JAMÁS TENDRÉ 20 AÑOS

Autor: Jaime Martín. Publicado en 2016 por Norma Editorial. 112 páginas + 8 con fotografías, documentos y un cronograma que mezcla la vida del protagonista con acontecimientos históricos.

Lo primero que hay que remarcar es que el autor de este cómic, Jaime Martín, es un especialista en cómics memorialistas y que para ello cuenta las historias de su propia familia, las historias que le han sido transmitidas  por sus familiares. Tanto es así que en su anterior obra, “Las guerras silenciosas”, nos habla de sus padres,  en esta echa la vista atrás y nos habla de sus abuelos, del drama por el que pasaron con la Guerra Civil, y de lo  traumático de esa experiencia. El comienzo de la historia es muy ilustrativo del trauma que dicha guerra supuso y como 40 años más tarde el que los nietos y nietas de los protagonistas inocentemente jueguen a la guerra supone el despertar del monstruo que durante décadas ha habitado su experiencia vital y que todavía supone una experiencia muy traumática.

Jamás tendré 20 años” habla de una de las épocas más duras de nuestra historia reciente.La historia arranca en marzo en 1936, más concretamente en la ciudad de Melilla, pocas semanas después de que el Frente Popular ganase las elecciones de febrero de 1936; tras conocerse dicha noticia se produjo el primer intento de golpe de estado para intentar que no llegasen al poder, el país era un auténtico polvorín y no tardó en iniciarse la dramática contienda.Que la guerra civil y sus consecuencias es parte protagonista de la historia es algo evidente, pero Jaime consigue que por encima de todo estén las personas y el peso de la historia recae sobre los hombros de la joven Isabel, abuela del autor, quien a la tierna edad de 19 años y el día antes de cumplir veinte años – de ahí el magistral título de la obra – vio como denunciada por el pescadero – no es algo que se diga pero si se deja entrever – las autoridades acuden a su casa para como a muchos darles el paseillo. La situación es terrible, es cierto que las amistades de Isabel por entonces, eran del otro bando – el que terminó perdiendo la contienda – pero también no es menos cierto que estábamos en una época en la que hubo no pocas denuncias interesadas simplemente por envidias o para llevar a cabo pequeñas venganzas personales. Isabel consigue escapar milagrosamente a la feroz represión aplicada al principio por los militares golpistas y es testigo de la aniquilación total de todo su grupo de amistades, unos jóvenes idealistas que querían cambiar la sociedad en la que vivían.

Al mismo tiempo, Jaime – el abuelo del dibujante – se había alistado como voluntario en la columna Carlos Marx, que había salido de la capital catalana para luchar en el frente de Aragón contra los fascistas. Poco después de llegar al frente, Jaime recibió una carta que le informaba del precario estado de salud de su madre. Regresó rápidamente a casa y allí encontró a la sobrina de su vecina, a la cual no conocía, cuidando de su madre. Era Isabel, y se iniciará su historia de amor para siempre.

La historia está planteada a modo de varios capítulos para poder ver distintos pasajes de su vida perfectamente hilvanados; si en la primera mitad de la obra vemos sus caminos separados y cómo les afectó a cada uno la contienda, en la segunda parte ya con una vida juntos el autor se detiene a explicarnos cómo subsistieron durante la dura posguerra en la que el hambre había castigado especialmente a aquellos que era sabido habían estado relacionados con el bando perdedor.

Isabel y Jaime inician una nueva etapa enL´Hospitalet. Estaban juntos, pero tenían que afrontar la miseria y el miedo a venganzas y represalias. De nuevo, Jaime sorteó la tumba de forma casi milagrosa, esta vez en un lugar muy cercano a su hogar. Isabel tuvo que buscar la forma de sacar adelante a la familia, que ya contaba con tres miembros. Sus raíces melillenses le permitieron introducirse en el contrabando de tabaco. Es espeluznante observar cómo se veía obligada a utilizar a sus hijas para sortear a las fuerzas policiales, quienes además siempre recibían su correspondiente soborno.Gracias a la mente privilegiada de Isabel podríamos decir que la vida les trató bien pero no todos tuvieron la misma suerte en una época que jamás podremos entenderla en todo su contexto y crudeza sin haberlo vivido.

Un retrato conmovedor e interesantísimo de una familia que bien podría ser cualquiera de las nuestras, porque en una guerra entre hermanos y vecinos nadie queda indemne. Una obra, pues, necesaria por la importancia de conocer el pasado y muy recomendable por su calidad narrativa y gráfica, hasta el punto de ser considerada como la mejor obra española publicada en 2016, por el Saló del Cómic de Barcelona.

¡Esperamos que os guste!.

¡Un saludo!.

Casimiro Castaño

Más :  Komikiak

Esta entrada fue publicada en Komikiak. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .