DURRUTI

Autores: Carlos Azagra (dibujo), Encarna Revuelta (color) y Juanarete (guion). Publicado en 2019 por GP Ediciones. 156 páginas color, más prólogo de 2 páginas de Manel Aisa Pampols (Presidente del Ateneo Enciclopédico Popular, librero, documentalista y agitador cultural anarquista).

Carlos Azagra García, Morón de la Frontera 1957;gaditano, aunque se crio en  Zaragoza y en 1975 se traslada a Barcelona, donde reside,  para estudiar Bellas Artes. Perteneció al Grupo Butifarra y en los 80 comienza a trabajar en revistas como Makoki, El Vívora, TMEO y El Jueves, con su personaje Pedro Pico y Pico Vena. También ha trabajado mucho en publicaciones vinculadas a la CGT y la CNT y en fancines reivindicativos. Toda su obra tiene un marcado carácter político y reivindicativo.

Encarna Revuelta Medialdea (Guadix, Granada, 1958) es maestra de la escuela pública en Barcelona, pero en el mundo de la historieta es conocida por su labor como colorista. Empezó a colorear las historietas de Carlos Azagra en la revista El Jueves; ha puesto color a Historias de la puta mili y Makinavaja, el último choriso, ambas de Ivá. También ha trabajado con autores como Tabaré,  RaiFer y el Colectivo Malavida.

Juanarete (Juan Pérez, 1967), es un obrero y sindicalista zaragozano, amante y lector de tebeos, ha publicado dos obras,La Bondad y la Ira (Últimas horas de Ramón Acín) (2016 con dibujos de Daniel Viñuales), y dela que hablamos, Pepe Buenaventura Durruti. Ambos sobre personajes anarquistas del primer tercio de siglo XX en España.

La obra está dividida en 6 capítulos (León, Progresión, Plomo, Europa, República y Revolución).  Todos los capítulos empiezan con una viñeta a una página, menos las dos últimas, que tienen además en la página siguiente el reverso de dicha viñeta y aunque me ha llamado la atención este dato, desconozco su significado.

A través de dichos capítulos se repasan de forma cronológica los aspectos más relevantes de la vida de Durruti, desde su infancia en León, con un padre sindicalista de la UGT, organización a la que Durruti se afilia, pero de la que rápidamente es expulsado; la importancia que daba a la formación y la cultura, su participación muy temprana en las luchas y movilizaciones obreras; su constante huir de las fuerzas de seguridad que varias veces le hacen entrar en la cárcel y exiliarse. Aparecen las diferentes denominaciones que ellos mismos utilizaron para denominarse: “los justicieros”, “los solidarios” y por último “nosotros”. El cómic no oculta la ajetreada vida de Durruti, el enfrentamiento a tiros contra las fuerzas del orden y contra los sicarios de los patronos, los atracos y los atentados y acciones con muertos. Por sus páginas también pasan los dirigentes anarquistas Francisco Ascaso, García Oliver, Cipriano Mera y Néstor Makhno, además de un sinfín de compañeros de lucha de Durruti.

Pero a pesar de tanta violencia y tanto crimen, el dibujo de Azagra relaja la historia, la desdramatiza e incluso le da un punto de humor gracias a su característico dibujo. Su vida se nos presenta como una vida llena de aventuras y a Durruti convertido en una especie de Robin Hood, una persona amable, simpática, bonachona, muy del pueblo, al que sus compañeros llamaban “el grandote”. Nos muestra a Durruticomo la persona que representa y representó ante todo la coherencia vital de la idea libertaria, poniendo en práctica los principios pregonados en primera persona, despreciando cualquier provecho personal en favor del interés común de la revolución anarquista.

Mención especial merecen la viñeta de Los Solidarios en la pág. 34, con el retrato y los nombres de sus componentes; la doble pág. de los enfrentamientos en Barcelona del 1º de mayo de 1931, el primero desde la proclamación de la II República, y en la que se produjeron graves incidentes y que supuso el preludio de lo que vendría después en el enfrentamiento entre el movimiento anarquista y el Gobierno Republicano (págs. 104 y 105); y la batalla por el control del Hospital Clínico de Madrid (págs. 152 y 153) inspiradas, a mi juicio, en las maravillosas viñetas de la 13 Rue del Percebe de Francisco Ibáñez. Estas 3 imágenes engrandecen el ya elevado tono de sus dibujos y son un magnífico ejemplo de la creatividad, expresividad y composición que una viñeta puede tener.

Tampoco faltan en este cómic algunos elementos contradictorios y algunas ausencias; como por ejemplo el triunfo del Frente Popular, que a pesar de ser un acontecimiento histórico no aparece en el cómic, como tampoco aparece el papel que los anarquistas tuvieron en dicho triunfo; o la idea de la creación de la bandera anarquista que en el cómic se atribuye a García Oliver en vísperas del 1º de mayo de 1931, a pesar de que otras fuentes consideran la década de 1920 como la del empleo de esa bandera por la CNT; o incluso la propia muerte de Durruti, que en el cómic aparece como una hipotética acción de los moros, de una bala perdida, de los bolcheviques, de los fascistas, de los chinos … pero no recoge la que según los historiadores es la hipótesis más probable, y es que se trató de un disparo accidental del propio arma de Durruti lo que le costó la vida.

La viñeta en la que Durruti está en su lecho de muerte y afirma “demasiados comités”, refleja a la perfección su espíritu de lucha y acción directa, tanto de él como del movimiento anarquista. Al final del cómic no aparece ni una sola viñeta de su masivo funeral y sí 3 viñetas con la arenga que Cipriano Mera da a sus camaradas sobre la necesidad de continuar su lucha en base a que nadie es imprescindible y que cuando cae un compañero, otro toma su fusil y lo releva en la lucha.

Todos estos detalles de la vida de Durruti y muchos más aparecen condensados en esta biografía de 156 páginas, por lo que a pesar de que su ritmo es frenético no impide que se lea de forma agradable y se entienda perfectamente. Según testimonio de sus autores este trabajo va dirigido a “Gente joven de institutos que no conocen estos hechos y que, mediante la fácil lectura de un cómic, aprendan y conozcan; a la gente que no conoce a Durruti más que de oídas, este cómic le va a venir muy bien y seguro que le va a gustar”. Lo que nos lleva a afirmar lo que desde este foro defendemos, y es que el cómic es un excelente medio para conocer y repasar nuestra más reciente historia y memoria democrática.

Se trata de un libro hecho por y para anarquistas, pero que sin embargo es apto para todo tipo de lectores y se lee de tirón. Por sus páginas pasa la vida del que fuera el más importante líder del anarquismo español. Lo considero un gran cómic, muy bien hecho y de lectura obligatoria.

Un saludo. Casimiro Castaño.

Esta entrada fue publicada en Komikiak y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DURRUTI

  1. Pingback: LA GUERRA CIVIL Y LA MEMORIA DEMOCRÁTICA CONTADA VIÑETA A VIÑETA. | ERREPUBLIKA PLAZA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.