LA MUERTE DE GUERNICA

Autores: Paul Preston (autor del ensayo)y José Pablo García (guion y dibujo). Publicado en el 2017 por Editorial Debate; 95 páginas.

Con este cómic queremos rendir homenaje al pueblo de Gernika, con motivo del octogésimo tercer aniversario de su bombardeadopor el ejército franquista el 26 de abril de 1937. Su destrucción también ha sido llevada al cómic y de entre las diversas publicaciones se ha elegido esta, por considerarla la más completa y didáctica a la hora de conocer  lo que pasó.

Paul Preston (Liverpool, 1946) es Catedrático de Historia Contemporánea de España, afamado hispanista y autor de numerosas publicaciones, entre ellas La guerra Civil Española, El holocausto español, Franco Caudillo de España, etc. José Pablo García (Málaga, 1982) es ilustrador y dibujante de cómics, autor, entre otros, de Las aventuras de Joselito, Vidas ocupadas y Soldados de Salamina.

En agosto del año pasado publicamos la mención al cómic La Guerra Civil Española,hecho por los mismos autores que La muerte de Guernika, el que tratamos ahora. Ya dijimos que eran varios los cómics que con el mismo formato habían aparecido; todos con motivo del 80 aniversario de la Guerra Civil y todos adaptaciones de importantes ensayos hechos por reconocidos historiadores hispanistas. Son varios los que han aparecido, y dudábamos en calificar este hecho como moda u olfato editorial. En cualquier caso es una buena forma de acercar el interés por la Memoria Histórica y la Guerra Civil Española, sus orígenes, sus causas y sus consecuencias; además del conocimiento de importantes ensayos publicados sobre la Guerra Civil y el franquismo. Todos estos cómics, son adaptaciones de gran calidad y por su gran interés iremos hablando de todas ellas en esta sección.

Este proyecto da continuidad a la colaboración entre Preston y García, y aunque se trate de un cómic de encargo la calidad del trabajo es indiscutible y por lo tanto se trata de una lectura muy recomendable, incluso para tener en nuestra cómiteca personal. La base de este cómic es un breve ensayo en formato digital que Paul Preston publica en el 2012, con motivo del 75 aniversario del bombardeo de Gernika, y que coincidiendo con el 80 aniversario se adapta al cómic.

El autor del guion  en el que se basa la versión gráfica de La muerte de Guernica también ha “revisado”, “corregido” y “añadido” algunos pasajes que no venían en el escrito original y que no estaban publicados, según indica su autor,José Pablo García, que cuenta que el ensayo original se ha “transformado” bastante a medida que avanzaba el proyecto.“Hay algunos episodios que no eran muy conocidos y de los que no había documentación y he tenido que recrear algunas escenas y personajes desde cero porque no había prácticamente nada, ni una fotografía, ni una grabación”, explica el ilustrador.

Todos los expertos coinciden en considerar a Gernika como la primera población de la historia arrasada completamente en un bombardeo aéreo. Además el Régimen de Franco, con absoluta crueldad y para causar el mayor impacto y sobre todo la mayor desmoralización posible, decide ordenar el bombardeo el lunes día de mercado, cuando Gernika está completamente llena de gente. En este bombardeo se ensayan nuevas formas de guerra y de destrucción, así como el papel de la aviación en la guerra moderna. La forma en que Gernika fue atacada es el anuncio el nacimiento de un nuevo tipo de táctica militar: la guerra total, en la que se atacan objetivos civiles sin interés estratégico solo para minar la moral del enemigo.

Parte del relato está basado en el testimonio de dos personas: el periodista  George Steer y el cura Alberto Onaindía, ambos testigos oculares del bombardeo y que a lo largo del cómic nos van narrando todo lo que pasó. Según nos cuentan,Gernika fue bombardeada y ametrallada durante tres horas en organizados vuelos rasantes; los testimonios de ambos fueron fundamentales para desenmascarar la calumnia de que habían sido los propios vascos los que habían destruido Gernika. En el ensayo y en el cómic se desmonta completamente la acusación franquista, se investiga la trama y se nos presentan los hechos; también se explicacomose va desarrollando y madurando dentro de los mandos del ejército rebelde (Franco, Mola, Vigón, Sperrle y Von Richthofen) la idea de que era necesaria un operación militar que acelerase la toma franquista de Bilbao y que supusiese un golpe de efecto muy importante que desequilibrase a su favor el curso de la guerra; por todo ello, la única duda que quedaría es si el mismo Franco ordenó personalmente el bombardeo, porque no hay ninguna duda de que conocía la intención de la Legión Cóndor alemana, muy interesada en ensayar estas nuevas tácticas de guerra.

