Abuztua 2021 Agosto.

Hospital de Alcoi,   Escuela Politécnica

Del CALENDARIO 2021 de la ASOCIACION DE AMIGOS DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES (AABI) dedicado a la solidaridad internacional

Este Hospital fue conocido como “Hospital Sueco-Noruego”. La organización Spanienhjälpen (Ayuda a España) aportó el personal sanitario y lo financió a partir de donaciones ciudadanas promovidas por los sindicatos socialdemócratas de ambos países.

Se instaló en la recién construida Escuela de Maestría Industrial. El equipo, dirigido por el noruego Gunnar Johnsson, constaba de 4 doctores, 2 enfermeros, 6 enfermeras, un chófer y un administrativo noruegos, y por parte sueca otros 5 médicos, 6 enfermeras, 2 chóferes, intendente y cocinero. 15 vecinas de Alcoi recibieron un curso rápido y se unieron como Damas enfermeras.

En la foto aparecen los cirujanos Johan  Wingerstrand (sueco, de frente) y Einar Pettersen (noruego, de espaldas) con enfermeras españolas y la sueca Astra Kinlander (izq.) Inaugurado el 25 de abril de 1937, fue cedido el 20 de Septiembre a las autoridades españolas, haciéndose cargo de su dirección Manuel Bastos Ansart, prestigioso médico militar autor del “método español” para tratar fracturas con herida. En ese tiempo habían realizado 1.224 operaciones con solo 7 fallecidos.

Ángel Beneito Lloris publicó el libro  El Hospital Sueco-Noruego de Alcoi durante la Guerra Civil Española

Publicado en Egutegia | Etiquetado , , | Deja un comentario

Banderita tu eres roja…….

“Nada puede durar tanto, no existe ningún recuerdo por intenso que sea que no se apague”.

Juan Rulfo

Se cumplen cien años del desastre de Annualen  tierras africanas, cien años de olvido y abandono de los muertos. Una catástrofede destrucción que condicionó el futuro. Los jóvenes eran quintadosa los 20 años para hacer el servicio militar obligatorio, duraba tres años en activo y quince en la reserva. En aquellos días la mayoría de edad era a los 23 años para los hombre y 25 años para las mujeres.

En 1904 la Entente Cordiale entre Francia e Inglaterra decide repartirse el norte de África, Inglaterra con Egipto y Francia con Argelia.La franja de la costa entre las ciudades de Ceuta y Melilla se otorga a España el Protectorado por razones históricas. Un territorio con una orografía montañosadifícil, un clima árido y extremo, una agricultura pobre, una población compuesta por sesenta y seis cabilas de gente áspera y rudos combatientes.

España a principio del siglo XX era una país pobre que no necesitaba embarcarse en una nueva aventura colonial,para someter por la fuerza militar un extenso y difícil territorio.Aun estaba en el recuerdo la perdida de Cuba y Filipinas en 1898, y las campañas africanas.

En el año 1907 se descubren minerales en las montañas del Rif, el sultán otorga la concesión a dos compañías españolas.Las cabilasse levantan en armascontra el sultán por la concesióna los extranjeros, paralizan las minas y la línea férrea.Las compañías presionan al gobierno conservador de Antonio Maura. Esteenvía soldados de quintas y de reservasin experiencia militar.En Barcelona estalla la revuelta de La Semana Trágica en protesta por el reclutamiento de los reservistas. El territoriodespués de diferentes enfrentamientos y el desastre del barranco del Lobo, queda en una calma tensa con diferentes focos de guerrillas.

“Siempre he dicho y siempre diré que los dioses existen, pero creo que nos se ocupan de lo que hace el genero humano”.

            Quinto Ennio

Mientras tanto surge un caudillo inteligente y culto Abd el-Krim El Jattabi “el orador”. Miembro de la elite indígena bereber, traductor, periodista y juez musulmán, un “moro amigo”. Conocedor de la estructura y los defectos de los extranjeros. Fue organizando las diferentes tribus, consiguió que enemigos ancestrales se unierancon disciplina a luchar por un causa común, expulsar al extranjero del territorio. Llegó a fundar la Republica del Rifentre 1921-26.

A principios de 1921 el general Fernández Silvestre quiso llegar hasta la bahía de Alhucemas. Fue estableciendo pequeñas posicionessolitarias, mal abastecidas por débiles líneas de comunicación. Los rifeños contaban con la ventaja del terreno y su adaptación al medio. La táctica fue aislarlas y atacarlas, hasta que fueron cayendo. El 22 de julio de 1921 la posición de Annual contaba con unos 12.000 hombres.Ante una harca de unos 2.000 rifeños, el mandomilitar asustado ordena la evacuación, inician laretirada de la posición, huyendoen desbandada, mal organizadosson masacrados casi todos. Después irán cayendo una tras otra las 130 posiciones,sembrando el terreno de cadáveres hasta las puertas de Melilla. Todo el territorio conquistado en doce años,con sobornos y luchas, se pierde en veintiún días.

“Equipamiento deficiente y obsoleto, bajísimo nivel de instrucción, pésimas condiciones sanitarias…, a todo lo cual venía a sumarse la ausencia total de espíritu combativo y de moral… Agotados por el largo viaje y sin haber recibido el menor entrenamiento, la decisión de emplearlos en el combate en aquellas condiciones era llevarlos al matadero”. María Rosa de Madariaga, historiadora

Las noticias del desastre de Annual causaron pánico y conmoción en la península. El gobierno consternado encargó una investigación de lo ocurrido. El general Juan Picasso redacta un extenso Expediente, que se debate duramente en varias sesiones en el Congreso y empieza a salpicar al monarca. El general Primo de Rivera da un golpe de estado en septiembre de 1923, con el respaldo del rey Alfonso XIII, disuelve las cámaras, suspende la libertad de prensa, instaura una dictadura militar y archiva el Expediente.

La función protectora del territorio estuvo mal planificada y financiada, dirigida por las autoridades de un régimen en crisis.Sin interés por conocer la religión, las leyes, las costumbres y las lenguas de la población indígena. Otorgandoa los militares la ocupación del territorio por la fuerza, sin buscar otraestrategia de pacificación, sin modernizar ni mejorar la viday la economía de la población del Protectorado.

Los dieciocho años de guerra africana crearon una sensación de desastre y descontento en la sociedad española. En la población marroquí fue una lucha fratricida entre diferentes tribus enfrentadas en beneficio del extranjero. La experiencia dejó heridas profundas en una generación de jóvenes campesinos y proletarios, los mas pobres que acudieron a lucharen una tierra hostil que pretendíamos civilizar.

Se reorganizó el ejercito con nuevas unidades, las Fuerzas Regulares se crean en 1911 y La Legión en 1920. Los militares que participaron tuvieron una escuela de aprendizaje de violencia y de barbarie.Las tropas indígenas entrenadas en una lucha cruel al mando de los militares africanistas, se levantaran en armas el 17 de julio de 1936 contra la República.

         “Si la gloria viene después de la muerte, no tengo prisa”.    Marco Valerio Marcial

Salud y República a todos

Joaquín Soler, arquitecto

Vocal de la Junta Federal de Unidad Cívica por la República UCR.

Publicado en Bertako berriak. Informaciones de aquí. | Deja un comentario

Pido la paz y la palabra

Escribo
en defensa del reino
del hombre y su justicia. Pido
la paz
y la palabra. He dicho
«silencio»,
«sombra»,
«vacío»
etcétera.
Digo
«del hombre y su justicia»,
«océano pacífico»,
lo que me dejan.
Pido
la paz y la palabra.

BLAS DE OTERO

Publicado en Bertsotan/ en verso | Deja un comentario

La Segunda República, una herencia incómoda para la izquierda

Con el objetivo de impulsar la reflexión hausnartzen. ¿Qué República?  Os presentamos este artículo de Isabelo Herreros publicado en Infolibre. https://www.infolibre.es/noticias/opinion/plaza_publica/2021/04/14/la_segunda_republica_una_herencia_incomoda_para_izquierda_119163_2003.html

Aunque las imágenes que han quedado del 14 de abril de 1931 son en blanco y negro, bien del gobierno provisional, izados de bandera, o bien de las manifestaciones populares de júbilo, lo cierto es que todos los testimonios nos hablan de un día radiante y luminoso, de primavera, y de un gran estallido popular con banderas rojas, amarillas y moradas. Entre los titulares de noticias de aquellos días destacan las declaraciones a la prensa del entonces presidente del gobierno, almirante Juan Bautista Aznar, el día 13, una vez conocidos los resultados de las elecciones municipales del domingo día 12, al ser preguntado por los periodistas si había crisis de gobierno:

–¡Qué más crisis quieren ustedes que la de un país que se acuesta monárquico y amanece republicano!

La frase ha quedado para la historia, como apretado resumen de lo que pasó en aquellas horas de vértigo, pero lo cierto es que el país hacía tiempo que había dado la espalda a la monarquía, tras un cúmulo de errores de Alfonso XIII, que habían tenido que ver con la aventura de Marruecos, con la derrota de Annual, más el conocimiento que se tenía de la corrupción de los militares africanistas, de los negocios del rey como comisionista, de sus intereses en la Compañía Española de Minas del Rif, sus caras aventuras extraconyugales, y una imagen de frivolidad que poco se compadecía con las calamidades por las que pasaban una buena parte de los trabajadores y campesinos.

