LA CULTURA, LA GRAN PRIORIDAD DE LA SEGUNDA REPÚBLICA

Con el objetivo de fomentar la reflexión Hausnartzen. ¿Qué República? Seguimos con la publicación de diversos textos . Estas invitado e invitada a participar, envíanos tu texto: crepublicano@gmail.com. Os traemos este artículo de Rosa Regàs.

12799324_10153650915904215_8436648454823920418_nLa cultura, como dice la Real Academia de sí misma, da brillo y esplendor, pero no solamente se queda ahí, en la superficie, sino que va mucho más allá, porque es la base del progreso de un país. Hay quien cree que el progreso lo da la economía, sin embargo el progreso que da la economía es solo económico, pero progreso real, de la mente, de las costumbres, de la forma de convivir y defender lo que creemos justo, lo da la cultura. Solo la cultura puede conseguir que los valores republicanos de libertad, justicia e igualdad, sean la base del comportamiento cívico, con todo lo que ello supone, de los ciudadanos.

 

La Segunda República tuvo como proyecto prioritario la cultura no solo de los ciudadanos sino también de las instituciones, del desarrollo mental y emocional del pueblo, y esta forma de entender la vida democrática que caracterizó su forma de gobernar, incluso a pesar de las dificultades que precisamente para entorpecer el progreso cultural, pusieron con todas sus armas los tres poderes fácticos vigentes en aquellos años: militares, terratenientes e iglesia. Los logros alcanzados fueron impresionantes, sobre todo en la educación, el pilar principal de la cultura y en la extraordinaria disminución del analfabetismo sobre todo en las poblaciones campesinasmás alejadas de las ciudades.

 

Hablaremos de la estructura educativa impuesta ya desde el primer año, de la formación de los maestros y del cambio propiciado en el imaginario social con su carga de innovación y compromiso, de la escuela rural, de las escuelas al aire libre, de las Misiones Pedagógicas como forma también de participación de los intelectuales y artistas en la prioridad que la República dio a la cultura y su intención de que llegase a los rincones más alejados de la península, y finalmente de la Federación de los Trabajadores de la Enseñanza.

 

Es innegable que los resultados obtenidos por la política cultural en cinco años de República en paz y dos años en los distintos frentes de guerra,  fue impresionante, pero al mismo tiempo podemos afirmar que los planes de estudio que no se limitaban simplemente a currículos y asignaturas supieron  penetrar en la forma de guiar el comportamiento y la educación cívicos de los alumnos, alcanzó un nivel que sigue siendo un ejemplo para los cinco o seis nuevos planes de estudios que ha conocido nuestro país desde entonces, y que no ha sido capaz de luchar con eficacia contra el abandono de los estudios en los adolecentes,  ni de dar a los maestros y profesores el prestigio necesario para completar su profesión, ni conseguir un tanto por ciento de alumnos tan preparados para la profesión a la que quisieran dedicarse como para llegar a ser los ciudadanos  de la República  que se esperaba de ellos cuando fueran adultos.

 

El president Francesc Macià resumió la prioridad que para la República supuso la cultura y la educación con esta frase: “Los maestros, los profesores, son los primeros ciudadanos de la República”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hausnartzen. ¿Qué República?. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s