El cómic describe muy bien todos los pormenores del bombardeo; los antecedentes del mismo (Durango, Otxandiano, Madrid …) y lo hace fundamentalmente en base al trabajo periodístico publicado en su tiempo por  George Steer en el diario británico The Times, donde se hace un relato pormenorizado del bombardeo, explicando claramente que el mismo es cometido por el ejército rebelde. También describe las maniobras franquistas para echar la culpa de la destrucción de Gernika a los “rojos” que habían dinamitado,  volado y prendido fuego el pueblo.

El número de muertos es aún desconocido, las cifras varían mucho según las fuentes, y en el propio cómic también aparece esta parte de la historia, recogiendo varios de los estudios hechos hasta la fecha y también las propias cifras que el franquismo ofreció y en el contexto en el que se dieron esas cifras.

En definitiva, una obra muy completa y rigurosa que nos acerca al duro conocimiento de las sinrazones que llevaron al bombardeo y destrucción de Gernika, pueblo muy importante para los vascos y símbolo de sus libertades.

¡Espero que os guste!

Un saludo. Casimiro Castaño.

Más :  Komikiak

Esta entrada fue publicada en Komikiak y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA MUERTE DE GUERNICA

  1. amagoialdelarruzeazarate dijo:

    Los muertos del bombardeo. Bombardeo de Guernika
    El Correo Digital – 25 de abril de 2004 – JOSÉ ÁNGEL ETXANIZ ORTUÑEZ Y VICENTE DEL PALACIO SÁNCHEZ /MIEMBROS DE GERNIKAZARRA HISTORIA TALDEA

    Uno de los hechos más controvertidos de la Guerra Civil fue, y sigue siendo en algunos aspectos, el bombardeo de Gernika. Si bien des- de 1976 la historiografía vasca y española han aclarando definitivamente que fue obra de las aviaciones alemana e italiana al servicio de los golpistas del general Franco, la cuantificación de las víctimas aún hoy sigue siendo objeto de controversia.

    Gernika-Lumo en julio de 1936 contaba con 5.630 habitantes de hecho y hasta la tarde del 26 de abril de 1937 fue una población de retaguardia. Cabeza de una comarca rural y agrícola, el municipio era un núcleo industrial diversificado en sectores como la metalurgia (rama altamente especializada en fabricación de armas), la alimentación o el textil. Bien comunicada por carretera y ferrocarril, su proximidad a los puertos pesqueros y su cercanía a Bilbao la situaban en óptimas condiciones dentro de parámetros estratégico-militares.

    El ataque aéreo destruyó más del 71% de los edificios, según el ‘Informe Herrán’, elaborado por los nacionales. Con semejante poder de destrucción, la cifra de muertos debería ser elevada, pero desde el punto de vista historiográfico no ha podido ser cuantificada. No se llevó a cabo una declaración oficial por el Gobierno vasco ya que el 29 de abril las tropas nacionales ocuparon la localidad. En la prensa bilbaína del 27 y siguientes, los titulares señalaban «bastantes víctimas», sin facilitar cifras. El primer despacho del corresponsal de ‘The Times’, George L. Steer, el 28, manifestaba «que la prensa de Bilbao declaraba esta mañana que el número de víctimas era afortunadamente poco elevado. Pero se temía que se tratase de una estimación por lo bajo, para no alarmar a la gran masa de refugiados que hay en Bilbao». El 29, el lehendakari Aguirre manifestó que «han perecido en gran número». El 4 de mayo, en un programa de Radio Bilbao, el alcalde Labauria habló de miles y miles de inocentes víctimas. Steer, a quien debemos los gerniqueses haber difundido internacionalmente el salvaje bombardeo, en su posterior libro no facilitó cifra de muertos y heridos. Otro testigo periodista, Noel Monks, habló de 600 muertos. Cada corresponsal escribió según sus dotes de observación y la tendencia de su periódico. Una cifra facilitada por el Gobierno vasco y la Delegación vasca en Valencia citaba 800 muertos. Un folleto de propaganda del Gobierno de la República difundido internacionalmente contabilizaba 1.654 muertos y 889 heridos.

