ESPERARÉ SIEMPRE TU REGRESO

Autor: Jordi Peidro. Publicado en 2016 por Desfiladero Ediciones. 192 páginas y un epílogo de 8 páginas con un artículo de los profesores de historia Francesc X. Blay y Ángel Beneito, autores de un ensayo sobre la figura de Francisco Aura; 3 artículos escritos por los tres hijos del protagonista y un último artículo escrito por el autor del cómic.

Según el testimonio del propio autor, el interés por Francisco Aura viene de una entrevista en que le escuchó por la radio y que le despertó la necesidad de contar su vida en formato de cómic, algo que en principio no fue del agrado del protagonista de esta historia, pero que al descubrir los primeros bocetos quedó encantado. Tardó en hacer este trabajo unos 3 años y pasó de las previstas 80 páginas iniciales a las casi 200, y a pesar de ello su autor ha tenido que obviar muchos aspectos de la vida de Francisco.

Con esta obra Desfiladero Ediciones inauguró la Colección Memoria Gráfica.  Aunque el esquema de esta obra sea más que común en este género, este cómic sorprende y mucho, no pasando en absoluto desapercibido. Es una obra muy bien estructurada en 15 capítulos, cuyo inicio es una preciosa acuarela que da título y abre cada capítulo. Por cada uno de ellos van pasando las vivencias y los recuerdos de Francisco, afiliado a la CNT, pero que el mismo se reconoce como “no especialmente político”; en definitiva, un ciudadano anónimo que con tan sólo 17 años se ofrece voluntario para luchar en la Guerra Civil defendiendo la República.

Por sus páginas pasan sus vivencias, sus recuerdos y también su lucha por hacer que la memoria de todas las personas que sufrieron como él la derrota y el exilio prevalezca y no se olvide. Su participación en la construcción de la Línea Maginot dentro de la Compañía de Trabajadores Extranjeros, su captura por los nazis y su ingreso en el campo de concentración de Mauthausen, donde pasó más de cuatro años, una de las estancias más largas en este campo, donde las condiciones eran tan duras que prácticamente nadie sobrevivió. Hay que recordar que en  este campo fueron asesinadas unas 150.000 personas, 7000 de ellas españolas.

Con Aura, asistimos horrorizados a los detalles más reveladores del tratamiento inhumano que el régimen alemán había diseñado para eliminar totalmente a judíos, izquierdistas, gitanos, homosexuales, opositores y demás colectivos considerados enemigos de la ideología nacionalsocialista.

El dibujo de Jordi Peidro es sencillo y eficaz. Estructura normalmente su página con tres tiras de tres viñetas casi todas iguales. Sin embargo no duda en alterar este esquema cuando la secuencia lo requiere. Peidro domina las escenas dialogadas y las de acción. Su diseño de personajes es bueno y se nota que el trabajo de documentación ha sido intenso y exhaustivo. Sin embargo sus planos generales, especialmente los que incluyen multitudes, son algo esquemáticos lo que resta espectacularidad al resultado final.

Al principio,Esperaré siempre tu regreso iba a llamarse 4208 de Mauthausen (existe otro cómic con el título de 4443 del que tendremos ocasión de hablar), haciendo referencia al número de preso de Paco Aura, pero conforme Jordi iba dibujando no dejaba de sonar en su cabeza la canción J’attendrai de Rina Ketty. En Mauthausen, los SS obligaban a la orquesta de campo a tocar esa canción cuando torturaban y ejecutaban a algún preso. Poco a poco, la letra fue entrando en la cabeza de Jordi hasta que este decidió cambiarle el título por una de las frases finales, creando una referencia macabra al futuro oscuro que vaticina la novela.

A través de un dibujo simple pero directo, Jordi Peidró nos cuenta la historia real de Paco Aura, un superviviente de los campos de Mauthausen y Gusen en la II Guerra Mundial. El color oscila entre los naranjas sucios que recuerdan al óxido y a las quemaduras de los hornos hasta el azul frío del invierno centroeuropeo.La fuerza de su narración es tan potente y está tan bien llevadaque sus 200 páginas se quedan escasas para todo lo que tiene que contarnos Paco sobre su vida: el hambre, el frío, las enfermedades… cómo sobrevivió, año tras año, simplemente por pura suerte y obstinación… por agachar la cabeza a tiempo.

La estructura del cómic es sencilla, con el propio protagonista narrando sus vivencias en orden cronológico: guerra civil, exilio, deportación y con mayor detalle sus años en Mauthausen. A lo largo del relato el autor intercala momentos más recientes que muestran algunos aspectos destacados de la lucha de Paco Aura por preservar y difundir la memoria histórica de unos tiempos tan oscuros. Los encuentros con otros supervivientes, especialmente una tensa conversación con un antiguo kapo del campo de concentración, prueban la entereza y el compromiso personal del alcoyano y sus compañeros. La mayor parte del cómic se centra en los terribles hechos que padeció y presenció, pero estos breves momentos de reflexión dotan de mayor profundidad a la trama.

Leer este cómic es una experiencia dura pero esclarecedora, que espero que os guste.

Un saludo. Casimiro Castaño.

Esta entrada fue publicada en Komikiak. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .