructura, Análisis y conclusión en el siguiente enlace : http://www.vmorales.es/Comentarios/Gene27/Cancion%20del%20jinete%20Lorca.pdf

Publicado en Bertsotan/ en verso | Deja un comentario

Sit tibi terra levis Julio Anguita

Comunicado de UCR, tras el fallecimiento de Julio Anguita, fundador junto a José Mª Coronas, Miguel Jorda, Armando López Salinas… y otros más, de Unidad Cívica por la República (UCR), el 14 de abril de 2002.
La Junta Directiva Federal, las Organizaciones Federadas, los socios/as, amigos/as y compañeros/as de UCR, queremos hacer un reconocimiento público a Julio Anguita por su lucha por la III República.La III República, en la que seguiremos trabajando para hacerla realidad, será la mejor victoria póstuma del maestro Julio Anguita, uno de los padres de la patria republicana,  que está por venir.
Sit tibi terra levis

El Colectivo republicano de Euskal Herria junto con otros grupos formamos parte federada de Unidad Cívica por la República.

El sábado 16 de mayo, nos llegó la noticia de la muerte del compañero Julio Anguita González (1941-2020), la fatalidad nos lo ha arrebatado a los 78 años, dejándonos huérfanos, quién luchó por la dignidad humana, como comunista y republicano.

Julio Anguita, fue en 2002,  uno de los fundadores de UCR, referente del republicanismo al que nuestro camarada supo dar su sello personal para dotar de un armazón teórico y tratar de potenciar el movimiento republicano de aquellos años, superando la nostalgia de la II República y sentando las bases para conquistar la III República.

Julio Anguita luchó por la República porque quería un nuevo país, nos enseñó que solo un República federal, laica, feminista y solidaria podría ser la solución a los graves problemas de los españoles y españolas. La República por la que combatió Anguita sigue siendo un horizonte a alcanzar, la alternativa a esta Monarquía corrupta que heredamos del franquismo y que lleva naufragando una década, una España oficial muy alejada de las necesidades básicas de la España real.

La izquierda y la ciudadanía republicana no le olvidarán jamás. Anguita se ha convertido en un referente, un ejemplo de político honrado, austero, decente y ajeno a las miserias de la politiquería. Ahora nuestra obligación es perseverar en el compromiso y el contenido de su aportación comunista y republicana consiguiendo más temprano que tarde el país digno por el que luchó hasta última hora y en el que hubiera merecido vivir y morir.

La III República, en la que seguiremos trabajando para hacerla realidad, será la mejor victoria póstuma del maestro Julio Anguita, uno de los padres de la patria que está por venir.

Julio Anguita, fue un excelente gestor público. Tenía principios y nunca fue un doctrinario. Esto es importante entenderlo. Como alcalde de Córdoba, no tuvo problemas en gestionar la ciudad con la oposición, buscó el consenso, no desde abstracciones, sino desde el programa entendido como un contrato con la ciudadanía. Llegó a la política andaluza y nacional como renovador; en muchos sentidos, lo ha sido siempre. Además, muy respetado por sus contrarios políticos dada su gran capacidad intelectual y humana.

Como Secretario General del PCE y Coordinador General de Izquierda Unida, nunca aduló a la Transición y sus consecuencias políticas, siempre la consideró como un pacto desigual y que  tuvo sus costes sociales y de clase para la ciudadanía. Esta visión de Julio Anguita, propició que en la fiesta del PCE de 1996, dijera que: “Nosotros estuvimos en el pacto constitucional, ellos han traicionado éste, por lo cual nosotros nos sentimos liberados de ese pacto”. Manifestando en público que tanto el PCE como IU, estaban en condiciones de situar a la Monarquía en el centro del debate por el que luchar para superarla en clave republicana..

Tras su muerte, nos deja un comunista para el que su última preocupación y así la compartió con los líderes de Unidas Podemos en el gobierno de coalición es que no basta gobernar, no basta gestionar, hace falta implicación de los actores sociales, crear organización y convocar al pueblo cuando se entra en un periodo presidido por una pandemia global, por una crisis económica de grandes proporciones y por un desempleo brutal. Honor y gloria a nuestro, camarada, nuestro correligionario republicano, a nuestro maestro. Sit tibi terra levis

16 de mayo de 2020

 

 

Publicado en Berri federalak. Informaciones federales. | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El renacimiento del republicanismo popular

Con el objetivo de impulsar la reflexión hausnartzen. ¿Qué República?  Os presentamos este artículo de Jan Ammar Ali   publicado en sin permiso.

El mundo está presenciando un fascinante resurgimiento del republicanismo popular. La característica central de este fenómeno es la participación masiva de los ciudadanos en actos de defensa de los derechos garantizados en su constitución.

Desde la India hasta el Líbano y desde los Estados Unidos hasta Chile, los movimientos ciudadanos han invocado las constituciones de sus países para atacar los excesos de los gobiernos de derechas, convirtiendo un documento legal en un arma política de masas. Incluso en Pakistán, los recientes movimientos por los derechos étnicos y los sindicatos de estudiantes han invocado la constitución del país para exigir justicia y una mayor representación.

Así pues, resulta pertinente preguntar las razones del actual atractivo del constitucionalismo como una potencial fuerza unificadora contra los regímenes tiránicos. El hecho más intrigante es que la constitución está siendo invocada por manifestantes de izquierdas, que a menudo han retratado los detalles constitucionales y la ley como mistificaciones de las relaciones sociales reales. ¿Qué explica pues esta inversión?

La creación de las constituciones modernas se entrelaza con el surgimiento del capitalismo y las revoluciones republicanas de los siglos XVIII y XIX, lo que genera nuevos problemas en las dimensiones política, económica y social. La cuestión política que guio el pensamiento republicano fue la creación de una nueva base para la soberanía que pudiera reemplazar el absolutismo por la razón pública y la participación política. La cuestión económica consistía en adoptar medidas adecuadas en defensa de la propiedad privada para facilitar el crecimiento de la burguesía. Finalmente, la “cuestión social” giraba en torno a garantizar que el estado otorgara ciertos derechos a sus ciudadanos para evitar la erupción de la revolución, un hecho que atormentaba el pensamiento constitucional en los siglos XVIII y XIX.

Es fácil ver cómo estos diferentes imperativos colisionarían y se contradecirían entre sí, lo que nos llevó a un complejo conjunto de conflictos que amenazan constantemente a los regímenes constitucionales. Equilibrar el deseo de unidad nacional con la libertad individual, así como unir la búsqueda de ganancias personales con la prosperidad colectiva siguió siendo un desafío para los diferentes gobiernos. Después de múltiples revoluciones y dos guerras mundiales, se llegó a un compromiso en la forma del modelo de estado de bienestar en el que se permitía a las empresas perseguir sus ganancias mientras el estado se comprometía a redistribuir una parte de la riqueza. La forma política de este compromiso fue la democracia liberal que permitió la representación (desigual) de diferentes intereses, asegurando que el capitalismo finalmente estuviera en sintonía con las cuestiones sociales y políticas que contribuyó a generar.

Sin embargo, toda la arquitectura de la democracia del bienestar comenzó a desmantelarse en la década de 1980 cuando el estado del bienestar se enfrentó a una crisis de deuda masiva que amenazaba su sostenibilidad. La respuesta de los poderes mundiales y las instituciones financieras internacionales fue imponer los principios de la privatización y la desregulación para así reducir drásticamente el papel del estado en la dirección de la economía. Esto implicaba que, de nuevo, el capital ya no estaba limitado por consideraciones sociales o políticas, agrandando el cisma entre la riqueza privada y el interés general.

La agresiva mercantilización de recursos naturales como el agua y el movimiento transnacional de la industria en busca de mano de obra barata significaron que el capitalismo comenzó a exceder los límites territoriales e institucionales que se le impusieron durante la era de los estados de bienestar. La crisis financiera de 2008 aceleró este proceso cuando los banqueros multimillonarios fueron rescatados mientras millones de personas fueron abandonadas a una vida de extrema incertidumbre financiera.

Este debilitamiento de los compromisos económicos con los ciudadanos fue de la mano con un debilitamiento de los derechos constitucionales otorgados a la misma ciudadanía. El filósofo italiano Giorgio Agamben señaló, a principios de la década de 1990, que las democracias occidentales invocaban cada vez más un “estado de excepción” para suspender las protecciones legales dentro de sus países. Si bien dichas protecciones a menudo se limitaban a regular el movimiento de refugiados e inmigrantes, pronto se hizo evidente que el ámbito de estas medidas excepcionales sería ampliado contra un mayor número de comunidades vulnerables.

Desde la Patriot Act1 y la imposición de emergencias en Francia y Europa del Este hasta las leyes discriminatorias en la India, ha habido una tendencia creciente a acabar con el marco legal que protegía un statu quo ahora supuestamente desacreditado. El uso de tecnologías de vigilancia generalizadas contra los ciudadanos solo confirma que la emergencia económica ahora está íntimamente ligada a una emergencia legal. Y lo que es peor es que el centro político, desde Bush hasta Obama y desde Blair hasta Cameron, mantuvo un consenso implícito sobre este nuevo régimen de empobrecimiento y vigilancia global.

El perverso atractivo de las figuras autoritarias de extrema derecha consiste en que han levantado el velo de la cortesía liberal que cubría la infraestructura autoritaria que ha dado forma a nuestras vidas, haciendo que su patético comportamiento parezca más auténtico que los administradores políticos tradicionales del sistema. También han logrado posicionarse como anti-status quo criticando duramente los mecanismos de la democracia procesal mientras fortalecen el mito del mercado libre. Un ejemplo reciente de este proceso fue la campaña electoral del primer ministro británico Boris Johnson, un hombre nacido y criado con privilegios, que hizo campaña como representante de la “voluntad del pueblo” contra la burocracia reinante en Westminster.

En este contexto, cobra sentido el hecho que la izquierda en todo el mundo se aferre a las legalidades burguesas para hacer frente a la embestida del autoritarismo de derechas. Este aferramiento parece también una maniobra estratégica para expresar la brecha entre los ideales históricos de los estados-nación contemporáneos y las prácticas excluyentes de los gobiernos existentes.

Desde los chalecos amarillos en Francia hasta las protestas anti-CAA en la India, pasando por el proceso de impeachment contra Trump, la izquierda invoca las garantías constitucionales para mantener a raya el feroz ataque de la derecha. Tampoco resulta sorprendente que aquellos que hoy defienden la constitución en la India y Pakistán sean calificados como traidores, un argumento que transforma el documento legal más importante del estado en literatura subversiva.

Sin embargo, un peligro inherente a este enfoque es que proporciona a las fuerzas reaccionarias el monopolio sobre el lenguaje del cambio, mientras que la izquierda, una fuerza históricamente asociada con la transformación, parece estar defendiendo un sistema difunto. La situación se vuelve aún más insostenible cuando consideramos que vivimos en “la Era de la Ira” (tomando prestado este concepto de Pankaj Mishra) en la que muchas personas comunes desconfían de la política institucional.

La paradoja para los progresistas es que no pueden ignorar las luchas constitucionales en curso, ya que estas proporcionan el terreno en el que se puede expresar una oposición a la derecha. Sin embargo, esta fase necesaria será incompleta y propensa al fracaso a menos que desde la izquierda se formule una nueva articulación de las esferas política, económica y social.

Esto significa que debemos buscar nuevas ideas que puedan ir más allá de los debates de los procedimientos constitucionales y reconocer los crecientes movimientos de protesta como núcleos de un “poder constituyente” que puede reescribir las reglas del juego a favor de lo público. El movimiento antigubernamental en Chile nos ofrece una idea de lo que podría ser la próxima etapa para las luchas centradas en la constitución. Los manifestantes han exigido recientemente una nueva constitución que garantice los derechos sociales y revierta la creciente desigualdad en la sociedad. Este paso de defender las disposiciones existentes a exigir nuevas configuraciones de poder será de importancia decisiva si las luchas en curso han de derrotar al autoritarismo y construir una sociedad radicalmente diferente y mejor.

