DOCTOR URIEL. UN MÉDICO NOVATO

Autor: Sento. Publicado entre 2012 y 2016 y reeditado en edición integral por Astiberri en 2017. 393 páginas + 29 de fotografías, documentos y Prólogo de Ian Gibson.

Vicent Llobell Bisbal, Sento (Valencia, 1953), es un autor prolífico cuyo prodigioso curriculum abarca una licenciatura en Bellas Artes por la Universidad de Valencia, profesor en esa misma Universidad, impartidor de Cursos de Posgrado y Cursos en la Escuela Superior de Arte y Tecnología, diseñador de fallas, creador del mítico Gulliver, figura transitable gigante que hace las delicias de los niños, ilustrador y desde 1981 dedicado al dibujo de cómics.

Pertenece  a la Nueva Escuela Valenciana, grupo creado en los 80s, cuya referencia artística es la “línea clara”. Ha publicado en las más prestigiosas revistas (El Jueves, El Víbora, Cairo, Madriz, TBO, etc …). Es el autor de, hasta la fecha, 12álbumes, numerosas ilustraciones y carteles. Tras casi 20 años dedicado a otras áreas de las artes plásticas regresa al cómic con la trilogía del Doctor Uriel Un médico novato, Atrapado en Belchite y Vencedor y vencido–, recopilada ahora en este integral.

Hay que decir que Sento y su grupo artístico actualmente están trabajando en la elaboración de una biografía sobre Marcelo Usabiaga, comunista vasco, miliciano y militante antifascista que atesora una vida llena de coherencia y de lucha, con años de cárcel incluida. Estaremos muy atentos a la salida de este cómic y en cuanto lo tengamos publicaremos la reseña correspondiente en esta sección.

Doctor Uriel es la adaptación al cómic del libro “No se fusila en domingo” (Pretextos, 2005), conmovedora biografía de  Pablo Uriel Díaz, suegro de Sento.

Ian Gibson en el epílogo de este cómic dice: “He disfrutado, con sumo placer y creciente admiración, la lectura de esta novela gráfica inspirada en las fascinantes memorias del doctor Pablo Uriel Díez. La Guerra Civil, cuyas secuelas por desgracia estamos aún padeciendo –entre ellas es vergonzoso que todavía yazcan en fosas comunes y cunetas más de 100.000 víctimas del franquismo–, ha dado lugar a una inmensa bibliografía que no deja de ir en aumento. Este cómic tiene el mérito de contar, con imágenes y palabras que se conjugan muy eficazmente, las peripecias de un joven médico, de convicciones republicanas, a quien le toca vivir de cerca, nada más iniciada su carrera, los vaivenes de la inmisericorde contienda. El protagonista es inolvidable. No es maniqueo, no quiere que los demás lo sean, ni entretiene ilusiones acerca de la condición humana. Mi enhorabuena a Sento Llobell, y a los familiares del médico, que han hecho posible esta hazaña. Porque hazaña es, y de las valiosas”.

“Ahora, poco a poco, van desapareciendo los últimos supervivientes de aquella España democrática y moderna del 1931. Personalmente, creo que les debemos algo a aquella generación admirable”, concluye el dibujante valenciano. En el fondo, todos seguimos en deuda con personas como el doctor Uriel.

En ‘Dr. Uriel’ se afrontan los desastres e injusticias de la guerra, abordando la vida de un protagonista real de la contienda, el médico Pablo Uriel. El joven, apenas recién licenciado en medicina, se convierte en testigo de excepción de la guerra desde sus comienzos, cuando es llamado a filas tras el golpe de estado de 1936. La apacible vida como médico de pueblo se ve truncada por el sonido atronador de los bombardeos aéreos, amenazado por las nubes negras de un futuro incierto.

La vida de Pablo Uriel es la de muchos que se vieron atrapados entre el fuego de dos bandos en lucha fratricida. Testimonio de lo pequeño, de lo cotidiano, de lo absurdo y terrible de la guerra. A lo largo de los tres volúmenes que componen su peripecia, Uriel se verá envuelto en alguno de los momentos más crueles de la contienda. Sento, más allá del cómic bélico, se aferra en su narración a la nostalgia, a la pérdida, al recuerdo, a la extraña camaradería entre diferentes, a las anécdotas de una rutina angustiosa, pues cada día puede ser el último.

La aventura de Pablo Uriel comienza con ‘Un médico novato’. En estos primeros compases del libro, vemos al protagonista en sus últimos días de universidad. Se saborea el ambiente tenso de los días previos al levantamiento militar. Cuando el conflicto explota, el joven médico, militante de Izquierda Republicana, se ve obligado a unirse al bando de los golpistas. Sento muestra con esta situación una realidad de la contienda: muchos de los soldados de uno u otro bando se acoplaron a filas no por convicción política, sino sencillamente  por cuál era su residencia en el momento del estallido del conflicto.

Pablo, de fuertes convicciones republicanas, no acaba de ser bien visto entre sus propios compañeros, y acaba en una prisión militar, donde van a parar los posibles elementos subversivos del bando nacional. El relato se transforma en un ejemplo de drama carcelario, retrato de las sanguinarias injusticias cometidas en aquellos años, que tienen todo el carácter de una purga.

Tras los acontecimientos narrados en ‘Un médico novato’, la historia continúa con ‘Atrapado en Belchite’. Sento sitúa a su personaje en uno de los escenarios más tristemente célebres de la Guerra Civil. El joven ha sido enviado como médico militar al frente, en cierto modo por elección propia. El conflicto abierto es mejor que la cárcel, donde teme volver por las continuadas sospechas que sobre el recaen en cuanto a su afiliación política real. En las trincheras, Pablo se adentra en el oscuro mundo de la guerra abierta, donde la vida humana tiene el mínimo valor. Las condiciones insanas y la amenaza de la muerte constante como la espada de Damocles, son espejo en viñetas de la pesadilla del conflicto. Sin matices, sin los fastos de la propaganda militar o los discursos, queda el barro, la sangre, el aullido de los heridos y el silencio de los caídos.

En la última entrega, ‘Vencedor y vencido’, Uriel cae en manos de los republicanos, y sirve como médico en condición de prisionero. A pesar de las simpatías políticas del protagonista, su estatus de preso no hace más sencilla su vida entre el otro bando. Los conflictos no serán pocos en esta nueva situación, y será testigo de que la fiereza con el enemigo del bando republicano no tiene nada que envidiar a las de sus contrarios.

‘Dr. Uriel’ es una obra hermosa, directa, que escapa de lo panfletario pero no esconde la realidad. Apoyado por ingente material gráfico y literario, el autor construye un personaje vivo, creíble, tan real como la pesadilla en la que se ve envuelto. Como anexo a la obra, se recopila gran parte de ese trabajo de investigación acerca de la figura auténtica de Pablo Uriel, al que conocemos a través de sus objetos, cartas y recuerdos.

Por último decir que el hermano mayor de Pablo Uriel fue fusilado por los franquistas. Sus restos, enterrados en un bosque, fueron exhumados en 1971, en pleno franquismo, cuando nadie hablaba de abrir las fosas, un episodio que recoge el cómic.

Una obra necesaria y que espero que os guste.

Un saludo. Casimiro Castaño.

Más :  Komikiak

Esta entrada fue publicada en Komikiak. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DOCTOR URIEL. UN MÉDICO NOVATO

  1. Kratom dijo:

    more information on is kratom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .