LLEGADA A MADRID DE LA BRIGADA INTERNACIONAL por Pablo Neruda

 

2015-11-19_174845Una mañana de un mes frío, de un mes agonizante,

manchado por el lodo y por el humo,

un mes sin rodillas, un triste mes de sitio y desventura,

cuando a través de los cristales mojados de mi casa se oían los chacales africanos

aullar con los rifles en los dientes llenos de sangre, entonces,

cuando no teníamos más esperanza que un sueño de pólvora,

cuando ya creíamos

que el mundo estaba lleno sólo de monstruos devoradores y de furias,

entonces, quebrándola escarcha del mes de frío en Madrid, en la niebla

del alba

he visto con estos ojos que tengo, con este corazón que mira,

he visto llegar a los claros, a los dominadores combatientes

de la delgada y dura y madura y ardiente brigada de piedra.

 

Era el acongojado tiempo en que la mujeres

llevaban una ausencia como un carbón terrible,

y la muerte española, más ácida y aguda que otras muertes,

llenaba los campos hasta entonces honrados por el trigo.

Por las calles la sangre rota del hombre se juntaba

con el agua que sale del corazón destruido de las casas;

los huesos de los niños deshechos, el desgarrador

enlutado silencio de las madres, los ojos

cerrados para siempre de los indefensos

eran como la triste y la pérdida, eran como un jardín escupido,

eran la fe y la flor asesinada siempre.

 

Camaradas,

entonces

os he visto,

y mis ojos están ahora llenos de orgullo

porque os vi a través de la mañana de niebla llegar a la frente pura de Castilla

silenciosos  y firmes

como campanas antes del alba,

llenos de solemnidad y de ojos azules venir de lejos y lejos

venir de vuestros rincones, de vuestras patrias perdidas, de vuestros sueños

llenos de dulzura quemada y de fusiles

a defender la ciudad española en que la libertad acorralada

pudo caer y morir mordida por las bestias.

 

Hermanos, que desde ahora

vuestra pureza y vuestra fuerza, vuestra historia solemne

sea conocida del niño y del varón, de la mujer y del viejo,

llegue a todos los seres sin esperanza,

baje a las minas corroídas por el aire sulfúrico,

suba las escaleras inhumanas del esclavo, que todas las estrellas, que todas las espigas de Castilla y del mundo

escriban vuestro nombre y vuestra áspera lucha

y vuestra victoria fuerte y terrestre como una encina roja.

 

Porque habéis hecho renacer con vuestro sacrificio

la fe perdida, el alma ausente, la confianza en la tierra,

y por vuestra abundancia, por vuestra nobleza, por vuestros muertos,

como un valle de duras rocas de sangre

pasa un inmenso río con palomas de acero y de esperanza.

Pablo Neruda  1936-1937

En Tercera Residencia. Ed. Losada. Buenos Aires, 1979.

índicePablo Neruda llegó a Madrid en 1934, como cónsul de Chile. Pronto se integró en el grupo de artistas que, herederos de la generación del 27, dinamizó la cultura española en la época republicana.  Al estallar la guerra perdió su cargo consular y comenzó a colaborar con la Alianza de Intelectuales Antifascistas; su paso al comunismo provino de la admiración que le provocó la lucha seria y consecuente de ese partido en el inicio de la guerra y en la defensa de Madrid. Vivía en el barrio de Argüelles, en la Casa de la Flores que él popularizó con dramático poema. “La guerra de España iba de mal en peor, escribe en su libro de memorias “Confieso que he vivido”, pero el espíritu de resistencia del pueblo español había contagiado al mundo entero. Ya combatían las brigadas de voluntarios internacionales. Yo los ví llegar a Madrid, todavía en 1936, ya uniformados. Era un gran grupo de gentes diferentes edades, pelos y colores”.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bertsotan/ en verso. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s