El concepto moderno de “revolución” apareció en el léxico político precisamente cuando las demandas de un público agitado excedían los marcos institucionales de la sociedad. Los debates corteses sobre reformas legales a fines del siglo XVIII en Estados Unidos, en la Francia de 1789 y en el Imperio Ruso de principios del siglo XX se transformaron en agitaciones revolucionarias contra el sistema precisamente porque las clases dominantes no pudieron responder a la creciente crisis social.

Si el statu quo contemporáneo continúa demostrando ser incapaz de reformarse, y si los crecientes movimientos de protesta desarrollan una visión unificada para el futuro, podríamos estar en la cúspide de una nueva era revolucionaria en la historia moderna.

Notas:

1 N. del T.: Promulgada por la administración Bush y aprobada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, esta ley limitaba las libertades y garantías constitucionales tanto de la ciudadanía estadounidense como de los extranjeros. La justificación para dicha ley se encuentra en la idea que, tras los atentados terroristas del 11-S, el pueblo estadounidense debía escoger entre su seguridad y sus libertades y derechos constitucionales.

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario

MEÑAKA ERREPUBLIKAN

MEÑAKA EN LA REPÚBLICA

No da Bizkaia de sí para traer siempre en este blog lugares donde el republicanismo era fuerte. No debió ser fácil ser republicano en algunas partes de la provincia. Apesar de ello en algún momento de la historia republicana de Mañaria hay como una docena de republicanos, que desaparecen mucho antes del 36.

 La intención de esta sección es recoger los datos de las personas  y con vuestras aportaciones de lectores  ir añadiendo/corrigiendo los datos (biográficos y fotográficos), bien como comentario o bien escribiendo al correo: crepublicano@gmail.com.

Nortzuk ziren Errepublika garaiko errepublikazaleak?, zein izan zen haien bilakaera? Zuen laguntzarekin hauen istorioak eta historia berreskuratu gura  geunke txoko honetan. crepublicano@gmail.com. 

El predominio abrumador de las derechas y la debilidad de la izquierda en el ámbito rural era destacable, el campo vasco no era republicano y se hallaba bien delimitado, una Bizkaia y Gipuzkoa jelkide frente a una Araba y Navarra tradicionalista.  Aunque no tanto como para no sacar ni un solo voto. Así , el  longevo periódico bilbaíno La Gaceta del Norte, un diario católico, conservador y monárquico,  publicaba, jactándose,en portada de comienzos de julio de 1931 con la lista de pueblos en los que en la recién estrenada República:  las izquierdas no habían tenido ni un solo voto, entre ellos Meñaka, junto con otros tres municipios vizcaínos más:  Aranzazu, Echano y Ubidea. ¿Hoy en día siguen las cosas igual?

Meñaka pertenece a la comarca de Uribe-Butroe y se sitúa a escasos 5 kilómetros de Mungia. En la ladera de Sollube. De la zona que denomina la Diputación Uribe Kosta hemos escrito sobre Lemoiz, Plentzia, Getxo y Erandio

El municipio está compuesto por los barrios Ametza, Emerando, Meñakabarrena y Mesterika, y registraba una población en 1930 de 706 habitantes. El principal barrio es San Lorenzo de Mesterica (Mesterika), un pequeño barrio de caseríos a media ladera agrupados en torno a la iglesia parroquial, el ayuntamiento y el frontón, muy cerca de la carretera de Mungia-Bermeo. Cerca de Mesterica se encuentra el barrio de Ametzas. Los otros barrios de caseríos del municipio, que toman su nombre de sendas ermitas, son Andra Mari de Meñacabarrena, en una zona llana al sur , y al norte del municipio y en las faldas del monte Sollube, Santa Elena de Emerando.

AYUNTAMIENTO AYUNTAMIENTO

En las Elecciones municipales del 12-IV-1931 son elegidos 7 concejales en este municipio, los 7 son del P.N.V, con Elías Aguirre Zubiaur que será el alcalde. En el liberal en 1932 alguien escribía que era un alcalde antirrepublicano, Elias Aguirre, se obstinaba en izar la bandera nacional en el Ayuntamiento.

Cuando el pleito de los ayuntamientos dimitidos en septiembre de 1934. Se designan gestoras. En Meñaka el 14 de septiembre de 1934 la preside Gabino Lotina Marcaida.

ELECCIONES

Aunque desconocemos los datos de las elecciones de 1931, si sabemos que la conjunción republicana-socialista no tuvo ningún sufragio. En 1933 las izquierdas llegaron a tener 13 votos, para finalmente no volver a obtener ninguno en 1936. En todas ellas la preponderancia del PNV fue clara.

REPUBLICANOS

Los republicanos en Meñaka fueron como un Guadiana fulguratante. Las  referencias que tenemos de republicanos son que al parecer en 1932 había una agrupación del Partido Republicano Autónomo.  En febrero de ese año la prensa señala que Nuevo centro republicano en Meñaca, hoy domingo se inaugura. 32-2-28

En El Liberal aparece una referencia donde asegura que el ayuntamiento separatista desgobierna el vecindario. No izan la bandera .  Por esas fechas se celebra el primer aniversario de la Republica en Bilbao en 1932. (El Liberal 15-4-32) Por la Agrupación Republicana de Meñaka asiste su presidente José Lancero y 10 afiliados más.

En ocubre de 1932 continúa la presión social : Con motivo de haber asistido al mitin de Derio los pocos, pero bravos democratas que componen el grupo republicano de Meñaca, han sido objeto de burlas por parte de los que se titulan a si mismo de guardadores de las doctrinas de cristo y odian al prójimo que no piense como ellos.En 1933 hubo una agrupación de Acción Republicana (el partido de Manuel Azaña), el presidente Astorquiza (posiblemente el vecino de Emerando Juan Antonio Astorquiza Abio). De esa manera en las elecciones de 1933 los republicanos obtendían 13 votos, cifra que no se volvería repetir.

OCASO DE LA REPÚBLICA

Hasta el bombardeo de Gernika a finales de abril no fue notoria la guerra en este municipio, luego pasó fulgruantemente. En la guerra de 1936-1939, entre Gernika y Bermeo los aviones rebeldes bombardearon con intensidad vías de comunicación y caseríos de la zona rural donde advertían movimiento. Hubo varias víctimas, que el parte vasco situaba en Gernika, aunque en realidad fue en localidades cercanas, como Meñaka, Rigoitia y Morga. En Meñaka murieron dos mujeres, y otra más en Rigoitia

En el frente de la 5ª Vasca se luchó entre 19 y el 22 de mayo, por la posesión de Jata y los montes Gondramendi y Mendigane, así como por las localidades de Fruiz, Larrauri y Meñaka.

El 14 de junio la Quinta Brigada de Navarra vence la resistencia que le ofrecían a la entrada de las villas de Larrauri, Marauri y Meñaca. Coincidiendo con la ruptura del cinturón de hierro y 4 días antes de la caída de Bilbao en manos de las tropas fascistas.

Meñakako errepublikazaleak /Republicanos de Meñaka.

Lancero, José.

Astorquiza Abio, Juan Antonio.

Estos dos han sido los únicos nombres que hemos encontrado unidos al republicanismo, y de los que no conocemos nada.

Josetxo Alvarez

Publicado en Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

OS SENHORES DA GUERRA

Desde que a mediados del mes de marzo la crisis del COVID-19 apareció de forma dramática para cambiar radicalmente la vida de media Europa, una terminología netamente militarista comenzó, al menos en España, a teñir de verde oliva las noticias: Guerra, bajas, lucha, victoria, armas, combate, derrota, héroes… han sido palabras que tanto desde los editoriales de prensa y los informativos de radio y TV, como en las declaraciones institucionales y las ruedas de prensa, han estado continuamente presentes como si el centro de nuestra preocupación fuese más un conflicto bélico que una gravísima pandemia. Algo que no deja de ser curioso ya que, paradójicamente, lo que desde hace más de dos meses está en juego no son las fronteras o la hegemonía política o militar de ningún país o territorio, sino la vida y la salud de los ciudadanos.

