AZAROA-NOVIEMBRE 2016 Brigadistas Canadienses.

Basado en El Calendario 2016 de la asociación de amigos de las brigadas internacionales está dedicado a  “LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL“.

cana2016-11-01_214534

Desde Canadá el Comité de Ayuda a la democracia Española proporcionó fondos, ambulancias y equipos médicos. Junto con ello decenas de personal sanitario (médicos y enfermeras. Entre ellos Norman Bethune. Norman comprende que en España se decidirá el futuro de Europa y América para los años venideros. Bajo esta perspectiva abandona el hospital del Sagrado Corazón en Montreal y se vincula a las Brigadas Internacionales. Llega a España el 3 de noviembre de 1936 invitado por la Comisión de Ayuda a la Democracia con la responsabilidad de coordinar  la ayuda médica enviada desde Canadá a la República. Formará parte del Batallón Mackenzie-Papineau. También  formará parte de la Unidad Médica de Canadá y creó el Servicio Canadiense de Transfusión de Sangre. Se hicieron campañas para que la población acudiera a dar sangre. El sentimiento de solidaridad del pueblo español impresionó profundamente a Norman Bethune y así lo manifestará en sus escritos sobre la guerra civil española. Consciente de que una de las causas más frecuentes de muerte en el campo de batalla eran las hemorragias masivas y la pérdida de sangre en heridas no graves, Bethune concibió la idea de realizar las transfusiones en el mismo campo de batalla. Para esa misión creó la primera unidad móvil de transfusiones sanguíneas del mundo, formando un equipo de ambulancias con capacidad de varias intervenciones en cada una de ellas. Este modelo servirá posteriormente para la creación de las M.A.S.H. (Móvile Army Surgical Hospital). Casi de forma artesanal adapta una furgoneta-ambulancia con generador eléctrico y frigorífico, autoclaves para la esterilización y compartimentos para el instrumental necesario.

image035 A partir de enero de 1937 comenzaron a llegar voluntarios canadienses hasta casi 1500, en principio se integraron en el batallón Lincoln y otros hasta que en agosto de 1937 se formó el Batallón Mackenzie-Papineau (los Mac-Paps) , dedicado a dos líderes de la lucha por la independencia de Canadá, compuesto por 1448 brigadistas, de los que 721 murieron luchando contra los sublevados fascistas, convirtiéndose así en el segundo país (Francia será el primero) en ciudadanos aportados a la causa española.

Al regresar sufrieron la estrecha vigilancia de la Policía Montada y tuvieron dificultades en integrarse a sus trabajos.  Muchos de ellos pronto combatieron el fascismo en la segunda guerra mundial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Egutegia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s