¡SALUD!

¡SALUD!

Llegaban hombres de todos los países, del campo y de las fábricas

unidos en un objetivo callado

hasta que España les daba la bienvenida,

al entenderlo, cada hombre llegado

escuchaba  por vez primera la palabra ¡Salud!

 

El afán poderoso de un pueblo, resumido en una palabra,

aclaraba aquel instante y cada cual sentía su corazón

arrebatado, su voluntad y sus brazos fortalecidos,

y en la lucha daba su parte más valiosa

oyendo aquel  ¡Salud!

 

Una ametralladora proyecta de repente un silbido encadenado

y la muerte asola mortalmente el entorno.

alzamos nuestros puños al aire rasgado

con mofa desafiante y gritamos

esta sola palabra ¡Salud!

 

Bajo los olivos se vislumbran negras figuras,

cavando someras tumbas para los héroes muertos,

ponen sobre sus cabezas dos tablas cruzadas

de una caja de balas, sin más epitafio

que esta sola palabra ¡Salud!

 

No hay misterio, no hace falta un cura

que nos garantice la victoria sobre la Muerte.

Esta sola palabra lo atestigua, en tiempos venideros

los hombres que respiren bajo este u otro cielo

gritarán a la vida ¡Salud!

Eric Edney

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bertsotan/ en verso. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s