No sé muy bien si este lenguaje marcial, del que casi todo el mundo ha echado mano al margen de su posicionamiento político y de su mayor o menor simpatía por la milicia, ha surgido de forma espontánea o si, por el contrario, se ha debido a alguna torticera estrategia lingüística para enmascarar con una carga épica el terrible desastre en el que el Coronavirus nos ha sumido. De lo que sí estoy seguro es de que el empleo de tanto símil militar no ha sido una buena idea, porque este inmenso esfuerzo que todos estamos haciendo tiene mucho más que ver con una decidida apuesta por vida y la esperanza, que con ninguna tanática obsesión de destrucción y muerte.

Ha sido precisamente esta focalización de la actualidad, a la que irremediablemente nos ha empujado el fanatismo de la pandemia, la que ha desplazado a un segundo plano uno de los grandes y necesarios recordatorios que, en circunstancias normales, habría marcado la agenda política internacional de buena parte de este 2020: El 75 aniversario del final de la 2ª Guerra Mundial, que en Europa se produjo el 8 de mayo de 1945, cuando los ejércitos aliados y la resistencia popular conseguían derrotar al nazi-fascismo y poner fin a un terrible episodio en el que casi 70 millones de personas perdieron la vida.

La 2ª Guerra Mundial se convirtió en el hito bélico más mortífero de la historia. Aún hoy en día no existe una estimación realmente fidedigna de la mortandad que provocó, aunque en 1978 se calculó que el número de muertos totales no habría sido inferior a 65 millones y medio, de los que le corresponderían, solo a Europa, más de 20. Además de los caídos en los diferentes campos de batalla y de los millones de civiles, de uno y otro bando, masacrados en virtud de su consideración de inevitables “daños colaterales”, al menos 6 millones de hombres, mujeres y niños judíos, así como decenas de miles de gitanos, izquierdistas, pacifistas, homosexuales, discapacitados y marginados sociales murieron solo en los campos de exterminio nazis. Tampoco los propios alemanes se salvaron de la hecatombe: A mediados de 1945, una vez finalizada la guerra, en Alemania, con una población de unos 70 millones de personas y un considerable equilibrio de género, había 7 millones más de mujeres que de hombres.

Pero, además del obsceno número de bajas ocasionado por el conflicto, entre 1939 y 1945, al menos 60 millones de civiles europeos fueron desarraigados de sus hogares; 27 millones abandonaron sus países o fueron expulsados por la fuerza. Cuatro millones y medio fueron deportados por los nazis para realizar trabajos forzados y centenares de miles también lo fueron al ser enviados a Siberia por los soviéticos. Cuando la guerra terminó, más de 2 millones de polacos y checos fueron “transferidos” a la URSS, y más de 12 millones de alemanes huyeron o fueron expulsados de territorios de habla germana de la Europa del Este. Entre la primavera y el verano de 1945, una media de más de 40.000 refugiados alemanes confluía cada semana en la zona noroeste de Alemania, huyendo de otros territorios bajo control ruso.

En aquella espantosa guerra se vieron involucrados más de 22 países europeos. Lo que significó, además de pérdidas humanas, la consiguiente destrucción de pueblos, casas, industrias, infraestructuras e incluso ciudades enteras. Algunas como Varsovia, Coventry, Berlín, Roterdam o Hamburgo quedaron prácticamente convertidas en escombros. Otras como Dresde fueron arrasadas en poco más de 3 horas y media, cuando más de 800 bombarderos pesados arrojaron sobre su centro histórico 1.500 toneladas de explosivos de alta potencia y ochocientas cincuenta mil bombas incendiarias que produjeron temperaturas tan extremas que llegaron a derretir el vidrio de las ventanas, el acero de las vigas y el asfalto de las calzadas. Testigos que sobrevivieron recordaban como los remolinos resultantes del brutal consumo de oxígeno que causaba el fuego succionaban, como si se tratase del ojo de un huracán, todo lo que encontraba en su radio de acción, ya fuesen objetos, animales o personas. Se calcula que en unas pocas horas entre 25 y 40 mil personas murieron calcinadas, de shock térmico, de sobrepresión o incluso asfixiadas en los refugios con los gases de la combustión o la falta de oxígen.