El último gran error de la monarquía había sido el fusilamiento, en diciembre de 1930, de los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández, sublevados en la guarnición de Jaca con un llamamiento claramente republicano, y, por primera vez, con una bandera tricolor.

Unos años antes, para tapar el escándalo de la derrota y la muerte de diez mil soldados en los aciagos días de la batalla de Annual, y la implicación del rey en la aventura militar, se había dado un golpe de Estado, en septiembre de 1923, con la instauración de una dictadura militar, encabezada por el general Primo de Rivera, que llevó aparejada la suspensión de toda actividad parlamentaria, en unas Cortes que apenas habían iniciado la legislatura, tras las elecciones celebradas en el mes de abril de aquel año, por cierto, las más amañadas y tramposas de la Restauración. Aquellas Cortes iban a conocer el Expediente Picasso, con toda la información recogida sobre el desastre de Annual, y, en aquel nuevo Parlamento, a pesar de todos los pucherazos, había presencia republicana y socialista.

Tras siete años de dictadura, el rey y su cada vez más reducido grupo de fieles vivían en una realidad que no se compadecía con lo que acontecía en la calle, y es por lo que vivieron con sorpresa unos resultados electorales muy desfavorables para los candidatos monárquicos, tras haberse planteado, por ambos sectores en liza, como un plebiscito. La Conjunción republicano-socialista había barrido, en votos y concejales, a unas candidaturas de los viejos partidos Liberal y Conservador, descabezados, desaparecidos e inactivos desde hacía años. Tras el desconcierto inicial del gobierno y la crisis planteada, no quedó otra alternativa que declinar el poder en manos del comité revolucionario, a cuyo frente estaban personalidades más o menos conocidas, de viejos y nuevos partidos, de la derecha y la izquierda, como Niceto Alcalá Zamora, Miguel Maura, Marcelino Domingo, Diego Martínez Barrio, Álvaro de Albornoz, Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos o Manuel Azaña. Eran los representantes de las fuerzas políticas del conocido como Pacto de San Sebastián, al que se habían sumado grupos políticos de Cataluña y Galicia, perseguidos, y algunos encarcelados, por su implicación en la abortada rebelión de meses atrás.

El célebre periodista Luis de Tapia, en sus populares Coplas del día, en el periódico La Libertad, narraba la salida de España de Alfonso XIII:

¡Se fue! Por la carretera
marcha un rey a la frontera!…
¡Un día de primavera
brinda al aire aromas mil!…
¡Se fue, entre finos olores
de los almendros en flores!…
¡Qué gran castigo, lectores!…
¡Dejar a España en abril!
¡Se fue!… ¡No es duro el castigo;
Del pueblo se hizo enemigo
y le abandonó la grey!…
¡No habrá Historia que le absuelva!
¡Que se vaya!… ¡Que no vuelva!…
¡Viva España sin rey!

Aquella revolución, toda una lección cívica que asombró al mundo, ha quedado en la memoria colectiva asociada no solo a un cambio en la jefatura del Estado, sino a los cambios profundos acometidos durante el primer bienio republicano, con Manuel Azaña como ministro de la Guerra y presidente del Gobierno. Es difícil encontrar tal tarea de gobierno en tan poco tiempo, con una situación social y económica difícil y con las oligarquías monárquicas y, en particular, la Iglesia católica, lanzadas a una oposición violenta y que, esto lo han podido constatar mas tarde los historiadores, conspiraron desde el primer día, no para derrumbar un gobierno sino para acabar con la República. La situación en Europa no era la mejor, con los fascismos en auge y ayudando desde el principio a sus partidarios en España.

Volvemos a esa ilusión colectiva del 14 de abril, que está también asociada a la construcción de más de siete mil nuevas escuelas, en un país con la mitad de su población analfabeta, a los decretos y legislación social promovidos por Largo Caballero, a las Misiones pedagógicas, la reforma militar, el Estatuto de Cataluña, la reforma agraria, el voto de las mujeres y la secularización del país, con una Constitución laica. Fueron los años de los mejores frutos de la conocida como edad de plata de la Literatura española, y que tenía su correspondencia en las Artes, la Universidad y en todo el ámbito científico, además de la extraordinaria labor realizada por la Institución Libre de Enseñanza, la Junta de Ampliación de Estudios o la Residencia de Estudiantes. Nada era casual, se ensanchaba de una vez por todas el riachuelo liberal que atravesaba nuestra historia desde hacía siglos, desde las propias Comunidades de Castilla, y que se había ido consolidando, en particular a partir de mediados del siglo XIX, a través de la labor del republicanismo y sus centros, círculos, el movimiento obrero a través de sus casas del pueblo, y un relevante número de otras sociedades emancipadoras y culturales a lo largo y ancho del país.

Para la historia han quedado algunos debates de aquel Congreso de los Diputados, que se convirtió en el centro de la política nacional, en particular durante la etapa de elaboración de la Constitución, como el del voto femenino, o el del artículo 26 de la Constitución, que suponía la separación Iglesia-Estado, que venía a plasmar lo anunciado en el artículo 3º: El Estado español no tiene religión oficial. La parte más polémica, la de la supresión de órdenes religiosas, impulsó a intervenir al ministro de la Guerra, Manuel Azaña, con su célebre discurso, aquel de “España ha dejado de ser católica”, y que, tras un recorrido histórico, muy respetuoso para el catolicismo, vino a proponer que solo aquellas ordenes religiosas que dependieran de un estado extranjero, como era el caso de los jesuitas, serían ilegalizadas y nacionalizados sus bienes. En uno de sus apartados, el artículo 26 prohibía a las órdenes ejercer la industria, el comercio y la enseñanza. La propia Constitución dejó muy clara la prohibición de cualquier financiación: “El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas”. En aquellas mismas Cortes se dio paso a leyes que desarrollaron los principios laicos, como la de Congregaciones o secularización de los cementerios.

Antes del debate constitucional, en los primeros días de andadura del régimen del 14 de abril, ya se habían tomado medidas que hoy serían consideradas “radicales”, incluso por los partidos de la izquierda, pero entonces las acordó un gobierno presidido por un católico de derechas, Niceto Alcalá Zamora, y que contaba con otro católico conservador en uno de los puestos más relevantes, Miguel Maura en el Ministerio de la Gobernación. En los primeros días se disolvieron las Órdenes Militares, y se suprimió la obligación de asistencia a oficios religiosos en prisiones, cuarteles y otros establecimientos del Estado; de igual modo se prohibió la participación oficial, vale decir cargos públicos, en actos religiosos, y se puso fin a las exenciones tributarias a la Iglesia. También se acordó, mediante decreto de 6 de mayo, el carácter voluntario de la enseñanza religiosa. De igual modo, en coherencia con los postulados laicos de la mayoría gubernamental, se suprimió la presencia de la Iglesia en los Consejos de Instrucción Pública, por lo que no pudo imponer sus postulados en los planes de estudios.

En aquellos meses también se prohibió la asistencia de los militares a actos religiosos, a no ser que lo hicieran a título personal; también se suprimieron las festividades de Patronos y Patronas de las distintas Armas y Cuerpos del Ejército, y en su lugar se estableció el día 7 de octubre como día del Ejército. Como medida anticipatoria de problemas con la Iglesia, para que no tuviera la tentación de poner a su nombre templo o monumento alguno, el gobierno provisional, mediante decreto firmado por Alcalá Zamora, y publicado en la Gaceta de 4 de junio de 1931, declaraba 731 inmuebles monumentos histórico-artísticos y pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional, donde se incluían catedrales, sinagogas, mezquitas, monasterios y castillos y palacios. Este decreto no fue derogado por el régimen franquista y hasta el día de hoy mantiene plena vigencia, a pesar de las inmatriculaciones.

Otros artículos de la Constitución de 1931 también resultarían hoy revolucionarios, como el relativo a la subordinación de la riqueza del país a los intereses de la economía nacional, la posibilidad de nacionalización o socialización. También estaba prevista, como no podía ser de otra manera, la posibilidad de enjuiciar al presidente de la República por delitos cometidos en el ejercicio de su cargo y funciones, pero ese es otro debate.

Todo lo anterior y más es lo que ha quedado en la memoria colectiva asociado al régimen del 14 de abril, aquella revolución pacífica, evocada durante la guerra por Antonio Machado, a través de su heterónimo Juan de Mairena:

¡Aquellas horas, Dios mío, tejidas todas ellas del más puro lino de la esperanza, cuando unos pocos viejos republicanos izamos la bandera tricolor en el Ayuntamiento de Segovia!…

Recordemos, acerquemos otra vez aquellas horas a nuestro corazón. Con las primeras hojas de los chopos y las últimas flores de los almendros, la primavera traía a nuestra República de la mano.

_________________

Isabelo Herreros es periodista y escritor, autor de distintos ensayos sobre la Segunda República, biografías de varios de sus principales dirigentes y presidente de la Asociación Manuel Azaña

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Deja un comentario

ARRIETAKO ERREPUBLIKAZALEAK

REPUBLICANOS Y REPUBLICANAS DE ARRIETA

Como la mayor parte de la zona rural vizcaína los votos de republicanos y de izquierda son muy escasos. Al inicio este, como en el resto de Uribe, se agrupan en el Partido Republicano Radical de Lerroux, aunque también parece que funcionó la Acción Republicana de Azaña que posteriormente alumbraría Izquierda Republicana.

Se ubica Arrieta en las faldas del monte Sollube (uno de los 5 montes bocineros de Bizkaia, junto con Gorbea, Kolitza, Oiz y Ganekogorta) formando parte de la comarca de Uribe. Arrieta limita al norte con Meñaka, Bermeo y Busturia, al este con Rigoitia, al oeste con Frúniz y al sur con Morga. Sus barrios son Libao, Agirre, Olatxua-Olabarri y Jainko-Oleaga.

A una altura de 244m, tiene 14,5 km de extensión. Su acceso principal se realiza por la carretera que une Mungia-Gernika. En 1930 tenía 1.068 habitantes, hoy son 510 habitantes.

La intención de esta sección es publicar los escasos datos de las personas y con vuestras aportaciones de lectores ir añadiendo/corrigiendo los datos (biográficos y fotográficos), bien como comentario o bien escribiendo al correo: crepublicano@gmail.com.

Nortzuk ziren Errepublika garaiko errepublikazaleak?, zein izan zen haien bilakaera? Zuenlaguntzarekinhauenistorioak eta historia berreskuratu gura geunke txoko honetan. crepublicano@gmail.com

De la zona que se denomina Uribe hemos escrito sobre:

BAKIOKO  ERREPUBLIKAZALEAK BARRIKAKO ERREPUBLIKAZALEAK ERANDIOKO ERREPUBLIKAZALEAK FRUIZKO ERREPUBLIKAZALEAK GETXOKO ERREPUBLIKAZALEAK LEMOIZKO ERREPUBLIKAZALEAK MEÑAKA ERREPUBLIKAN  MUNGIKO ERREPUBLIKAZALEAK  PLENTZIAKO ERREPUBLIKAZALEAK URDULIZEKO ERREPUBLIKAZALEAK, BERANGOKO ERREPUBLIKAZALEAK., GAMIZ-FIKAKO ERREPUBLIKAZALEAK, GORLIZKO ERREPUBLIKAZALEAK, SOPELAKO ERREPUBLIKAZALEAK

EL AYUNTAMIENTO REPUBLICANO

Este es uno de los pocos pueblos de la comarca de Uribe donde hubo lucha electoral en 1931. Pudiera ser que hubiera habido dos candiaturas, en los papeles aparecen como monárquicas, pero tenemos constancia de republicanos y peneuvistas en ellas. En las elecciones del tribunal constitucional en 1933, 2 concejales votaron candidatos del PNV y otros 6 a los de la izquierda. En el pletio de Ayuntamientos fueron juzgados Alejo Garay y otros dos más (pudieran ser Otazua y Ojinaga).  Muy posiblemente las votaciones municipales de 1931 fueran de la siguiente manera:

En cualquier manera recordamos que el  voto a la izquierda en Arrrieta, como vamos a ver a continuación,  fue muy escaso.  Como había habido lucha electoral, no se repitieron las elecciones municipales 1933.

LAS VOTACIONES DE LOS AÑOS TREINTA

En las citas electorales republicanas que se sucedieron a lo largo de la etapa republicana, el PNV, que es claramente mayoritario entre los votantes de aquella época. Ni las izquierdas ni las formaciones republicanas superaron el umbral de lo anecdótico.

De las elecciones generales del 28 de junio de 1931, carecemos de datos. En las votaciones generales del 19 de noviembre de 1933, que dieron un claro triunfo a la derecha en España, va a ganar el PNV en Arrieta. En las del 16 de febrero de 1936 tuvo lugar el triunfo del Frente Popular en toda España, que englobaba a republicanos de izquierdas, socialistas, comunistas. En Arrieta vuelve a ganar el PNV, pero esta vez los tradicionalistas están más cerca.

LOS PARTIDOS REPUBLICANOS.

 A pesar de las dificultades existió un pequeño reducto republicano,  y como en otros lugares de esta comarca (Urduliz, Barrika, Gamiz, Fruiz…) los republicanos se organizan en el Partido Radical de Lerroux, aunque  vamos a encontrar también Acción Republicana.

 Los republicanos de derechas: Los radicales. El Partido Republicano Radical fue fundado por Lerroux en 1908 en Santander, al escindirse de la Unión Republicana de Salmerón. En 1909 participa el Partido Radical en la Conjunción Republicano-Socialista y en 1930 fue uno de los firmantes del Pacto de San Sebastián. Al final de la Dictadura de Primo de Rivera, el Partido Republicano Radical resucitó más escorado hacia posturas conservadoras. Se hizo célebre en 1931 Clara Campoamor, miembra de este partido. El Partido Radical se distinguió por liderar la oposición desde el centro-derecha a las políticas de los gobiernos de Azaña. En las elecciones de noviembre de 1933 los radicales y otros grupos de centro formaron gobierno.  A finales de 1935, acosado por el escándalo del Straperlo Lerroux tuvo que dimitir y sufrió una derrota estrepitosa en las elecciones de 1936, (sólo 4 escaños) que propició su desaparición. Fue ilegalizado como el resto de los partidos tras el golpe de Franco. La suerte de los radicales fue diversa, unos fueron fusilados, otros al exilio, la mayoría salvaron sus vidas pero tuvieron una depuración humillante mediante cárcel, deportación o multas cuantiosas.

Así en Arrieta en septiembre de 1931 Con gran entusiasmo se han reunido los radicales de Arrieta constituyendo el siguiente comité: Presidente Ambrosio Elguezabal, vicepresidente Francisco Paniagua, secretario Ramón Villa, tesorero Gregorio Acillona, contador Vicente Acillona y vocales Vítor Olazar y Vicente Landa.

 En 1933, durante  el verano de 1933 hay una agrupación  de Acción Republicana.

 VERANO Y OCTUBRE DE 1934

El triunfo de la derecha en España en las votaciones del 19 de noviembre de 1933, supuso una involución en los avances republicanos, uno de ellos fue un proceso de recentralización y un aumento de la tensión política. En Euskadi en el verano y otoño de 1934 la conflictividad social y política alcanzó su máxima gravedad. Durante junio se había producido una tensa relación entre el gobierno de España y la Generalitat. En agosto y septiembre va a ser el País Vasco el foco de tensión, que acabaría con la represión del movimiento municipalista.

En el verano de 1934, los ayuntamientos vascos se movilizaron en defensa del Concierto Económico, el llamado “El pleito municipalista” por la aplicación del “Estatuto del vino”, que suponía perdida de autonomía en lo relativo a los impuestos de los municipios. El alcalde del vecino pueblo de Sopelana escribía que venía a representar el 60% de los ingresos, así que la supresión del gravamen traería consigo el desorden y la ruina. El gobierno de Samper (Partido Radical) pretendía modificar el régimen fiscal específico que tenía el comercio del vino en el País Vasco, esa desgravación fiscal de su consumo perjudicaba a las haciendas locales vascas ya que afectaba a uno de los pilares de su recaudación. El conflicto culminó con la Asamblea de Zumarraga el 2 de septiembre cuando se reunieron las comisiones intermunicipales constituidas por la defensa del Concierto en la localidad guipuzcoana. El 7 de septiembre dimitieron los concejales nacionalistas, republicanos de izquierdas y socialistas, los cuales además fueron suspendidos judicialmente.  De Arrieta tenemos noticia que fueron juzgados Alejo Garay y otros dos más.

Se designan gestoras por parte de los gobernadores civiles, en general compuestas radicales, derechistas pero también algún republicano más pragmático.  Al carecer de libros suponemos que la corporación se mantendría en su mayoría por su cercanía al Partido Radical.

 Al mes siguiente, en octubre, tuvieron lugar los sucesos revolucionarios en toda España convocados por partidos y sindicatos obreros, que en Vizcaya tuvieron gran incidencia en Bilbao y la Margen Izquierda. El triángulo comprendido entre Portugalete, San Salvador del Valle y Somorrostro estuvo en poder de los revolucionarios durante una semana. Se declaró la huelga el 5 de octubre y al igual que en otros lugares el paro general transcurrió con tranquilidad, salvo algún sabotaje. De Arrieta no tenemos noticias de que tuviese algún reflejo

EL OCASO DE LA II REPUBLICA 

 Durante los 11 meses del frente de guerra en Bizkaia, la mayor parte del tiempo  estuvo alejada de la comarca. ”. A pesar de esa cierta lejanía del frente, las consecuencias de la guerra serían notorias (refugiados, milicianos, racionamiento…).

 Con la ofensiva de abril de Mola y derrumbado el frente de Gipuzkoa, los defensores de Bizkaia van retrocediendo líneas. El 29 de abril, día de la caída de Gernika, las fuerzas republicanas de Euzkadi han comenzado a crear una línea entre el macizo de Sollube y Zornotza para paralizar el avance. En Arrieta se sitúa la 2ª Brigada Expedicionaria de Santander. En los días siguientes se rechazan los ataques franquistas sobre Errigoiti y Muxika, al tiempo que la batalla principal se desplaza a Bermeo-Sollube, en Libao (Arrieta) ambos bandos mantienen escaramuzas entre patrullas

 El 9 de mayo comienza una concentración de fuerzas vascas entre Libao (18ª Brigada Vasca) y Errigoiti para contraatacar en fuerza sobre la ría de Gernika y embolsar a los franquistas entre Bermeo y Busturia; pero el ataque se frustra al iniciarse la ofensiva desde Gernika a Muxika por la I Brigada de Navarra.

 El 14 de mayo los franquistas lanzaron una nueva ofensiva. Las fuerzas de Flechas Negras concentraron su ataque en la zona más cercana a la costa, sobre Jata, siendo contenidas , la V de Navarra de Sánchez González logró un éxito notable, acabando con la resistencia en las vertientes occidentales del Sollube y en Líbano de Arrieta.

ARRIETAKO ERREPUBLIKAZALEEN BEHIN BEHINEKO ZERRENDA

 Acillona Gangoiti, Gregorio. Concejal. Vivía en el barrio de Gaztelu.Tesorero del comité del Partido Republicano Radical de Arrieta. Nacido en marzo de 1879. Llegó en 1899. En 1900, trabajaba en una granja en Paradise, Humboldt Co, NV. Basques in USA: Amerikanuak.

Acillona Gezuraga, Vicente Nacido hacia 1907 en Maruri hijo de Gregorio y Carmen Vivía en el barrio de Gaztelu contador del comité del Partido Republicano Radical de Arrieta.

Bereciartua Lavín, Manuel. Vecino de Bilbao, de 39 años, casado y de profesión chofer. En mayo enrolado en el Pi y Margall, de la quinta comprendida 1928-1939 con consideración de técnico. Miliciano de la quinta de 1928. Miliciano segunda sección primera compañía. Chapa nº 100.492 Chofer  de la Sección de trasportes en Agosto de 1937.Afiliado de Izquierda Republicana. ¿Nació en Arrieta? Milicianos del Batallón 9 de Ingenieros Pi y Margall

Elguezabal, Ambrosio. Presidente del comité de Partido Republicano Radical de Arrieta. Nacido en Arrieta, Bizkaia, hacia 1880. Llegó a Nueva York a bordo del “Philadelphia” procedente de Cherburgo hasta el 23 de febrero de 1907. Se dirigió a Nampa. Basques in USA: Amerikanuak

Landa Vicente. Vocal del comité de Partido Republicano Radical de Arrieta

Olazar Ercoreca, Víctor. Concejal. Nacido en Arrieta, hacia el año 1880, labrador, vivía en monasterio vocal del comité del Partido Republicano Radical de Arrieta.

Orbe, Martín? Vicente? Miguel?. Representante del Comité de Arrieta   de propagada pro Estatuto de 1932 en representación de los republicanos. (EL 17-6-32)

Orbe Elorriaga, Martín? 43 años en 1930 Orbe Lecumberri, Vicente? 32 años en 1930 o Orbe Lecumberri, Miguel?.34 años en 1930

Paniagua, Francisco. (¿Pisuaga Isasi, Francisco labrador del barrio Madariaga con 48 años en 1930???)  Vicepresidente del comité del Partido Republicano Radical de Arrieta.

Villa, Ramón. Secretario del comité del Partido Republicano Radical de Arrieta.

FUENTES
Datos de la Fundación Azaña
Periódico El Liberal
Archivo foral 
Senderos de la memoria
La batalla del monte Jata (PDF 180KB)

Jose Álvarez

Publicado en Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 | Etiquetado , , , | Deja un comentario

GLAD TO BE GAY

“Glad to be gay”. Tom Robinson Band. 1976

El pasado sábado 3 de julio, coincidiendo con las manifestaciones que se celebraban en muchas ciudades españolas para conmemorar el Día del Orgullo Gay, una manada de energúmenos asesinaba a patadas y puñetazos en A Coruña a un joven de 24 años, sin que por el momento se haya dado a conocer oficialmente cual fue la chispa que inició aquella salvajada, a pesar de que numerosos testigos afirmen que durante la brutal paliza los agresores imprecaron a la víctima en varias ocasiones con gritos de, ¡MARICÓN!

Días después de este brutal asesinato sigue especulándose con que Samuel Luiz Muñiz pudo haber sido agredido a causa de un absurdo malentendido con un teléfono móvil, pero es plausible que ese no fuese ni el único ni el principal motivo. Desgraciadamente, es más que probable que, al ser decretado el secreto de sumario por la jueza que instruye el caso, se tarde bastante en dar a conocer la verdadera causa de la agresión, y si esta se debió o no a un delito de odio. Sin embargo, si nos remitimos a otros casos de índole parecida, quizás nunca lleguemos a conocer el móvil real de este brutal asesinato, a pesar de que la familia del fallecido asegure que ha estado inducido por la exacerbada homofobia de la que hicieron gala sus asesinos. Lo que desgraciadamente es más que imaginable es que si el muerto hubiese sido algún ultraderechista, un respetable empresario o un miembro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ya conoceríamos con pelos y señales no solo el móvil del crimen y a sus responsables, sino además los más mínimos detalles de la tragedia e, incluso, la talla de calzoncillos que usaban sus asesinos.

Sea cual sea el motivo por el que esa jauría descontrolada asesinó a Samuel, de lo que no cabe duda es de que en los últimos 5 años ha habido en España un aumento exponencial de las agresiones homófobas. Y, si bien es cierto que durante los meses de la pandemia se ha notado en algunas comunidades una ralentización de este tipo de delitos, en otras, por el contrario, se han prodigado de forma notable, aunque hayan pasado de cometerse mayoritariamente en un ámbito público y más visible, a otro familiar y, por lo tanto, más difuminado y opaco. A pesar de las discrepancias existentes entre los datos oficiales y los que aportan los diferentes observatorios contra la LGTBfobia, desde 2016 a 2019 los delitos de odio por orientación sexual o por identidad de género pasaron en nuestro país de 169 a 278 y durante el 2020 se registraron 180 incidencias, a pesar del confinamiento. Estos datos pueden suponer en términos objetivos -el confinamiento marca una importante diferencia- un repunte porcentual de las agresiones de entre un 15 y un 25%, dependiendo de zonas geográficas. A esto hay que sumar que en los primeros 5 meses de este mismo año hay ya computadas más de 80 agresiones de esta índole, y el que en ninguna región han descendido los casos, a pesar de que las denuncias presentadas solo corresponden a una mínima parte de las agresiones existentes: Concretamente entre un 2 y un 5% del total, según los expertos.

No hay que ser ningún erudito en la materia para colegir, con nulo margen de error, que el aumento de las agresiones homófobas ha discurrido paralelo a la aparición y al asentamiento institucional de la ultraderecha. No es una mera coincidencia que la curva de delitos y agresiones homófobas no haya parado de ascender desde que VOX apareció en la vida política española. Ellos y sus compinches de Hazte Oír, Abogados Cristianos, o la cínicamente autodenominada, “Plataforma por las Libertades”, han conseguido introducir en el debate público del país un inaceptable discurso de odio que crispa los ánimos, fomenta la violencia y polariza la sociedad. Una peligrosa dinámica que enardece a los sectores más reaccionarios, al tiempo que les jalea para que generen un agresivo activismo retroalimentado por la impunidad que le facilita la tibia pasividad de determinadas autoridades, entre las que podemos encontrar tanto alcaldes, como obispos, jueces o mandos policiales. Algo que no sería posible sin la necesaria colaboración de aquellos que, a pesar de sus relevantes cargos y de la responsabilidad de implican sus decisiones, optan, sin atisbo alguno de vergüenza, por prevaricar con absoluto descaro para favorecer peligrosas actitudes políticas, morales y religiosas más propias del siglo XVI que del que nos ha tocado vivir.

Como afirma Toño Abad, director del Observatorio Valenciano contra la LGTBFobia: “La homofobia y la discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género es una agravante que contempla el Código Penal…  Hay un orden legal y jurídico y hay que respetarlo. Lo que pasa es que sale muy barato pegar una paliza a un maricón…”. Y es quizás ahí donde reside la raíz el problema, porque, a pesar de la existencia de leyes que garantizan los derechos de las personas LGTBI, a día de hoy aún no está en vigor ningún reglamento que marque un determinado régimen sancionador frente a esos delitos, ni tampoco los tan necesarios mecanismos de reparación moral o económica que puedan requerir las víctimas. Igual que en aquellos tiempos en los que la “kale borroka” estaba en auge en Euskadi, el condenar a los revoltosos al pago del mobiliario urbano destrozado se convirtió en una eficaz medida para frenar la violencia gratuita contra lo público, seguro que multas de cuantía ejemplar para resarcir a las víctimas de la violencia homófoba podrían ser, junto con las pertinentes condenas penales, magníficas herramientas para que los criminales homófobos se lo pensasen dos veces antes de agredir a alguien por su condición sexual. Pero ya sabemos que siempre ha sido más fácil llevar frente a un tribunal a un puñado de jóvenes radicales desnortados que a fieles cachorros del fascismo y a fanáticos meapilas.

Hace tan solo 3 años, naciones como España, Portugal, Italia, Grecia o Chipre eran importantes referentes en Europa por su actitud progresista frente a los derechos del colectivo LGTBI. Fue en España y Portugal, donde el matrimonio homosexual es legal desde hace años, y en Chipre, Italia o Grecia -países en los que se permitió el reconocimiento de las parejas civiles entre personas del mismo sexo- donde se vivieron los mayores y más positivos cambios. El revés de la moneda lo protagonizaron naciones como Rusia, Hungría, Bulgaria, Lituania, Polonia, Bielorrusia o Ucrania en las que, de la mano de gobiernos conservadores y ultranacionalistas, la homofobia institucionalizada y el recorte de los derechos de la comunidad LGTBI no solo han arraigado con más fuerza, sino que además han fomentado la exportación de sus ideas retrógradas a zonas históricamente mucho más tolerantes como ha sido el caso de nuestro propio país. No es gratuito que partidos como el FIDESZ – Unión Cívica Húngara, de Viktor Orban o Ley y Justicia del polaco Jarosław Kaczyński, ambos de decidida factura homofóbica y nacional-populista, se hayan convertido en unos referentes morales e ideológicos de primer orden para el partido de Abascal y Monasterio.

Afortunadamente, aquella peste que asoló Europa a lo largo de casi dos décadas del pasado siglo fue erradicada del ámbito político en 1945, cuando la derrota de los nazi-fascistas puso punto y final a la Segunda Guerra Mundial. Pero, a mediados de los años 70, cuando ya casi nadie recordaba aquel nefasto y sangriento periodo del pasado, algunos grupúsculos comenzaron a asomar de nuevo la patita al rebufo de la crisis económica, el desprestigio del sindicalismo de clase, la deslocalización industrial, las políticas económicas de corte neo-con y las falsas polémicas en torno a la inmigración. Pero no ha sido hasta la llegada del nuevo siglo, cuando el panorama europeo ha cambiado de forma notoria a causa del resurgir de antiguas fobias totalitarias, favorecidas por motivos tan variopintos como el impostado choque de civilizaciones -alentado en parte por el auge del fundamentalismo islámico-, o al amparo de la presunta moderación del discurso de los partidos neofascistas, en los que su aparente mutación nacional-populista ha facilitado la presencia entre sus filas de una nueva militancia, compuesta tanto por elementos de clara ideología fascista, como por  individuos apolíticos, empapados de racismo, xenofobia e incultura, y de lumpen proletarios blancos, alienados ideológicamente y desahuciados en lo económico.

Nuevos partidos que, a pesar de no haber perdido ni un ápice de la radicalidad y la beligerancia de la que presumían cuando vestían camisas pardas, negras o azules, no dudan en disfrazar viejos y peligrosísimos conceptos como la limpieza racial, la eugenesia o la madre patria bajo otras denominaciones más acordes con los nuevos tiempos como son: Soberanía, tradición o comunidad. Organizaciones que no dudan ni un instante en rebajar aparentemente la agresividad de sus postulados, siempre y cuando eso les sirva para reducir la distancia que los separa de las instituciones democráticas, y así conseguir que los partidos tradicionales permitan que el nuevo y edulcorado mensaje fascista se filtre en la raíz del discurso político hasta desnaturalizarlo.

Llegados a este punto es obligado preguntarse, ¿cómo podemos conseguir que las opciones totalitarias y antidemocráticas vuelvan a la remota marginalidad de la que nunca debimos permitir que saliesen? Evidentemente, el camino pasa, en primer lugar, por forzar a los partidos democráticos a que desistan de hacer el juego a cualquier atisbo de fascismo, aunque esto pueda repercutir negativamente en cortoplacistas pretensiones de suculentos beneficios electorales, y en no dudar ni un instante en ilegalizar -si así fuese necesario- a cualquier formación política que desafíe las más básicas normas de la democracia y del respeto a los derechos humanos. Pero también pasa por urgir a los diferentes gobiernos a que adopten leyes tajantes, contundentes y de obligado cumplimiento para todos los estados socios de la Unión Europea, destinadas a combatir de forma inequívoca el racismo, la homofobia, la desigualdad, el machismo y la xenofobia. Leyes que sean fácilmente asumibles, pero a la vez ambiciosas, rigurosas y, sobre todo, capaces de implementar mejoras palpables en las condiciones económicas, laborales y sociales de los habitantes de todos los países miembros.

Es imposible imaginar una Europa democrática y próspera, la misma con la que soñaron Georges Orwell, Primo Levi, Albert Camus, o Stefan Zweig sin antes construir un sólido y profiláctico cordón sanitario antifascista que penalice de manera efectiva el incumplimiento de las leyes pactadas en pro de la igualdad y la justicia. A ningún país le puede temblar la mano a la hora de defender que todas las personas que residan en el continente, provengan de donde provengan, sean amparadas por los mismos derechos y les obliguen los mismos deberes, evitando así que nadie pueda sufrir jamás exclusión alguna a causa de su origen, situación social, condición sexual, género, raza o cultura. Solo de esta manera, con osadía y determinación, evitaremos que cualquier noche de sábado vuelva a repetirse en otra ciudad europea la sórdida, trágica y vergonzante noticia de que un chaval de 24 años ha sido asesinado a palos por una banda de delincuentes fascistas mientras le gritaban maricón. Porque, como se leía en algunas pancartas exhibidas en las muchas manifestaciones convocadas a lo largo de estos pasados días para protestar contra ese asesinato homófobo: “LO QUE TE LLAMAN MIENTRAS TE MATAN, IMPORTA”

GLAD TO BE GAY

The British Police are the best in the world
I don’t believe one of these stories I’ve heard
‘Bout them raiding our pubs for no reason at all
Lining the customers up by the wall
Picking out people and knocking them down
Resisting arrest as they’re kicked on the ground
Searching their houses and calling them queer
I don’t believe that sort of thing happens here

Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way, hey
Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way

Pictures of naked young women are fun.
In Titbits and Playboy (*), page three of The Sun (**)
There’s no nudes in Gay News, our one magazine
But they still found excuses to call it obscene
Read how disgusting we are in the press
The Telegraph, People and Sunday Express (***)
Molesters of children, corruptors of youth
It’s there in the paper, it must be the truth

Try and sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way, hey
Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way

Don’t try to kid us that if you’re discreet
You’re perfectly safe as you walk down the street
You don’t have to mince or make bitchy remarks
To get beaten unconscious and left in the dark
I had a friend who was gentle and short
He was lonely one evening, he went for a walk
Queerbashers (****) caught him and kicked in his teeth
He was only hospitalized for a week
And he still bears the scars

Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way, hey
Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way

So, sit back and watch as they close all our clubs
Arrest us for meeting and raid all our pubs
Make sure your boyfriend’s at least twenty-one
So only your friends and your brothers get done
Lie to your workmates, lie to your folks
Put down the queens and tell anti-queer jokes
Gay lib’s ridiculous, join their laughter.
“The buggers are legal now, what more are they after”
Tell them

Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way, hey
Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way

Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy that way, hey
Sing if you’re glad to be gay
Sing if you’re happy this way

Música y letra: Tom Robinson Band. 1976

ME ALEGRO DE SER GAY

La policía británica es la mejor del mundo.
No me creo ninguna de esas historias que he escuchado
Sobre que hacen redadas en nuestros pubs sin que haya motivo
Que ponen a los clientes contra la pared
Señalan a la gente y la tumban a golpes
Por resistirse a ser arrestada y molida a palos
Que registran sus casas y los llaman maricas
No creo que estas cosas puedan pasar aquí.

Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así
Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así.

Las fotos de chicas desnudas son divertidas
Las de Titbits, las de Playboy y las de la página tres de The Sun
No hay desnudos en Gay News, nuestra única revista
Pero ellos siempre encuentran una excusa para decir que es obscena
Entérate por la prensa de lo repugnantes que somos
Lo dicen en el Telegraph, en People y en el Sunday Express
Acosamos a los niños y pervertimos a los jóvenes
Lo dicen en los periódicos, así que debe ser verdad.

Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así
Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así.

No intentes convencernos de que si eres discreto
Estarás a salvo cuando vayas por la calle
No hace falta que provoques ni que te hagas el gracioso
Para que te golpeen hasta dejarte inconsciente en un rincón oscuro
Tenía un amigo que era amable y poca cosa
Se sintió solo una tarde y salió a caminar
Unos homófobos lo pillaron y le partieron la cara
Solo se tiró una semana hospitalizado
Y aún se le notan las cicatrices.

Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así
Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así.

Así que siéntate y mira cómo cierran todos nuestros clubes
Nos arrestan por reunirnos y asaltan todos nuestros pubs
Asegúrate de que tu novio tenga al menos veintiún años
Así sólo detendrán a tus amigos y a tus hermanos
Miente a tus compañeros de trabajo, miente a tus colegas
Ridiculiza a los afeminados y cuenta chistes de maricones
El movimiento gay es ridículo, ríete de ellos
Diles: “Los cabrones ya son legales, qué más quieren”.

Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así
Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así.

Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así

Canta si te alegras de ser gay
Canta si eres feliz así.

Traducción libre: Liova37

(*) Titbits y Playboy eran 2 revistas con desnudos femeninos muy famosas en la Gran Bretaña de la década de los 70.

(**) Las chicas de la página tres era un formato que surgió en el tabloide británico The Sun y que consistía en una fotografía, que se publicaba en la tercera página del diario, de una modelo femenina en topless o semidesnuda.

(***) Gay News era la publicación quincenal editada por el Frente de Liberación Gay británico durante la década de los 70, mientras que The Sun, Sunday Telegraph, People y Sunday Express eran algunos de los diarios o semanarios más sensacionalistas y amarillos de la época.

(****) Queerbashers: literal, “golpeadores de maricas”. Bandas fascistas, casi siempre ligadas al National Front, que hacían razzias en parques públicos, pubs y zonas de encuentro gay para dar palizas a homosexuales.

Manifestación en repulsa del asesinato de Samuel Luiz Muñiz. Madrid 05/07/2021
Publicado en Musikaz blai | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

15

Autores: David Muñoz (guión) y Andrés G. Leiva (dibujo). Publicado por Astiberri en marzo de 2021. Blanco y Negro. 106 páginas + 16 páginas de extras, reseña biográfica de los autores y contraportada de Alfonso Zapico.

A David Muñoz, Madrid 1968, ya le conocemos por otro trabajo anterior, Sordo; es profesor de guión y da clases en la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de Madrid; ha trabajado en películas como El espinazo del diablo, La posesión de Emma Evans. Es un experimentado guionista y eso se nota en este magnífico trabajo que hoy presentamos.

De Andrés G. Leiva, Córdoba 1969, licenciado en Bellas Artes, tiene en su haber trabajos como Historia de Iván, El misterio de Electra / horrible hórreo, Serie B, Uno de esos días.

Cuando cogemos este cómic, lo primero que nos llama la atención es su soberbia portada, homenaje a los carteles de la Guerra Civil yque como explica el propio Andrés G. Leiva:“Efectivamente la portada recrea los carteles de la guerra civil, de Josep Renau y otros creadores de la época”.

El guión está basado en la existencia de los “Pacos”, francotiradores franquistas que hostigaban a la resistencia republicana de Madrid. La historia se centra en la acción de Alejandro, un adolescente de 15 años (de ahí el título), que para vengar la muerte de su hermano falangista, se atrinchera en su piso y mata a dos soldados republicanos; un hecho real.

La acción transcurre íntegramente en una plaza de Chamberí, en el verano de 1938, en un Madrid que lleva dos años resistiendo el cerco de las tropas franquistas y donde sus habitantes viven con hambre, miseria y un miedo atroz a los constantes bombardeos del ejército franquista.

Para neutralizar al francotirador adolescente acude el capitán Matías y sus hombres. Matías es un hombre pausado, reflexivo, un idealista que cuando descubre que Alejandro es solo un chaval decide darle una oportunidad y que se pueda salvar, pero el chico se niega a rendirse.

Formando parte del pelotón de Matías va Severo, un suboficial que es todo lo contrario, es muy vehemente y violento y sólo ve en el francotirador adolescente un fascista enemigo al que es necesario liquidar cuanto antes y que en uno de los diálogos del cómic dice: “Un fascista es un fascista. Da igual la edad que tenga. Y este, además de fascista , es un asesino”. Es este enfrentamiento entre Matías y Severo el principal hilo conductor de la historia.

También nos habla de la enorme dificultad de mantener los principios y la compostura en una guerra,y como la misma saca lo peor de cada uno.

Además, aparte de estos dos personajes y del resto que van apareciendo a lo largo de la historia, una de lasfiguras más sorprendentes que aparece en este relato es un perro callejero, famélico y abandonado, que muy bien puede representar al pueblo madrileño, su situación y su destino.

El dibujo de Leiva es muy potente, con un manejo magistral del ritmo y con un dinamismo narrativo sorprendente, que se deja ver sobre todo en las escenas de acción. Tiene muy poco texto y es muy visual. Además, en esta obra su dibujo tiene dos registros, el que nos narra el presente y su desarrollo, y el pasado, cuando nos cuenta la historia de Billy el Niño, por lo que el cómic alcanza un nivel gráfico y visual muy alto.

En las escenas finales, el cómic transmuta desde el final de la guerra civil a la actualidad, en 5 magníficas páginas que son como fotografías de la misma plaza y en las que vemos la evolución de Madrid, desde la postguerra hasta la actualidad, y donde el único personaje común es el perro, que callejea feliz.

Yo veo este cómic como una metáfora sobre la Guerra Civil (y las guerras en general) y de cómo la violencia, el odio, la crueldad, la venganza y el fanatismo se van apoderando de todos los personajes, transformándolos.

Un cómic de reciente publicación que, una vez más, prueba como las historias relacionadas con nuestro reciente pasado tienen mucho interés y un fuerte tirón en ventas. Es en definitiva una potente historia que no va a dejar frío  a ningún lector o lectora. Muy recomendable y que espero que os guste.

Un saludo. Casimiro Castaño.

Publicado en Komikiak | Deja un comentario

Uztailaren 2021 Julio.

Hospital de Huete (Cuenca), Monasterio de Nuestra Señora de la Merced

Del CALENDARIO 2021 de la ASOCIACION DE AMIGOS DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES (AABI) dedicado a la solidaridad internacional

Este hospital formaba parte del conjunto hospitalario británico de 2ª línea, junto al Hospital de Uclés y el Centro de  Convalecientes de Valdeganga, a los que se unía un Hogar infantil en este último pueblo. Financiados con la ayuda del Spanish Medical Aid Committee (británico), eran atendidos por 10 médicos  10 enfermeras británicas, así como con personal español y estadounidense, 3 enfermeras neozelandesas (René Shadbolt, foto) y una australiana (Dorothy Low,)

En el centro René Shadbolt
En el centro René Shadbolt

La zona estaba situada entre el frente de Madrid y Teruel. El edificio utilizado en Huete fue el Convento de Nuestra Señora de la Merced, abandonado, y comenzó a funcionar en marzo de 1937. Se trata de un hospital para heridos leves y moderados con capacidad máxima de 250 camas. Durante 1937 atendió a 625 heridos, con una media de 108 pacientes diarios. Dirigido por el doctor Alexander Tudor Hart, comandante médico de la 15 ª División, su verdadera gestora fue Mildred Rackley, americana. La información sobre este centro corresponde al libro de Manuel Olarte Madero El Hospital Inglés de Huete, publicado en 2012 por el Ayuntamiento de Huete. 

Publicado en Egutegia | Etiquetado , , | Deja un comentario

CENICIENTO MUSSOLINI

Ven a Guadalajara, dictador de cadenas,
carcelaria mandíbula de canto:
verás la retiradas miedosa de tu hienas,
verás el apogeo del espanto.

Rumoras provincia de colmenas,
la patria del panal estremecido,
la dulce Alcarria, amarga como el llanto,
amarga te ha sabido.

Ven y verás, mortífero bandido,
ruedas de tus cañones,
banderas de tu ejército, carne de tus soldados,
huesos de tus legiones,
trajes y corazones destrozados.

Una extensión de muertos humeantes:
muertos que humean ante la colina,
muertos bajo la nieve,
muertos sobre los páramos gigantes,
muertos junto a la encina,
muertos dentro del agua que les llueve.

Sangre que no se mueve
de convertida en hielo.
Vuela sin pluma un ala numerosa,
rojo y audaz, que abarca todo el cielo
y abre a cada italiano la explosión de una fosa.

Un titánico vuelo
de aeroplanos de España
te vence, te tritura,
ansiosa telaraña,
con su majestuosa dentadura.

Ven y verás sobre la gleba oscura
alzarse como un fósforo glorioso,
sobreponerse al hambre, levantarse del barro,
desprenderse del barro con emoción y brío
vívidas esculturas sin reposo,
españoles del bronce más bizarro,
con el cabello blanco de rocío.

Los verás rebelarse contra el frío,
de no beber la boca dilatada,
mas vencida la sed con la sonrisa:
de no dormir extensa la mirada,
y destrozada a tiros la camisa.

Manda plomo y acero
en grandes emisiones combativas,
con esa voluntad de carnicero
digna de que la entierren las más sucias salivas.

Agota las riquezas italianas,
la cantidad preciosa de sus seres,
deja exhaustas sus minas, sin nadie sus ventanas,
desiertos sus arados y mudos sus talleres.

Enviuda y desangra sus mujeres:
nada podrás contra este pueblo mío,
tan sólido y tan alto de cabeza,
que hasta sobre la muerte mueve su poderío,
que hasta del junco saca fortaleza.

Pueblo de Italia, un hombre te destroza:
repudia su dictamen con un gesto infinito.
Sangre unánime viertes que ni roza,
ni da en su corazón de teatro y granito.
Tus muertos callan clamorosamente
y te indican un grito
liberador, valiente.

Dictador de patíbulos, morirás bajo el diente
de tu pueblo y de miles.
Ya tus mismos cañones van contra tus soldados,
y alargan hacia ti su hierro los fusiles
que contra España tienes vomitados.

Tus muertos a escupirnos se levanten:
a escupirnos el alma se levanten los nuestros
de no lograr que nuestros vivos canten
la destrucción de tantos eslabones siniestros.autógrafo

Miguel Hernández, 1937

Publicado en Bertsotan/ en verso | 1 Comentario

¿Un republicanismo trans-ibérico?

Con el objetivo de impulsar la reflexión hausnartzen. ¿Qué República?  Os presentamos este artículo de Garardo Pisarello publicado en CTX. https://ctxt.es/es/20210401/Firmas/35650/republica-iberismo-trans-iberico-valle-inclan-pessoa-monarquia-pisarello.htm

Con 600 millones de hispanoparlantes y 260 millones de habla portuguesa, las posibilidades del trans-iberismo son inmensas. Podría ser un antídoto a la internacional neofascista y contribuir a un nuevo orden menos imperial y más republicano

A pocos días del 90 aniversario del 14 de abril de 1931, emociona leer el reciente ensayo de Ian Gibson, Hacia la República Federal Ibérica. Reflexión y sueño de un hispanista irredento. En él, el hispanista irlandés, biógrafo, entre otros, de Federico García Lorca y de Antonio Machado, recupera la necesidad de conectar el iberismo a un nuevo republicanismo capaz de estrechar vínculos entre los pueblos y gentes de toda la Península, pero también más allá de sus fronteras. 

En medio de la espesa niebla pandémica, el Iberismo puede parecer una empresa lejana a las preocupaciones actuales de la gente. No obstante, como el propio Gibson muestra, son cada vez más las personas que tanto en Portugal como en España consideran que un mayor conocimiento y una cooperación más estrecha entre los pueblos peninsulares comportaría ventajas innegables. De entrada, contribuiría a una mayor toma de conciencia de una riqueza lingüística, cultural, plurinacional, tan formidable como poco aprovechada. Asimismo, reforzaría el peso de los países del Sur en Europa y ofrecería –como se ha visto la propia negociación de fondos de recuperación– un saludable contrapeso a las grandes potencias centrales y nórdicas.

Junto a ello, existe sin embargo otra importante razón para rescatar la necesidad de un nuevo republicanismo ibérico, o mejor, trans-ibérico, para utilizar el término acuñado por el escritor José Saramago con el objetivo de incluir en él tanto a América Latina como a África. Y es que ese proyecto republicano aparece hoy como un eficaz antídoto al proyecto reaccionario, también transoceánico, con el que la extrema derecha pretende ganar influencia política y económica en lo que, de manera algo críptica, llaman la “iberoesfera”.     

Este último objetivo, defendido abiertamente por Santiago Abascal y sus adláteres, utiliza la vieja retórica imperial, autoritaria y nacional católica del franquismo. Pero se plantea recrearla, con la ayuda de fenómenos como el trumpismo, de la mano de personajes como Steve Bannon y de aliados como Bolsonaro, en Brasil, o como el fugado exministro golpista de Bolivia Arturo Murillo. Con el objeto de gobernar la “iberoesfera”, precisamente, la ultraderecha española ha impulsado iniciativas como la Fundación Disenso, cuyo objetivo sería combatir, a uno y otro lado del Atlántico, lo que con desdén denominan el “consenso progre”, un epíteto que en realidad incluye las grandes conquistas civilizatorias de nuestro tiempo, desde los derechos humanos y la defensa de la justicia social y ambiental, hasta el feminismo o el respeto por los derechos de las personas migrantes o LGTBI.

1- Las diferentes declinaciones políticas del iberismo

En un contexto de este tipo, un rescate del republicanismo iberista como el que plantea Gibson adquiere una importancia de primer orden. Ya desde la revolución francesa, el republicanismo de ámbito ibérico fue una pieza central de las iniciativas más modernas y vanguardistas que se fraguaron a ambos lados del río Tajo.

Fue en 1792, de hecho, cuando el abate sevillano José Marchena lanzó una primera propuesta de República federal ibérica que todavía hoy sorprende por su audacia. Y lo mismo puede decirse de las propuestas iberistas lanzadas durante la llamada Revolución liberal de Oporto de 1820 por progresistas portugueses que estaban en contacto con los seguidores de Rafael del Riego que luchaban contra el absolutismo de Fernando VII.

Algunas de estas iniciativas apuntaban a un Iberismo fusionista, moderado, partidario simplemente de reunir a Portugal y España bajo un único proyecto, pero siempre monárquico. Este fue el sentido, por ejemplo, de la iniciativa pionera apoyada por el diplomático catalán Simbald de Mas, quien en La Iberia, de 1851, defendió las ventajas económicas, políticas y sociales de la unión de las dos monarquías en un solo reino multinacional. Junto a estas propuestas, en todo caso, hubo otras más radicales y democráticas, directamente republicanas, como la que llegó a plantear la unión federada de siete repúblicas peninsulares, de las cuales cinco estarían del lado español y dos del portugués.

En general, cuando las ideas republicanas se abrían paso a ambos lados del Tajo, los proyectos iberistas, progresistas, cobraban fuerza, sobre todo porque la monarquía aparecía como un tapón para los avances científicos y para la democratización y modernización de la Península. Y a la inversa, cuando la monarquía se restauraba, iba acompañada de iniciativas anexionistas, como la que intentó impulsar Alfonso XIII de Borbón, o de alianzas reaccionarias, sin ninguna aspiración democratizadora, como las que establecieron Franco y Oliveira Salazar en el contexto de la Guerra Fría.

2- Los orígenes del republicanismo ibérico

A pesar de su escasa visibilidad presente, las iniciativas iberistas, republicanas, atravesaron la historia peninsular a lo largo de todo el siglo XIX. En pleno fragor de la revolución francesa de 1848, por ejemplo, ya había en París centenares de exiliados de toda la Península debatiendo estrategias comunes y organizando manifestaciones iberistas. Más tarde, y bajo el influjo aún vivo de la Comuna parisina de 1871, la Primera República Española de 1873 también dio pábulo a propuestas iberistas antimonárquicas, de claro contenido social y de inspiración municipalista, cantonal, federales y confederales. 

Hacia finales de siglo, la idea de un iberismo de los oprimidos fue cuajando en círculos socialistas y anarquistas de toda la Península

Uno de los efímeros presidentes de la Primera República española, Francesc Pi i Margall, criticó en su libro Las Nacionalidades, de 1877, la política prepotente, agresiva y unitarista que la monarquía española había tenido con Portugal. En su opinión, y partiendo de ejemplos como el de Suiza, hacía falta un régimen confederal más que simplemente federal para que el país vecino aceptara algún tipo de unión ibérica. También el federalista y socialista cartagenero Fernando Garrido escribió por ese entonces un precioso libro –Los Estados Unidos de Iberia, de 1881– defendiendo el republicanismo ibérico como la única alternativa viable a la decadencia del régimen centralista y oligárquico de la Primera Restauración borbónica. Y algo similar ensayó el socialista portugués Sebatião de Magalhães Lima, quien en 1893 publicó en francés La Federación Ibérica, donde entre otras cuestiones describía un encuentro republicano e iberista realizado en Badajoz, con representantes políticos y de la sociedad civil de ambos lados de la frontera hispano-lusa.   

Hacia finales de siglo, la idea de un iberismo de los oprimidos, que incluyera a las clases trabajadoras y no simplemente a las élites, fue cuajando en círculos socialistas y anarquistas de toda la Península. Entre los más entusiastas había figuras como las del republicano federalista Teófilo Braga, quien antes de ser presidente de la República portuguesa en 1915 había escrito un prólogo para el libro Iberisme, escrito en catalán por el periodista y poeta Ignasi Ribera i Rovira. También formaron parte de estas corrientes artistas notables como Eça de Queirós o Antero de Quental. Este último, influido como muchos de sus coetáneos por el anarquismo de Proudhon y por el socialismo utópico, pronunció en 1871, en el Casino de Lisboa, una conferencia titulada Causas da decadência dos povos peninsulares nos últimos três séculos. En ella, identificaba los factores clave en la explicación del declive. La expansión ultramarina, que había favorecido el rentismo y el dinero fácil; la contrarreforma católica, con su carga de intolerancia inquisitorial; y el absolutismo monárquico, desde el de Felipe II –“verdugo de las naciones”– hasta el borbónico. A la “monarquía centralizada, uniforme e impotente”, Antero oponía la “federación republicana […] de todas las voluntades soberanas, ampliando y renovando la vida municipal, dándole un carácter radicalmente democrático, porque solo ella es base e instrumento natural de las reformas prácticas, populares, niveladoras”.

El vínculo entre ese republicanismo ibérico federal y las nuevas ideas socialistas y anarquistas no fue algo excepcional. En 1872, el propio Antero organizó la sección portuguesa de la Asociación Internacional de Trabajadores y se presentó a las elecciones como candidato socialista. Al calor de este clima político cultural se crearían también organizaciones como la Federación Anarquista Ibérica, de 1927, o la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias, de 1932.

3- Una Iberia republicana, federal y plurinacional

El propio poeta Fernando Pessoa, tan complejo en sus afinidades ideológicas, saludó a la República que en 1910 derrocó al rey Manuel II como un primer paso hacia lo que llamaba “la civilización ibérica”. Ese ideal, que dibujó en su texto “El problema ibérico”, exigía acometer algunos cambios inaplazables. De entrada, abolir la monarquía borbónica española, a la que detestaba. Segundo, impulsar algún tipo de articulación confederal de la Península en sus tres “nacionalidades esenciales”: Castilla, Catalunya y el Estado galaico-portugués con sus tres lenguas respectivas (Pessoa no mencionaba aquí a Euskadi, aunque también reconocía su especificidad nacional). Tercero, “expiar el crimen que cometimos al expulsar de la Península a los árabes que la civilizaron”. Cuarto, conseguir que España abandonara el “vasto sepulcro” de Marruecos, y Portugal sus colonias, a las que ya no tenía derecho.

Ideas como las de Pessoa y otros iberistas resonarían en muchas otras tradiciones republicanas peninsulares. Desde luego, en el republicanismo andaluz de Blas Infante, para quien era central poner en valor la herencia árabe “tolerante y de libre civilización”, como la describía Pessoa. También una parte importante del republicanismo gallego y catalán recibieron estas propuestas con entusiasmo.

Ramón María del Valle Inclán defendió siempre la idea de una federación ibérica. De hecho, propuso la división de la península en cuatro grandes zonas coincidentes con las que plantearon los romanos: Cantabria, Bética, Tarraconense y Lusitana, y sugirió que Bilbao, Sevilla, Barcelona y Lisboa fueran como capitales como Madrid. La primera Asamblea Nacionalista de Lugo, de 1918, proclamó abiertamente la necesidad de que las diferentes nacionalidades peninsulares fueran reconocidas “en una Gran Iberia”. La segunda, de 1919, pidió directamente que se anulara el pasaporte con Portugal. Y Alfonso Castelao, figura prominente del republicanismo gallego, defendió con igual entusiasmo el iberismo en sus reflexiones sobre “Hespaña” incluidas en su obra Sempre en Galiza.

Valle Inclán sugirió que Bilbao, Sevilla, Barcelona y Lisboa fueran como capitales como Madrid

En Cataluña, la idea de un iberismo republicano y plurinacional, superador del centralismo uniformista de los Borbones, se fue gestando a partir de escritos como el ya citado de Ribera i Rovira o los del poeta Joan Maragall, quien acompañó su Adéu a la España humillada en Cuba y Filipinas con un encendido Himne Ibéric que entusiasmó a Miguel de Unamuno, otro iberista convencido, aunque más cultural y “espiritual” que estrictamente político.

Las emociones positivas que el iberismo despertaba en muchos círculos republicanos eran tales que no sorprende que Francesc Macià, presidente de la Generalitat por Esquerra Republicana de Catalunya, proclamara en 1931 “la República catalana dentro de una Federación de Repúblicas ibéricas”. O que la propia Constitución de la II República concediera la doble nacionalidad a los lusitanos afincados en España, así como a los brasileños.

4- La transición a la monarquía parlamentaria y el olvido del iberismo

Tras la caída de la II República, la dictadura franquista recuperó las veleidades neocoloniales y nacional-católicas que habían entusiasmado a Alfonso XIII y marginó y reprimió a las tradiciones ibéricas. Franco y Oliveira Salazar, de hecho, no pasaron de celebrar en 1942 un escueto Pacto Ibérico que renunciaba a cualquier aspiración iberista, limitándose a resguardar las fronteras y a asegurarse la pervivencia de los dos regímenes dictatoriales.

Con el movimiento antifranquista, en cambio, las propuestas republicanas de alcance ibérico reaparecieron, sobre todo bajo el influjo de la Revolución portuguesa de los Claveles de 1974. Pero aquello duró poco. La transición de la dictadura a una monarquía débilmente parlamentarizada no tardó en desdibujar o minimizar estas iniciativas. Y no solo eso. A partir de los fastos del Quinto Centenario de 1492 y sobre todo de la llegada al poder de José María Aznar, comenzó a ganar fuerza un nuevo nacionalismo de Estado, españolista, neoliberal y dócilmente subordinado al Gobierno de los Estados Unidos, aunque furiosamente autoritario respecto de su pluralidad nacional interna y ferozmente neocolonial en su relación con América Latina y África.

Se planteó la necesidad de pensar una confederación Ibero-afro-americana de repúblicas comprometidas con relaciones económicas justas

Esta deriva, en todo caso, no se produjo sin resistencias. Hacia 1990, José Saramago decidió profundizar algunas de las ideas de Pessoa en un texto titulado “Mi iberismo” que incorporó como prólogo al prolijo libro Sobre el iberismo, y otros escritos de literatura portuguesa de César Antonio Molina. En su introducción, el autor de La balsa de piedra (A janglada de pedra) reconocía la existencia en Portugal de cierto recelo frente a la prepotencia española-castellana, mayor incluso que ante los abusos de Inglaterra o Francia. No obstante, consideraba que era imprescindible recuperar una perspectiva ibérica que impulsara un diálogo renovado, no ya solo entre dos Estados, sino entre todas las naciones y gentes peninsulares, como quería el propio Pessoa. Por otro lado, el futuro Nobel de Literatura se mostraba convencido de que ni Portugal ni España podían apuntarse a un europeísmo eurocéntrico y frívolo que acabara convirtiendo el “ser europeo [en] el toque final de la perfección y la vía ancha para la felicidad eterna”. Por el contrario, defendía la necesidad de volver “los melancólicos ojos hacia América Latina donde, a pesar de la cúpula magnífica de la lengua del imperio económico, se sigue hablando y escribiendo en portugués y en castellano”.

5- Hacia una red republicana fraternal y trans-ibérica

Estas reflexiones de Saramago sobre la necesidad de un iberismo democrático, transoceánico, continuaron en las décadas siguientes. Junto a su compañera Pilar del Río, estimuló estos debates no solo en la Península sino en los Foros Sociales que, a partir de 2001, se plantearon como contrapunto a los Foros de Davos, haciendo suya la consigna de que “Otro mundo es posible”. En estos Foros, Saramago discutió las potencialidades de este iberismo contrahegemónico junto a activistas y pensadores de izquierdas y anticolonialistas como el republicano gallego Xosé Manuel Beiras, el sociólogo Boaventura de Sousa Santos, la líder indígena y activista guatemalteca Rigoberta Menchú o el escritor Eduardo Galeano. En estos debates, el reconocimiento de una Iberia plurinacional y plurilingüe se mostró inescindible del reconocimiento de una América igualmente plural. Esto es, no exclusivamente hispano-portuguesa sino respetuosa de los pueblos originarios que antes de la llegada de Colón ya habitaban lo que el pueblo Kuna en Panamá y Colombia denominó Abya Yala (Tierra Viva o Tierra en florecimiento).

Este debate sobre la pluralidad nacional no sólo de la Península sino del propio continente americano se plantearía con fuerza, años después, en países como Bolivia, Ecuador o México. Pero no se agotaría en una discusión puramente cultural. Vendría acompañada, también, de una crítica al neocolonialismo económico impuesto por ciertas oligarquías políticas y económicas del Norte aliadas con otras del Sur. A partir de este debate y de la aparición de nuevos movimientos sociales que denunciaron esta realidad, se planteó la necesidad de pensar una comunidad, una confederación Ibero-afro-americana de repúblicas no solo con intereses culturales compartidos, sino comprometidas con relaciones económicas justas, no depredadoras y ecológicamente sostenibles.

Con unos 600 millones de hispanoparlantes en el mundo y unos 260 millones de habla portuguesa, las posibilidades del trans-iberismo son hoy inmensas. De hecho, no solo podría ser un eficaz antídoto a la internacional neofascista con la que sueñan los Bolsonaro, los Trump o los Abascal de turno. También podría contribuir a la construcción de un nuevo orden global menos imperial, menos colonial, más policéntrico y más republicano, a la altura de los tiempos.

Como bien recuerda el estimulante ensayo de Gibson, un nuevo republicanismo transibérico está lejos de ser una causa perdida. No solo porque sus partidarios crecen en toda la Península, sino porque podría ser el embrión de una prometedora Matria –más que Patria– ibero-afro-americana. Esa nueva “terra da fraternidade”, capaz de conectar el Mediterráneo con el Atlántico del Norte y del Sur, resultaría –qué duda cabe– tan inspiradora como la evocada por Grândola, vila morena en los inolvidables días de la revolución de abril de 1974.

Publicado en Hausnartzen. ¿Qué República? | Etiquetado , | Deja un comentario