A LOS VOLUNTARIOS  INTERNACIONALES.  DESPEDIDA

Adiós, hermanos nuestros.

Locomotoras tristes os esperan

con un sonido ronco en los andenes,

y muerden las sirenas de los buques

el aire palpitante de los puertos

con desgarro llanto y os reclaman.

 

Subid, subid a bordo.

Sois dignos de los mares, hombres puros.

Los viejos marineros os saludan,

desde su grave estirpe concentrada

en horas de remotos sufrimientos

y  abandonado tejido navegante,

con encendido orgullo en la pupila.

 

Subid, subid a bordo.

España os ve partir hacia otros mundos

como esas madres nuestras que os han visto.

y mantones de luto, gravemente,

desde la pobre puerta de su casa,

partir hacia el combate a defenderlas.

 

Adiós, adiós hermanos,

nobles hermanos nuestros en la sangre

 

Vosotros, alemanes perseguidos,

demócratas noruegos de ojos claros,

checoslovacos puros,

austriacos desterrados hace tiempo

Vosotros los franceses

de atropellado júbilo impetuosos, los chinos de impasible

y  apretado calor de independencia.

Los que enarbolaron, dignos de Inglaterra

su nombre y apellido aquí en España,

dignamente luchando,

muriendo libremente.

 

Y vosotros también los italianos,

los que no sometidos, combatiendo,

claváis el pabellón de vuestra Italia,

venerable y antigua,

frente al triste rebaño degollado.

Y vosotros, polacos,

búlgaros y daneses clandestinos,

belgas, suizos o griegos,

humillados judíos,

hombres que habéis venido atravesando

fronteras para pobres

barreras y montañas y países

que oponen sus guardianes cancerberos

a vuestra sed de puertas,

a vuestra frente limpia,

a vuestro corazón esclarecido,

escuchad, habla España.

 

Escuchadla, vosotros

y vosotros también, hermanos nuestros

legítimos de sangre y de mirada,

hijos del continente americano,

hombres libres de América del Norte,

mexicanos purísimos de raza,

mulatos despreciados

y negros ofendidos.

Y vosotros cubanos, y vosotros

argentinos con viento de la pampa,

callados uruguayos, maltratados chilenos.

Todos, todas las razas

todos los pueblos, todos

los claros corazones verdaderos,

los que han sufrido penas y amarguras,

los que llevan su historia en su mirada,

todos habéis pisado nuestra tierra.

 

Habéis sido el asombro solidario

de nuestros pobres pueblos silenciosos.

Habéis montado guardia en aldeas,

habéis partido el pan con nuestros niños.

y  habéis vertido la sangre con nosotros

y España. ¿Qué os ha dado?

Tristeza polvorienta en los caminos,

amarga soledad de pólvora en los montes,

de cólera en los llanos,

de rabia calcinada en las ciudades.

y  además os ofrece

–  por esos sois hermanos –

un orgullo profundo,

una piedad templada, de varones,

y  una crecida muerte, como un toro

que calma su poder en su agonía:

¡La muerte merecida en la batalla!

Arturo Serrano Plaja       En Homenaje de despedida…

   

Arturo Serrano Plaja había nacido en El Escorial en 1990. Como muchos otros su poesía cambió radicalmente hacia un compromiso social y político patente en su primer libro importante: “El hombre y el trabajo” (1938). Se unió a Alberti y María Teresa León en las tareas de la Alianza de Intelectuales Antifascistas de Madrid, alternando con periodos de combate en el frente. Finalmente recaló en Valencia, uniéndose al grupo responsable de Hora de España. Antonio Machado afirmó que la poesía de serrano Plaja “no cantaba la guerra situándose por encima de ella, sino desde el corazón mismo de la refriega”. El mismo, en una carta a Francisco Caudet, afirma que durante la guerra la mayor parte de los poetas republicanos intentó “hacer por primera vez en España, una poesía que fuera en contacto con el mundo revolucionario, pero que no abdicará de una preocupación poética” Al finalizar la guerra estuvo en el campo francés de Saint Cyprien con sus amigos Ramón Gaya y Gil-Albert, hasta ser liberado conjuntamente. Serrano Plaja marchó a Buenos aires, donde fundó una revista y escribió poemas reunidos en varios libros, entre ellos “Versos de guerra y paz” Acabó estableciéndose en los Estados Unidos, donde impartió clases de Literatura Española en las Universidades de Minnesota y Santa Bárbara (California), donde murió.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bertsotan/ en verso. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A LOS VOLUNTARIOS  INTERNACIONALES.  DESPEDIDA

  1. Pepe dijo:

    Muy emotivo ¿Cuándo dejamos de pensar en perder territorio, que no nos lo van a agradecer las próximas generaciones, y nos ponemos a echar a los Borbones de España?
    ¡Vascongadas se queda, los Borbones se van!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.