GASPAR LEGUINA (1844-1904)

Hace unas semanas recordábamos la figura de Cosme Echevarrieta como el gran líder histórico del republicanismo bizkaitarra. Sería injusto, sin embargo, no recordar que a la par de Echevarrieta en el panteón de nombres ilustres del republicanismo provincial del siglo XIX se situó la personalidad de Gaspar Leguina Inchaurbe, mucho menos conocido para el público que aquel, pero igualmente importante desde el punto de vista político. No en vano, y tal y como sucedió con Cosme Echevarrieta, su figura fue recordada anualmente por sus correligionarios con una velada necrológica hasta 1937.

Gaspar Leguina nació el 27 de abril de 1844 en Bilbao, siendo bautizado al día siguiente en la parroquia de Santiago. Eran sus padres Gaspar Leguina Ybarra, natural de Begoña y cubero de profesión, y María Inchaurbe Landaluce, oriunda de Barambio.

Estuvo casado con Filomena Aguirre Alcorta, nacida en Begoña el 30 de agosto de 1870, con quien tuvo dos hijos, María Luisa y Lorenzo.

Habitó en la calle Rivera nº 19 hasta que, tras su matrimonio en torno a 1891, se trasladó a un chalet en la calle Castaños y en 1895 a la calle Marqués del Puerto. A pesar de que su vecindad administrativa estaba en Bilbao, desde la década de los 90 residió habitualmente en Amorebieta.

Gaspar Leguina empezó su carrera profesional regentando una tienda en el mismo inmueble de Rivera 19 donde residía. Ya en la época de la restauración borbónica le encontramos al frente de la firma constructora “Gaspar Leguina y Compañía”, que ejecutó, entre otras obras, la construcción de una dársena y cargaderos en el río Galindo, concedida en abril de 1876.

El 1 de junio de 1881 fue nombrado corredor intérprete de naves del puerto de Bilbao por la Dirección General de Agricultura, Industria y Comercio.

Sin embargo, la profesión por la que más fue conocido Gaspar Leguina fue por la de periodista. Fue director del diario Irurac-Bat desde noviembre de 1879 a diciembre de 1881, el cual adquirió junto a Cosme Echevarrieta, con la ayuda financiera de Federico Solaegui, para convertirlo en un diario democrático. El 10 de diciembre de 1881 fundó el diario El Norte, gracias al apoyo económico de Martínez de las Rivas y Aburto, del que fue también su director hasta la desaparición en periódico hacia 1890.

Tuvo intereses en la compañía del tranvía de Bilbao a Santurce, donde poseía el 30% de la concesión. De esa misma concesión también participaban José Félix de Vitoria (30%), Víctor Maruri y Palme (30%), y Laureano Gómez Santa María (10%).

Fue Gaspar Leguina un hombre de hondas convicciones republicanas. A raíz de la revolución de septiembre de 1868 se declaró abiertamente republicano e ingresó en las filas del Partido Republicano Federal de Vizcaya, del cual formó parte de su comité como vocal entre 1869 y 1871. Militó en la 2ª Compañía del Batalló de Voluntarios de la Libertad entre 1869 y 1872, y al disolverse este pasó a formar parte del Batallón de Auxiliares.

Tras la caída de la I República sufrió persecuciones políticas, detenciones y exilios, hasta que en 1879 constituyó junto a Cosme Echevarrieta el primer comité de la Unión Democrática de Bilbao para concurrir a las elecciones municipales tras varios años de retraimiento, este partido constituía un intento de unir a todos los republicanos de la villa bajo una misma sigla. Desconocemos el puesto concreto que desempeñó en este primer comité democrático, sin embargo sabemos que sustituyó a Cosme Echevarrieta en la presidencia de la Unión Democrática en noviembre de 1881, cargo que mantuvo hasta que se separó del partido en 1891, ingresando posteriormente en el Partido Republicano Progresista de Vizcaya, presidido por Federico Solaegui. Leguina ocupó la presidencia de los progresistas de Bilbao desde diciembre de 1894.

