EL SOLAR

Ediciones La Cúpula.  2016.  Prólogo del propio autor. 100 páginas y un ingenioso epílogo con reseñas históricas y costumbristas de la época.

El creador de El Solar Alfonso López (Lleida 1950), es un autor curtido en el mundo del cómic; ha destacado en el género de humor y colaborado para las revistas más importantes del ramo, como El Papus o El Jueves; pero también para revistas como Cimoc, TBO, DDT, Jaimito, y un largo etc. Ha publicado además novelas gráficas con un claro contenido memorialista que son un precioso retrato de la forma de vivir en los años 40 y 50. Destacan Estraperlo y Tranvía, Llegará el Invierno y Miguel Núñez: Mil Vidas Más (por el que gana el Premi Nacional del Cómic de Catalunya), una impresionante biografía sobre el dirigente comunista Miguel Núñez, obra de la que tendremos ocasión de hablar más adelante. Además ha publicado libros de ensayo en los que mezcla texto e ilustraciones para hablar de temas de actualidad –La Globalización (2002), La Pobreza no es Rentable (2006) y Cambio Climático y Sostenibilidad (2008)- y es muy reconocible porque todos los días publica la viñeta cómica del diario digital Público. En definitiva, un autor con una dilatada experiencia y una de las grandes figuras del cómic actual.

La acción de este cómic transcurre en 1947, año en el que se cierra el último campo de concentración, el de Miranda de Ebro, y precisamente su protagonista, Pepe Gazuza (sinónimo de hambre) es un preso republicano que queda en libertad, sale de dicho campo y tiene que buscarse la vida y sobrevivir en una España desolada, la de la autarquía, donde la mera supervivencia se convierte en un calvario y un fin en sí mismo.

El solar, terreno baldío que espera edificio que soportar, es a la vez metáfora y vehículo. Es alegoría de esa España de autarquía, pobreza y represión.  Un lugar yermo que espera, paciente. También es el punto central por el que pivota el relato y alrededor del cual se van desarrollando las tramas y  apareciendo los personajes. Para caracterizar aún más la obra, la estética de su contraportada es la de los cigarros Ideales, un tabaco malo pero muy popular en su época, que refleja muy bien las carencias de la década de los 40´s.

A nivel gráfico el trabajo de Alfonso López es encomiable. El dibujo de trazo rápido y aparentemente sencillo recuerda claramente al de la época, pero gracias a un gran uso del color consigue actualizarlo y crear un estilo propio. Los personajes, caricaturescos, son tremendamente expresivos. El argumento es sencillo y transcurre a un ritmo vertiginoso, por ello es necesario fijarse en los detalle, más allá de los personajes que intervienen en la historia.

Este cómic es un homenaje a el gran dibujante Escobar y sus personajes. De hecho el personaje principal de esta historia, Pepe Gazuza, es un perfecto trasunto de Carpanta; aparecen Zipi y Zape y su madre Jaimita; Petra, que en esta historia se convierte en Petro;  hay que recordar que Escobar estuvo en prisión por su ideología republicana. A mi juicio también homenajea a Ibáñez, yo en la portera veo a la portera de 13, Rue del Percebe  y a todos los grandes personajes de la época dorada de la historieta española, con la que muchas y muchos nos hemos criado, leído, reído e incluso aficionado a la lectura. En definitiva, El solar aúna la recuperación de la memoria sobre un momento muy concreto de la historia de España y al mismo tiempo consigue honrar a toda una generación de dibujantes y a sus creaciones.Por este cómic no sólamente desfilan los personajes más populares de los tebeos de nuestra infancia, sino que en esta historia se muestra al mismísimo Franco, de cacería, que aparece ridículamente representado, aliviándose en el monte. Aparece el nazi que se refugia en España, en el mismo campo de concentración que Pepe Gazuza, sólo que viviendo de maravilla y que está en una situación temporal, a la espera o bien de su traslado a Sudamérica o a su permanencia en España una vez conseguido de las autoridades una nueva identidad. Se muestra al guerrillero antifranquista, el maqui. Aparece una figura de la que se habla muy poco, pero que fue bastante común  hasta incluso los años 60´s, “el topo”, que es la persona que por su significación política contraria al Régimen y para evitar incluso ser fusilado, tiene que pasar a la más absoluta clandestinidad, escondiéndose dentro de falsos tabiques camuflados en armarios, o en sótanos. Aparece el preludio de la “Guerra Fría”, con espías no dobles, sino incluso triples, con los servicios de inteligencia soviéticos, americanos, e incluso andorranos controlándose mutuamente y poder impedir que la España de la época pueda tener el petróleo necesario y salir así de la tremenda penuria en la que se encontraba. Se muestra al falangista presumido y victorioso. Aparece también una “mujer fatal”, misteriosa y tremendamente llamativa. Manolete y su amante –en un guiño a la hipocresía de la época- o Antonio Machín también aparecen. En definitiva, una potente batería de personajes muy representativos de la época, narrados con tal ritmo y fluidez que la lectura de este cómic es muy ágil y entretenida.

¡Una lectura más que recomendable y necesaria que espero que os guste!

Casimiro Castaño.

Más :  Komikiak

Esta entrada fue publicada en Komikiak. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.