Nunca un conflicto bélico llegó a ser tan dramáticamente destructivo como el que azotó el mundo entre 1939 y 1945. Una guerra que, como todas, solo tuvo una razón de ser: El enriquecimiento de algunos a costa del sufrimiento de otros. Y en la que, como es habitual, aquellos que la provocaron y que pretendieron lucrarse con ella fueron una ínfima parte comparados con los millones que la sufrieron.

Siempre que se producen este tipo de hecatombes, que marcan por décadas a millones de personas, los buenos propósitos no llegan hasta que el conflicto acaba. Con el final de la guerra en Europa los supervivientes pretendieron alejar de sus conciencias el horror que vivieron apoyándose tanto en un sinfín de “mea culpa”, como de innumerables llamadas a una paz que juraron que duraría eternamente; habían aprendido, aseguraron. Pero aquel cómodo arrepentimiento siempre estuvo acompañado de una absoluta falta de autocrítica, afianzada en el hipócrita argumento de que únicamente los derrotados habían sido los responsables de aquel desastre, a pesar de que a aquel infierno no se llegó solo por acción, sino también por omisión. Pero olvidadas las buenas intenciones, no pasaría ni un lustro antes de que la codicia, las ansias de hegemonía y los oscuros intereses mercantiles volviesen a trufar el planeta de conflictos armados, ahora aquí y luego allí, que volverían a provocar una imparable dinámica de muertos, heridos, lisiados, huérfanos y desplazados que se mantiene perversamente activa hasta nuestros días.

Dice el refrán que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Yo añadiría que dos son pocas y que lo habitual en nuestra especie es tropezar al menos 3 o 4 veces, cuando no bastantes más. Hoy son muchas las voces afirman que esta terrible experiencia que nos está haciendo vivir la pandemia del Covid-19 hará que nuestra escala de valores cambie de raíz; que descubramos lo auténticamente importante de la vida y que superemos nuestra innata tendencia a escoger lo innecesario y lo superfluo en lugar de lo realmente imprescindible, de lo auténtico. Pero yo me pregunto, ¿seremos también capaces de desterrar las guerras? ¿Conseguiremos algún día superar nuestras diferencias simplemente hablando los unos con los otros y rechazando de plano la fuerza como único argumento? ¿Servirá de algo que hayamos visto, cara a cara, tanto miedo, tanta desesperación, tanto sufrimiento, tanta pérdida, o cuando la mala racha pase volveremos como asnos a tropezar una y otra vez en la misma piedra, en la misma bomba, en la misma pandemia?

 

OS SENHORES DA GUERRA

Os senhores da guerra
São os reis da competência
Matam dez mil homens
Sem problemas de consciência

Os senhores da guerra
São os reis da competência
Matam dez mil homens
Sem problemas de consciência

Se não fosse a economia
De mercado concorrente
Decerto os senhores da guerra
Não matavam tanta gente

A guerra é um bom negócio
Que não se pode perder
As armas só dão lucro
Se houver a quem as vender
E todos nós, tarde ou cedo
Temos de morrer

Os senhores da guerra
Fazem contas cuidadosas
Deixam dois por cento
Para obras caridosas

Calcula-se o rendimento
Em função do investido
O lucro é de 3000 dólares
Por cada corpo abatido

Biafra ou Palestina
Bangla Desh ou Polinésia
O Chile ou a Argentina
A Coreia ou a Indonésia
Fornecem carne p’ra canhão
Em primeira mão

Os senhores da guerra
São pessoas respeitáveis
Vão passar as férias
Em montanhas saudáveis

Os senhores da guerra
São pessoas respeitáveis
Vão passar as férias
Em montanhas saudáveis

Mergulham as carnes tenras
Em piscinas de água quente
Enquanto os seus mercenários
Matam muita, muita gente

E cada nova guerra
Que conseguem fabricar
Será mais um mercado
P’ra morrer e p’ra pagar
Até que o dia chegará
Em que a bomba rebentará
Nas suas mãos
E a guerra terminará

Letra y música: Grupo Outubro. 1977

 

LOS SEÑORES DE LA GUERRA

Los señores de la guerra
Son los reyes de la competencia
Matan diez mil hombres
Sin problemas de conciencia.

Los señores de la guerra
Son los reyes de la competencia
Matan diez mil hombres
Sin problemas de conciencia.

Se no fuese por la economía
Del mercado de la competencia
Seguro que los señores de la guerra
No matarían tanta gente.

La guerra es un buen negocio
Que no se puede perder
Las armas solo obtienen ganancias
Si hay alguien que las venda
Y todos nosotros, tarde o temprano
Tenemos que morir.

Los señores de la guerra
Hacen cuentas con esmero
Dejando un dos por ciento
Para obras de caridad.

Se calcula el rendimiento
En función de lo invertido
El lucro es de 3000 dólares
Por cada cuerpo abatido.

Biafra o Palestina
Bangla Desh o Polinesia
En Chile o en Argentina
En Corea o Indonesia
Suministran carne de cañón
De primera mano.

Los señores de la guerra
Son personas respetables
Pasaran las vacaciones
En montañas saludables.

Los señores de la guerra
Son personas respetables
Pasaran las vacaciones
En montañas saludables.

Sumergen sus tiernas carnes
En piscinas de agua caliente
Mientras que sus mercenarios
Matan mucha, mucha gente.

En cada nueva guerra
Que consiguen fabricar
Habrá otro mercado
Para morir y para pagar
Hasta que llegue un día
En el que la bomba reventará
En sus manos
Y la guerra terminará

Traducción libre: Liova37

 

Mujeres alemanas caminan entre las ruinas de Berlín. Junio de 1945.

Publicado en Musikaz blai | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

LAS DAMAS DE LA PESTE

Autores: Javier Cosnava y Rubén Rincón. Publicado en 2014 por Dibbuks y el Ajuntament de Palma. 100 páginas, más una introducción del Alcalde y el Batle de Palma, y prólogo de 3 páginas escrito por Javier Cosnova. Premio Ciutat de Palma 2012.

Seguir leyendo

Publicado en Komikiak | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Maiatza 2020 Mayo PRIMERO DE MAYO – GIANDANTE X

La celebración del Primero de Mayo como fiesta de los trabajadores de todo el mundo fue
suprimida por Franco en la zona rebelde por decreto del 12 de abril de 1937. En la Zona republicana, volcada al esfuerzo de guerra, hubo celebraciones entre las que destacó el acto unitario que hicieron las centrales obreras de UGT y CNT en Valencia. En estos actos se resaltó la unidad contra el fascismo, como expresa el cartel de Giandante.
Con su estilo rotundo en blanco, negro y rojo, Giandante ilustró en este cartel, impreso por la Oficina de Propaganda de las Brigadas Internacionales, la unidad del soldado del Ejército Popular, con la estrella de cinco puntas en chaqueta y casco, y del brigadista con la estrella de tres puntas, que representaba la solidaridad internacional, en chaqueta y boina.
Las figuras, robustas, están de pie sobre el mapa de España, junto a un bloque de ladrillo y
cemento que representa la sólida unidad como condición para la victoria. Esta imagen fue usada por Giandante en otros carteles para difundir consignas como NO Pasarán, Cerrar el paso al fascismo o Fortificar es vencer. El elemento vertical y horizontal forman una sola escena de espacio y tiempo.

La Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales AABI ha dedicado  su calendario a los cartelistas  de la guerra civil,  el cartel supone un arma ideológica dirigida a una sociedad civil en la que el analfabetismo era cercano al 50 %. La pluralidad, junto al compromiso de los mejores dibujantes, sitúan al cartel de guerra de la zona leal al Gobierno como protagonista, tanto por su número como por su calidad artística. La negativa evolución de la guerra y la escasez de papel hacen que a finales de 1937 vayan decayendo. Es precisamente en el momento de mayor auge, finales del 36 y principios del 37, cuando las Brigadas Internacionales tienen mayor relevancia.

Publicado en Egutegia | Deja un comentario