Fue un decidido partidario de Ruiz Zorrilla, quien parece que le encomendó importantes comisiones en la provincia debido a su carácter y valía, y como tal fue uno de los firmantes en Vizcaya en el ano 1880 del Manifiesto del partido demócrata progresista, lo que le granjeó duras críticas de los fueristas de la provincia que entendían que dicho manifiesto era centralista y, por tanto, atacaba los fueros.

Gaspar Leguina falleció en Amorebieta el 30 de abril de 1904, y a su funeral, que coincidió con la celebración del 2 de mayo en Bilbao, asistieron cientos de personas según las crónicas locales, que siguieron a la comitiva fúnebre por varias calles de la Villa. A su muerte, ocupaba los cargos de presidente de la Unión Republicana a nivel provincial y del Casino Republicano de Bilbao. Al igual que ocurrió con su correligionario Cosme Echevarrieta, como hemos dicho más arriba, la fecha de la muerte de Gaspar Leguina fue conmemorada por los republicanos bilbaínos hasta 1937.

Actividad institucional

Gaspar Leguina accedió por primera vez al ayuntamiento en julio de 1879, había conseguido 277 votos por el distrito unido de San Francisco y La Galera dos meses antes representando a la lista de la Unión Democrática. Fue vocal de las comisiones de Policía, Fomento, Ensanche y Festejos. Volvió a ser elegido concejal en 1893, esta vez representado al distrito de San Nicolás, tras haberse presentado infructuosamente en las elecciones municipales de 1883 y 1887, y formó parte de las comisiones de fomento, presupuestos y ensanche.

En sus intervenciones en las sesiones municipales se advierten claramente 4 líneas de actuación: anticlericalismo, defensa de la clase operaria, libertad económica, y fuerismo progresivo.

Sus ataques al clero fueron constantes, puesto que Leguina relacionaba inmediatamente religión con carlismo; en este sentido se negó siempre a conceder cualquier tipo de exención o subvención a las parroquias y órdenes regulares, fundándose tanto en su relación con el elemento carlista como en conceder privilegios a una clase que se puede mantener por sí misma gracias a las limosnas de sus fieles.

Defendió también de forma ardorosa a la clase trabajadora, para la cual solicitó siempre la igualdad de condiciones con el resto de las clases sociales, y formuló mociones tendentes a la mejora de las condiciones de los barrios obreros de la Villa.

Como republicano comprometido, hizo del librecambismo su bandera en el aspecto económico, puesto que creía que la libre competencia haría reducir los precios en beneficio de los menos pudientes; por ello solicitó la supresión de la tasa impuesta a la venta de la carne por el establecimiento de la tabla reguladora municipal.

Por último, en cuanto al tema de la supresión foral, Leguina opinaba que la pérdida de los fueros había sido provocada por el elemento ultramontano.

Leguina desempeñó también el cargo de Diputado provincial entre noviembre de 1880 y septiembre de 1881, siendo elegido por el distrito de San Francisco 446 votos, doblando casi el número de los que consiguió su adversario José Power. Esa elección le obligó a renunciar a su cargo de concejal en el Ayuntamiento el 30 de octubre de 1880.

En la Diputación integró la Comisión de Gobernación, y en su actuación destacó sobremanera el carácter anticlerical de la mayoría de sus mociones: pidió que no se apremiara a los pueblos para pagar las obligaciones del culto y clero en base a la mala situación económica de la provincia, solicitó que se negara un socorro al asilo de las hermanitas de los pobres para que se lo dieran a las familias de las cigarreras de Santutxu que se habían quedado sin trabajo, y se posicionó en contra de mandar una comisión especial para saludar al nuevo obispo de la diócesis de Vitoria.

Otras de sus preocupaciones fueron el establecimiento del procedimiento de la subasta para el arrendamiento de los arbitrios provinciales, la construcción de un edificio digno para los juzgados de Bilbao, y el consignar más cantidad en el presupuesto para los gastos de beneficencia.

El 26 de septiembre de 1881 se revocó el acuerdo por el que había sido nombrado Diputado a causa de ser concejal en el momento de la elección y haber obtenido todos sus votos de los vecinos de Bilbao.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Errepublikazaletasunaren historia. Historias del republicanismo de aquí. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a GASPAR LEGUINA (1844-1904)

  1. Pingback: 1º Errepublika. 2017 Otsailaren 11a Derion | ERREPUBLIKA PLAZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s