EL SOLDADO ITALIANO ME ESTRECHÓ LA MANO

2015-11-19_174845El soldado italiano me estrechó la mano
junto a la mesa del puesto de guardia;
la mano fuerte y la mano delicada
cuyas palmas sólo pueden
unirse entre el sonido de las armas,
pero ¡oh! Qué paz sentí en aquel instante
al observar su magullada cara
más pura que la de ninguna mujer.
las manidas palabras que a mí me provocan nauseas
sonaban en sus oídos todavía como sagradas,
y él nació sabiendo ya lo que yo tuve que aprender
lentamente en los libros.

Las armas traicioneras habían narrado su cuento,
Y nosotros dos nos lo habíamos creído.
pero yo había pagado el precio del timo en oro.
¡oh! ¿quién lo habría podido pensar alguna vez?

¡que te acompañe la suerte, soldado italiano!
Pero la suerte no está hecha para los valientes:
¿Qué te devolverá el mundo?
Siempre menos de lo que entregaste.
Entre la sombra y el fantasma,
Entre el blanco y el rojo,
Entre la bala y la mentira,
¿Dónde esconderías la cabeza?

Porqué, ¿dónde está Manuel Mendoza?
Y ¿dónde Pedro Aguilar?
Y ¿dónde está Ramón Fenellosa?
Los gusanos lo saben.

Tu nombre y tus actos pasaron al olvido
antes de que tus huesos se corroyesen,
y la mentira que te condujo a la muerte yace enterrada,
bajo una mentira aún más profunda;

Pero lo que ví en tu cara
ninguna fuerza lo puede destruir,
ninguna bomba que estalle romperá
en añicos el espíritu cristalino

George Orwell

En The Penguin Book of Spanish civil war verse.
orwellEl escritor George Orwell nació en 1903 en la India; educado en el aristocrático colegio de Eton, se dedicó a diversos trabajos antes de dedicarse a escribir. Cuando comenzó la Guerra Civil pertenecía al Partido Laborista Independiente, que se confesaba comunista no marxista. En diciembre de 1936 llegó a Barcelona para escribir algunos artículos de prensa, pero decidió encuadrarse en una unidad del POUM que combatía en Siétamo y Alcubierre, en el límite de las provincias de Huesca y Zaragoza. En su famoso libro “Homenaje a Cataluña” da una visión crítica de la guerra practicada por las milicias de la CNT y el POUM, pero elogia la labor revolucionaria realizada en Barcelona y en toda la retaguardia, alineándose con las posiciones que estos grupos defendieron en los sucesos de mayo de 1937. El poema transcrito trata de plasmar la experiencia que sintió al llegar al Cuartel Lenin de Barcelona; allí encontró a un voluntario italiano que para él represento el prototipo de proletario internacional:”Joven, de veinticinco años…, aspecto rudo, cabello rubio y hombros poderoso…, Su rostro era el de un hombre capaz de matar y de dar su vida por un amigo, La clase de rostro que uno esperaría encontrar en un anarquista, aunque casi con seguridad era un comunista… Había candor y ferocidad en él, así como la candorosa reverencia que los individuos sin cultura sienten hacia aquellos que suponen superiores… Cuando íbamos a salir, cruzó la habitación y me apretó con fuerza la mano…”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bertsotan/ en verso. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s