NO SÓLO SE PACTÓ EN SANTOÑA

LA RENDICION DE BILBAO EN 1937.

El 18 de JUNIO de 1937 fue el último día republicano de Bilbao. El periodista asturiano de TVE-Asturias y director de la revista Atlántica XXII ,  es autor del libro el Pacto de santoña, donde nos relata como fueron aquellos últimos días. Conocimos el libro de Xuan Cándamo por una reseña La rendición en Santoña , accedió a escribir estas líneas, cosa que le agradecemos el ayudarnos a comprender nuestra historia.  Aun habiendo pasado 78 años todavía hay muchos aspectos oscuros de aquel momento histórico. Es en Bilbao donde da comienzo de manera palpable el abandono de la causa republicana por parte de los gudaris nacionalistas, posteriormente se va desarrollando en las Encartaciones con una dinámica de abandono que culmina en el pacto de Santoña.

NO SÓLO SE PACTÓ EN SANTOÑA

por Xuan Cándano.

Mi pueblo, donde nací y al que sigo muy vinculado, está en la desembocadura del río Nalón, pero tiene mucho de vasco. San Esteban de Bocamar, porque ese es su topónimo y no el oficial con el confuso añadido “de Pravia”, era una bucólica aldea de pescadores, románticamente retratada en los cuadros de la Colonia de Artistas de Muros, hasta que llegó el tren con la industrialización en la primera década del siglo XX. Al tren la gente lo sigue llamando “El Vasco” porque se le bautizó “Vasco-Asturiano”, un nombre que plasmaba con absoluta precisión la alianza de capitales de Vizcaya y de Asturias que se produjo en aquellos años, y que tuvo su mejor exponente en el ferrocarril que sacaba por San Esteban el carbón de las cuencas mineras del Caudal y del Aller.

El carbón iba destinado a las factorías de Altos Hornos de Vizcaya, que tenía sus propias navieras, como las tenía la familia Tartiere, los capitalistas asturianos más destacados en aquella alianza entre las dos zonas pioneras en la industrialización en el Norte. Por eso yo crecí entre los muelles repletos de barcos, la mayoría con marinería vasca. Los marineros vascos llamaban a aquel pueblo que albergaba al mayor puerto carbonero de España “El chiquito Londres”. Muchos se casaron en San Esteban, donde hoy aún proliferan sus apellidos: Ibarguren, Careaga, Mancisidor, Palma…..

Por eso, cuando fui a vivir a San Sebastián, mientras hacía prácticas siendo estudiante de Periodismo en Unidad, el último periódico vespertino que debió haber en España, todo me resultó familiar y desde entonces siempre que estoy en el País Vasco me siento como en mi propia casa.

carltonLo mismo me pasó durante los meses en los que estuve elaborando “El Pacto de Santoña”, con continuas escapadas a Euskadi. Pese a lo que se pudiera temer, al abordar un tema tan maldito y tan poco grato para el nacionalismo vasco, tengo que decir que solo encontré facilidades, colaboración y amabilidad. También en Artea, en el Archivo de la Fundación Sabino Arana. Y por supuesto de la familia de Alberto Oniandía, un personaje fascinante que fue mediador imprescindible en el Pacto de Santoña y al que el País Vasco debe aún un público reconocimiento. Es el hilo conductor de mi libro, para el que la ayuda de sus sobrinos Iosu, Jon, Miren y Soren fue imprescindible, al igual que la de otro cura nacionalista como Alberto y Jon, el ilustrado Ander Manterola, un sabio frente al que se detenía el tiempo.

Quise que Manterola y alguien de la familia Oniandía estuvieran conmigo en la presentación del libro en Bilbao, un acto multitudinario y emotivo. Pero no fue posible y sospecho que un encuentro similar ya no lo será nunca. El prólogo de Gregorio Morán, mucho más duro que mi texto, ahuyentó a muchos lectores nacionalistas, que no se llegaron a adentrar en el libro. Entre ellos estaban quienes iban a ser mis invitados. No me arrepiento de haber encargado el prólogo a mi amigo Gregorio Morán, un verdadero referente, pero sí de no haber sido capaz de convencer a los Onaindía y a Manterola de que “El Pacto de Santoña” no es ningún ajuste de cuentas con el nacionalismo vasco, sino la serena narración de un episodio hasta entonces enterrado en las fosas de la historia y paradójicamente desenterrado por un periodista asturiano, en vez de por un historiador vasco.

Gudaris rendidos y prisioneros a la caída de Bilbao. Ref. España en llamasAquel trabajo de investigación y la publicación del libro me hicieron huir aún más de lo que ya tenía como norma de cualquier interpretación maniquea de la historia y de la propia vida. No hay un nacionalismo, hay muchos y en el vasco, históricamente, también hubo siempre sectores aperturistas y abiertos al mundo, como era el caso del propio Alberto Onaindía.

Y en la guerra civil española nadie está en condiciones de arrojar la primera piedra. Los republicanos fueron burlados y traicionados con el Pacto de Santoña, que dio la puntilla al Frente Norte. Pero también los dirigentes republicanos asturianos dejaron abandonados a los suyos dos meses después con la caída definitiva en Gijón del Frente Norte, mientras huían apresuradamente en barcos hacia Francia.

Bien está recordarlo ahora cuando está a punto de llegar un nuevo aniversario de la caída de Bilbao en manos de los franquistas, la primera rendición de los nacionalistas a los invasores italianos y el prolegómeno del pacto de Santoña, algo que puede que sea la más importante revelación historiográfica de mi libro.

lg bilbao 19-6-38

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gure zaharren gomutaz. Memorial de los republicanos 1930-40 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a NO SÓLO SE PACTÓ EN SANTOÑA

  1. Pingback: Franco y el PNV, el aval del Papa. | ERREPUBLIKA PLAZA

  2. Pingback: 7 de octubre de 1936, peligrosa deriva del PNV en los años treinta | ERREPUBLIKA PLAZA

  3. Pingback: Pedir perdón | ERREPUBLIKA PLAZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s