    Al ocupar Gernika-Lumo, las tropas nacionales se preocuparon primero de ocultar el bombardeo, negándolo y acusando de la destrucción a las «hordas rojo-separatistas», para después cerrar la localidad, eliminar cualquier rastro y enterrar a los muertos, pero sin su inscripción legal en el Registro Civil. Las 31 inscripciones de fallecidos que aparecen actualmente fueron hechas entre noviembre de 1937 y julio de 1948, y figura expresamente tachada su causa. Muchos años después de la Guerra Civil, periodistas, cronistas, panegiristas, protagonistas, profesionales del ajuste de cuentas o manipuladores han magnificado o simplificado el número de víctimas.

    La escuela neofranquista de historiadores, al montar una nueva versión del bombardeo en 1969-70, trató de minimizarlo utilizando entre otros argumentos las cifras de víctimas. Personajes como Ricardo de la Cierva llegaron a manifestar que no murió ni una docena. Otros como Vicente Talón cifraban los muertos en cerca de doscientos. El general e historiador Jesús Salas Larrazábal, en uno de los trabajos más completos sobre el bombardeo, habla de 120. Utilizó en su investigación, publicada en 1987, los registros civiles de Gernika-Lumo y pueblos de los alrededores. Sorprendentemente, hasta fechas muy recientes no se ha podido, oficialmente, consultar los relativos al Registro Civil del Juzgado de Gernika-Lumo.

    A partir de 1976 las investigaciones han abarcado diferentes facetas, por lo que, desde el punto de vista historiográfico, sus puntos más oscuros pueden estar debidamente aclarados. Una persona nada sospechosa como el entonces arquitecto municipal Castor de Uriarte cuantificó los muertos en 250 y los heridos en muchos más. A comienzos de los 90, el periodista Humberto Unzueta llevó a cabo un exhaustivo trabajo de investigación. El resultado fue un listado de 120 personas, de las que identificó a 115. Como manifestó Unzueta, el tema no debía darse por cerrado.

    Los miembros de Gernikazarra estamos profundizando en nuevas líneas de investigación. Así, está en marcha una sobre un tema inédito, los heridos, a partir de los registros del hospital de Basurto. Sus libros de ingreso se encuentran mutilados, y las páginas que faltan coinciden curiosamente con la fecha del bombardeo y posteriores. También aporta datos el Registro Civil de Bilbao, pero todo ello no modifica sustancialmente la cifra de muertos, que se puede estimar en algo más del centenar y medio. Conociendo la superficie del cementerio local de Zallo, si hubiera habido los centenares o miles que se han difundido, habría sido muy difícil ubicarlos en este espacio, ya ocupado por tumbas y panteones de los vecinos fallecidos. Sólo la ‘Zona Guipúzcoa’ del cementerio fue acotada para enterrar a refugiados y gudaris entre septiembre de 1936 y abril de 1937. Tampoco hay constancia de fosas comunes.

    Para objetivar estas afirmaciones, otra línea de investigación es la realización de un trabajo de microhistoria focalizado en Artekalea, la céntrica calle que cruza la carretera Bermeo-Bilbao. Por ser una de las más populares de entonces, nos planteamos un análisis exhaustivo tomando como punto de partida su situación el 26 de abril de 1937. No es el momento ni el lugar para concretar los objetivos finales pero en la calle había 33 viviendas -quedaron destruidas- habitadas por 93 familias, totalizando 458 habitantes, de los que murieron tres y no se registró ningún herido ingresado. Las conclusiones que arroja tal estudio sobre el número de muertos -lo ideal sería ampliarlo a todas las calles- nos reafirman en la tesis de que la cantidad total de finados rondó el centenar y medio.

    La primera víctima del bombardeo de Gernika fue la verdad. La única versión aceptada, la oficial: «Gernika ha sido quemada por los rojo-separatistas». Pero el bombardeo también fue explotado como arma de propaganda. El Gobierno de la II República tuvo un gran éxito en la Exposición Universal de París, al presentar un cuadro pintado por Picasso que bautizó como ‘Guernica’. Hoy, el saludable ejercicio de recuperación de la memoria se lleva a cabo historiográficamente con el necesario rigor, apartándose de posiciones que pueden representar visiones victimistas, unilaterales o reivindicativas, que sin base alguna, además de distorsionar, tienden por lo general a construir sesgadamente la historia. De ahí la importancia de ser serios con estos temas, también como homenaje a las víctimas. En caso contrario y como ya manifestó el profesor Santiago de Pablo, el esfuerzo solo sirve para que periodistas sin escrúpulos y pseudohistoriadores revisionistas prosigan su labor manipuladora.

    • haitzgorri dijo:

      Eskerrik asko Amagoia. Historia lanak, zaila izan arren, egia bilakatzen du. Gernikatarrak oso lan ederra egiten ari dira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .